Inicio Blog

En la puerta del horno, se quema el pan

LA TRAICIONERA FORMA de eliminar de la carrera presidencial a Ximena Rincón, después de hacerla correr en una elección interna en la Democracia Cristiana —donde participaron más de 27 mil militantes y simpatizantes del partido y que terminó en el tacho de la basura— nos deja claro que las bases y los simpatizantes, para las cúpulas (no sólo de la DC sino de otros varios partidos) valen muy poco.

WhatsApp Image 2021-07-23 at 18.01.23

Primó el oportunismo político, la falta de decoro y el deseo de no hacer correr en una primaria a una mujer; capaz que la sorpresa —por ser mujer— habría dado resultados, eso no lo sabremos. Pero lo que sí se sabe es que en medio de todo el revuelo de presidenciales y entendiendo que los sociolistos, encabezados por Álvaro Elizalde, quien se enyegueció en contra de Ximena Rincón y no la aceptó como contendora de Paulita Narváez logró, de esta manera, que se le marginara de la carrera presidencial. El partido de los amarillos, de verdad, no le prestó ropa a la senadora Rincón y terminó aceptando aquello.

Una pedorra forma de humillar a una senadora de su propia tienda.

Luego de ese indecoroso momento y guiadas por las encuestas —así es, tal como lee, las mismas encuestas que han fallado en todo tipo de pronósticos desde hace bastante tiempo— las cúpulas terminaron por convencerse de que la senadora Yasna Provoste debía convertirse en la abanderada presidencial. Hoy, Provoste es la carta que ofrece la DC a la presidencia de la República.

Yasna Provoste, años atrás, fue liquidada como ministra de Educación, atribuyéndosele una pérdida de recursos; la Derecha, sin perder tiempo (encabezada por la que hoy es Convencionalista Constitucional: Marcela Cubillos), convirtió aquello en una responsabilidad política de quien encabezaba la cartera y la acusó constitucionalmente, dejándola fuera de toda actividad política: fue privada de ejercer, al menos por 5 años, una función pública. Provoste se sometió a la sentencia y después de ese periodo se presentó a las elecciones para diputada por su zona y posteriormente fue electa Senadora por la 4ª Circunscripción (Región de Atacama, de donde es originaria), siendo electa con el 34% de los sufragios válidamente emitidos.

Es de destacar y reconocer que su trayectoria política no deja de inquietar a sectores de la Derecha, entendiendo además que a ella se le identifica con el lado más de Izquierda del partido de la falange —bueno, una Izquierda de esas que uno podría entender como derecha mojigata—; en fin, el tema es que ya entrado el último año del mandato de Sebastián Piñera, la senadora Provoste fue investida como Presidenta del Senado, precisamente en marzo del 2021; ya en abril, ella misma respondía a los medios que no sería candidata porque el partido ya había elegido a la senadora Rincón para que les representara en una eventual primaria presidencial.

WhatsApp Image 2021-07-23 at 18.01.42

Así, se va componiendo la plantilla presidencial; con un Gabriel Boric que gana holgadamente una primaria; con un Sebastián Sichel que hace lo propio en su sector; y con una oportunista que no le ha ganado a nadie: pero si en la cocina se juntó con los más expertos y levanta bandera. Es risible cómo algunos ya se auto convencen de que es la mejor opción y que la estaban esperando para levantarla en andas. Leer este pasado viernes en las RRSS era de temer. Provoste o es ciega o tiene —junto a su camarilla— una miopía política que asusta. La semana pasada lo dije y hoy lo repito: Yasna Provoste no sería del todo el problema si hubiese realizado las cosas bien, el problema es que a ella la acompañan los dinosaurios que no deseamos ver y los de los 30 años; en otras palabras, encabeza parte del problema, no es futuro y menos solución para el Chile actual.

WhatsApp-Image-2021-07-23-at-18.03

Yasna Provoste llega tarde y más encima por la ventana, armando una cocina maloliente y sacando del camino a Ximena Rincón. Sobre lealtades, nada; acerca de historia, mucho y de explicaciones, aún más. Creo que es impresentable su subida, pero no entraré a hacer un desarrollo ético de este acontecimiento porque, la verdad, lo que escriba poco les importa a estos, que de ética nada entienden y mucho menos les importa; solo esperan mantener la cuota de poder y no perder la teta que por décadas han logrado succionar para su leche fresca.

Pero lo que sí está claro es que no será Presidenta porque amasaron mal, se equivocaron en los ingredientes, tienen el fuego demasiado alto en temperatura social y, por lo mismo, en la puerta de horno se les quemará su pan.

Chile sí cambió

SI DECIDISTE CAMBIAR TUS PILCHAS e irte de este Chile que cambia su destino y rumbo, es la hora precisa de que armes las maletas y te vayas con todo tu dineral e inversiones…; bueno, esto se lo estoy recomendando sólo a quienes pertenecen a la élite: el otro grupo aspiracional solo pasará una noche del terror pensando en todo eso que ya se compraron con el discurso de Chilezuela, Cuba, expropiaciones y la candileja que se puede escuchar en los enfermitos de Fachistán.

La política es voluble, qué duda cabe: el que hace horas era la carta de triunfo de la izquierda y el Partido Comunista, Daniel Jadue, fue derrotado por Gabriel Boric. Muchos habrán votado por convicción —es muy probable— pero sé que hay un grupo que no vota por la derecha pero sí vota fundado en un miedo de ser dirigidos por los comunistas, es decir, de izquierda pero a la chilena, para nunca convertirnos en comunistas.

Hoy, y en una suerte de antesala a lo que sucederá en diciembre, ganó Boric y el Frente Amplio, pero Jadue también puede estar contento por el alto respaldo obtenido: fue el más atacado y vilipendiado por los medios y todo el abanico político, incluso por los que no estaban en carrera. Hay una nueva fuerza viva que se denomina Apruebo Dignidad que logró vencer al miedo y los muchos infundios, y concurrió a las urnas a darle respaldo a este sector, un respaldo mayor. Por el otro lado la derecha levantó a Sebastián Sichel, el de los tatuajes, ese que no dieron mucho crédito, pero el empresariado lo vio con algo más de capacidad y perspectiva de futuro, dejando de lado al Keiko de Las Condes, al paco que calienta menos que un candado de campo como guatero y al engendro de Javiera Parada.

Si tuviese que hacer una proyección, estos dos candidatos que hoy corren tras el sillón presidencial estarán en la segunda vuelta, donde Yasna Provoste —aunque la nombren como la abanderada del Unidad Constituyente— solo será un lindo saludo a la bandera. A ellos les convenía que lograra abanderarse cualquiera de los otros tres, pero no Sichel, porque si eran Joaquín Lavín o Mario Desbordes sí podría estar dándose la ‘segunda vuelta’ entre Boric y Yasna, en donde los de Chile Vamos se verían motivados para que no ganara Boric y volverían a repetir la Operación Orrego. Finalmente no les fue como querían y ahora levantar a Yasna no es una opción del todo buena, aunque sabemos que en el ruedo del poder todo se puede revertir: depende de las lucas, la labia y el fin que justifica siempre todos los medios al alcance.

Estamos en tempo de reescribir la historia de Chile; siempre me gusta ver las cosas con optimismo: yo creo en un Chile joven y diferente. Lo interesante es que a la Derecha se le apaga el discurso incendiario y nefasto de hablar de los comeguaguas expropiadores, que nos representa tanto la Derecha como ciertos sectores de la pseudo izquierda. Los tiempos son totalmente diferentes, hay una Convención Constitucional que lo demostró: no había un Chile del conservadurismo que le diera miedo de votar por los mismos de siempre, y lograron cruzar la línea y darle una oportunidad de creer en la fuerza de base, esa que por los partidos tradicionales no se siente representada. Por esta misma razón, Boric y Jadue —juntos— obtienen tan alto nivel de aceptación y respaldo.

Acá el discurso creado por las momias de siempre ya no son entendibles, aunque los medios de comunicación tradicional quieran hacer que esto siga penetrando; esos mismos medios que se han prestado para manipular el contexto y hacer aparecer a los sectores progresistas como un ala peligrosa para el desarrollo del país y del Chile del futuro. Boric es joven, pero cumple con muchos más requisitos que el desquiciado que está hoy en La Moneda. Hace unas semanas lo advertí: “si los debates son exponer la posición del periodista frente al candidato, entonces no sirven: la objetividad se va al carajo y el fin no sería más que exponer una editorial fundamentada en convicciones propias. Así, los debates no son más que para mantener audiencia y auspicio”. Me refiero en concreto a cómo los periodistas desde sus convicciones, adoctrinamientos o tratando de condescender con quien les paga el sueldo, no hacen bien su pega y solo arman caricaturas de la sociedad que pretenden que el candidato se las refute; y si este lo hace, entra en su espiral y la trampa cobra vida.

En los meses venideros, veremos muchas de estas acciones muy concertadas; veremos cómo en vez de preguntar a fondo por los programas de gobierno, seguiremos escuchando cantinfleras afirmaciones y conjeturas de parte de esos personajes como Matías del Río y otros similares… La historia es tuya y hazla propia, busca tu fuentes, instrúyete de los procesos, aprende a reconocer la génesis de cada acontecimiento social, pero, por sobre todo, visualiza lo que pasa en Chile desde la dictadura —o antes— y relee la historia, no solo con tu biblia y tus sumos sacerdotes interpretándote los hechos: busca más allá de lo que se te dijo, por mucho que ese antecedente nazca en el seno familiar; los padres —y abuelos— también pueden estar errados o en lo cierto: te toca a ti hacerte cargo de tu historia y analizarla bajo todos los muchos antecedentes otorgados una propia visión. Lo que pasó hace 50 años atrás no se repite, no son los mismos actores, la mayoría probablemente ya no estén vivos y los que restan puede que ya caminen con la mochila de palo para pronto entrar en el sueño eterno.

Esto se pone entretenido desde este domingo; en el caso que les interese tengo una proyección, que podría ser algo antojadiza, pero la reescribiré para dejarla instalada en el juego de lo posible: “como ganó Boric y Sichel la candidatura de Yasna solo será testimonial, ya que la segunda vuelta en diciembre será entre Boric y Sichel, el resultado deberá ser pensando en las lealtades ofrecidas desde el pacto que se creó en Apruebo dignidad”. Como lo afirmé más arriba, si hubiese ganado otro que no sea Sichel, la segunda vuelta habría sido entre Boric y Yasna y ahí la derecha para frenar al zurdo de Boric daría su voto a Yasna, pero al parecer esto no se dará. Veamos cómo desde la misma ex Concertación exponen a Yasna y quienes no la ven con agrado la sacrifican antes de noviembre.

Lo que sí, tengan presente y en serio, Yasna no es solo ella, es su lote de la ex Nueva Mayoría y dinosaurios que es mejor no volver a ver. Eso que Chile es tradicionalista no es así: en el último tiempo quedó demostrado que no se dio en las Elecciones Municipales lo de siempre y en las de Convencionalistas tampoco. Los vaticinios de las encuestas otra vez fallaron, porque Chile cambió.

La depresión permanente

0

La manera más segura de doblar tu dinero es unir los dos extremos del billete y guardarlo en tu bolsillo.” (Kin Hubbard).

ES POSIBLE QUE a partir de la pandemia se necesite pensar en gestionar una economía mundial que desde hace décadas crece por debajo de su capacidad y cuya crónica de austeridad, para reflotar su extraviado potencial de expansión, se encuentra agotada. Las soluciones propuestas son poco admisibles debido a que los diagnósticos son tan deslucidos que rozan el absurdo. ¿Llegamos, entonces, a un estado de depresión permanente? ¿Hay salida de ella?

Cuando hablamos de depresión nos referimos a un sostenido crecimiento por debajo de su desarrollo potencial o mucho menor a su tendencia anterior. Básicamente, cuando las variables exhibidas muestran las siguientes características: un PBI a la baja, una tasa de interés nula o negativa, el desempleo por encima de las crisis anteriores, la inversión con caída en picada, al igual que los ingresos, y una distribución cada vez más concentrada del ingreso con un sostenido aumento de la deuda.

Países Crisis Desempleo Años para recuperar los niveles de desempleo anteriores a la crisis Tasa de crecimiento del PBI entre crisis
1991 4,8% Nunca
2001 5,8% 5 años 2,7%
Mundo 2008 5,4% 10 años 3,2%
2019 5,4% ? 2,4%
2020 6,7% ? -5,4%

 

Fuente: El Tábano Economista en base a datos del Banco Mundial.

Como muestra el cuadro, las variables presentadas se fueron deteriorando en las últimas tres décadas. El crecimiento fue extremadamente lento —por debajo de lo esperado—, el empleo nunca se recompuso a los niveles anteriores a las crisis o se tardó cada vez más para retomar el nivel anterior. Ahora, cuando se reposicionó, lo hizo con salarios menores, empleos más precarizados por las nuevas formas de contratación, dando como resultado una mayor concentración del ingreso.

Lo que se pone a discusión es la controvertida idea de lidiar en el futuro con una depresión permanente. Varios economistas reconocidos, desde Larry Summers hasta Paul Krugman, han traído a debate esta idea expuesta por el FMI, con diferentes matices. Los indicadores están claros, no son debatibles, pero sí lo son, en cambio, las cosas que llevaron a concebir un mundo cada vez más austero que la pandemia intensificó.

La idea central es la siguiente: los bancos centrales y los gobiernos de las economías desarrolladas —básicamente Estados Unidos, la Unión Europea y Japón— han realizado grandes esfuerzos para reactivar sus economías con estímulos que van desde tasas de interés cercanas a cero o negativas, impresión de dinero (expansión cuantitativa, QE en inglés) para comprar acciones y títulos públicos de los Estados. Generaron, a su vez, créditos subsidiados a tasa cero para grandes y pequeñas empresas, políticas fiscales laxas como perdón de impuestos, eliminación de aportes, etc. Pero, nada de esto está funcionando para impulsar a sus economías hacia lo que podíamos entender como un crecimiento normal, o, al menos, a los niveles históricos que tenía.

Incluso las burbujas creadas artificialmente que impulsaban la economía en su conjunto —que en otras épocas reactivaban a la demanda agregada— ahora no lo están haciendo, no están pudiendo traccionar a la economía, no están logrando el espejismo del crecimiento, excepto para hacer subir los precios del mercado de valores, con nuevas burbujas que explotarán tarde o temprano sin llevar a la economía a su nivel anterior. El capitalismo no está trabajando automáticamente —ni con ayuda— para volver a los crecimientos de equilibrio.

Según Krugman, el estancamiento es secular desde la década de los ‘80: “una economía que necesita burbujas solo para lograr algo cercano al pleno empleo, que en ausencia de burbujas, la economía tiene una tasa de interés natural negativa, no está bien”. Entonces, la pregunta sería: ¿qué pasó para que esto cambiara? Las causas expresadas para estos economistas keynesianos suelen ser tres: retracción de la demanda efectiva, desaceleración del crecimiento de la población y déficit constante en balanza comercial.

Las dos primeras van de la mano, de hecho, la segunda contribuiría a la depresión de la primera, y el déficit comercial causa un exceso de ahorro global o una escasez de inversión debido al atesoramiento excesivo por parte de capitalistas que no están dispuestos a invertir, según Martin Wolf, columnista del Financial Times. Esta es una antigua teoría que creía que EE. UU. y Gran Bretaña gastaban como locos, incurrían en déficit comerciales y los países de Asia y la OPEP se guardaban los ahorros. La lógica actual sería la misma, pero con China, cuyo excedente de ahorro no está destinado a comprar productos americanos u europeos sin cerrar el círculo.

Lo que falta explicar es por qué las empresas no invierten y la gente no gasta. ¿Qué pasó? Estos economistas entienden que antes de la crisis del 2008 con todos los actos de irresponsabilidad económica se creó una crisis por gasto excesivo que, con posterioridad, derivó en una depresión por un ahorro exagerado.

Según Mónica Peralta Ramos, la Reserva Federal ha intervenido “desde marzo de 2020 para salvar a corporaciones endeudadas”, comprando incluso los bonos basura de empresas consideradas zombies pues no pueden generar ingresos para saldar los intereses de sus deudas. A pesar de esta intervención de la Reserva, las corporaciones continúan endeudándose, y la deuda corporativa hoy equivale al 50% del producto bruto interno (PBI) norteamericano, el nivel más alto en la historia del país.

Las familias han seguido también el camino del endeudamiento, por eso la demanda efectiva se ha recortado, al limitarse el ingreso disponible. En el mismo artículo citado, Peralta Ramos destaca que “hacia diciembre de 2020, la deuda de las familias ascendía a 14,6 billones de dólares. Esto incluye a 10 billones de deudas hipotecarias y 1,71 billones de dólares de endeudamiento incurrido para cursar estudios”. Para tener una idea que esta tendencia de endeudarse resulta global, en Argentina quienes tienen una ayuda universal por hijo (AUH) de 45 dólares a fines del 2020 se encontraban en un 84,6% endeudados, dedicando un 30% de sus magros ingresos a pagar el préstamo, que le son debitados automáticamente.

Es perfectamente posible que la economía —como lo ha hecho— pueda seguir deprimida incluso con tipos de interés muy bajos debido a presiones de desapalancamiento. Entonces, la explicación de la depresión sería: altas deudas, bajas expectativas de beneficios y poca confianza. Es decir, como muestra el cuadro, nadie con expectativa de crecimiento lento y baja tasa de ganancia quisiera invertir para financiar proyectos a largo plazo, sí la tasa de ganancias no mejora.

Tabano_Depresion1

Quedan algunos riesgos realmente interesantes que debemos tratar. Un coronavirus todavía desenfrenado en muchos países —debido a la miseria de los laboratorios— pasa a ser una variable central y una pregunta clave en cuanto a la posibilidad de la aparición de nuevas cepas virulentas que desencadenen ciclos repetidos de paradas y arranques económicos. Si bien esto aplica al mundo, América Latina transita entre la futilidad, la necesidad de la pobreza y las presiones del establishment para que en algunos casos las economías se reabrieran demasiado pronto. La falta de apoyo gubernamental a los desprotegidos bombardea las medidas de aislamiento para quienes más han sufrido la pandemia con muertes, y se encuentran incapacitados de ganar sustento.

Una recuperación demasiado lenta podría comenzar a impulsar la quiebra generalizada de empresas, la falta de empleo reafirmando la caída de la demanda efectiva, así como el desinterés por la inversión. Esta idea es la que gira en torno a las políticas keynesianas del gobierno de Estados Unidos. La discusión se ha centrado en la posibilidad que los estímulos puedan ser suficientes, insuficientes o excesivos. El presidente cree que el impulso es suficiente y ha dedicado un puntual esfuerzo en reconstituir el ingreso disponible de la clase media, sin el cual la demanda efectiva no se despertará.

Pero, quizás, el mayor de los problemas radica en otro lado: en el gran estímulo del sistema financiero, la tasa de ganancia, de interés e inflación. La FED estimula la burbuja financiera con 120.000 millones de dólares al mes, más de 1,4 billones de dólares anuales; la reserva tiene como función inflar y mantener burbujas. Si la economía no se recalienta no puede aumentar la tasa de interés, el dólar seguirá cuesta abajo y la inflación para arriba. Si a este debacle del dólar le adosamos la guerra fría entre China y Estados Unidos y el desacoplamiento inminente, tanto el mundo como China seguirán creciendo a tasas por debajo de las esperadas.

Cabría aquí dividir la tasa de interés en dos partes: inversiones y créditos. Para esta última, vimos que el aumento de la tasa podría afectar negativamente a las empresas zombis, trayendo una cascada de quiebras. Por otro lado, daría mayores beneficios financieros al seguir alimentado el crédito para la recompra de propias acciones y bonos.

Por el lado de la inversión o la especulación, el Tesoro de los Estados Unidos muestra que la propiedad extranjera de activos financieros y depósitos bancarios denominados en dólares asciende a 30 billones de dólares y es una vez y media el PIB de Estados Unidos. El elemento del sector privado solo es de $ 22 billones. Si el índice ponderado comercial del dólar sirve de guía, esta clase de inversionistas puede estar empezando a darse cuenta de que el dólar está perdiendo poder adquisitivo, no solo comparado con los productos básicos industriales y las materias primas, sino también con las monedas rivales. El dólar ha estado cayendo durante más de un año y bajará cuando los intereses extranjeros comiencen a liquidar los activos financieros en esa moneda, y eso incluye las acciones.

La inflación y las reducidas tasas de interés parecerían ser los chivos expiatorios del futuro crack bursátil. Aun así, queda claro que el sistema financiero es el atractivo asesino de esta película. Todos los estímulos están puestos en que se afiance una economía rentística en oposición a una productiva, idea que percibió al parecer el Partido Demócrata. El Estado es quien tiene que tomar esos fondos inmovilizados —ahorro, o como quieran llamarlo— y darles un destino productivo: no hay otro agente económico que lo pueda hacer.

Lo extraño es que mientras el primer mundo se está dando cuenta que hay que gastar como si no hubiera mañana, para que exista un futuro, Argentina está tomando medidas económicas exactamente opuestas. Con un 44% de pobres, cuida puntillosamente los niveles del déficit fiscal, el cual —dicho sea de paso— es cero. Déficit cero con esos niveles de la pobreza es algo realmente insólito. Mientras el primer mundo tira dinero desde un helicóptero, como decía Milton Friedman, Latinoamérica cuida los preceptos económicos que la llevaron a dos décadas perdidas y ¿comienza intentando marcar el rumbo de una tercera?

La deuda de empresas y familias vuelve al centro de la escena, pero esta vez sin financiamiento; para el caso argentino, con precios de los commodities en franca expansión, sobre todo en Latinoamérica, deuda tomada en dólares, precios de los productos valuados en esa moneda y el comercio exterior en manos de empresas trasnacionales. Si ellas se imponen, exportar y darle importancia al consumo interno de sus productos hará que la inflación resulte un punto central al estar valuados los bienes nacionales a precio dólar y no en su moneda local. Si los salarios y el poder de compra venían lastimados por el desempleo y la pandemia, la inflación terminará de sepultarlos, ampliando y consolidando la concentración del ingreso.

Liberar a lxs Presxs Políticxs de la Revuelta

DURANTE LA REVUELTA SOCIAL muchos salimos a manifestarnos de diferentes formas y modos, toda manifestación es una forma de expresar un descontento o algarabía sobre tales o cuales acontecimientos. Nos manifestamos por triunfos en el fútbol, por las fiestas patrias, por carnavales y muchas otras acciones que nos dan la posibilidad de juntarnos en masa y festejar; pero, de esta misma forma, nos congregamos para expresar insatisfacción por algo que nos parece injusto, inapropiado, desigual o que nos afecta en dignidad y coarta nuestra libertad.

El derecho a la libre manifestación debe estar siempre consagrado en las libertades colectivas de expresión, y si es para generar una suerte de descontento, es ridículo que se tenga que pedir permiso, mucho menos a la autoridad a la cual le vamos a realizar un evento en donde queremos decirle que su actuar no es el apropiado; de este modo, queda claro por qué la autoridad se empeña tanto en buscar a alguien que se haga responsable del acto de manifestarse, ya que si esta se excede —o la autoridad así lo siente— podrá y tendrá a quien echar mano y culpar.

En la Revuelta Social del pasado octubre del 2019, las autoridades de gobierno insistían en que nuestros actos de manifestación no habían sido autorizados y, por esta razón, reprimían violentamente a lxs manifestantes. El tema está en que se excedieron bastante y esto llevó a sumar, durante un periodo determinado de tiempo, muertos, más de 400 cercenados con daños oculares permanentes producto de impactos frontales de lacrimógenas y balines de metal y, además una serie de detenciones arbitrarias que llegaron a sumar una cifra superior a las 5000; de estos, una buena parte fueron puestos en libertad después de comprobar domicilio, pero a más de mil se les mantuvo en prisión preventiva acusados de desmanes y maltrato de obra a Carabineros y además del famoso desborde del orden público; y es que a la autoridad le encanta este término y lo usa tal como los de la derecha usan esa muletilla de tratar a los que no piensan como ellos de ‘resentidos’: eso me da risa, cada vez que alguien se queda sin argumentos terminan lanzando el mote de ‘resentido’ o ‘comunista’. En fin, el tema es que aún permanecen presxs políticxs encarceladxs, y sabemos que hay un número considerable que han sido puestos en libertad por falta de méritos y, lo que es peor, por haber sido producto de montajes prefabricados ya sea por Carabineros o por alguna mano siniestra que partió recibiendo orden del Segundo Piso de La Moneda.

WhatsApp-Image-2021-07-11-at-21.58

Mientras escribo esta columna me entero que fue asesinado un nuevo weichafe: Pablo Marchant; así, el Estado asesina en el WallMapu con toda impunidad y justifica sus crímenes diciendo que los comuneros atentan contra propiedades de la Forestal Mininco: siempre la justificación del criminal amparado en el Estado será culpar a las víctimas y, con eso, exculpar a los victimarios, temática propia de gobiernos que no respetan su propio orden institucional y terminan pasándose por buena parte los derechos humanos; gobiernos que sí salen a defender al mundo con desfachatez e hipocresía, como es el caso del gobierno de Sebastián Piñera que concurrió a Cúcuta —en un lejano febrero de 2019— para justamente hacer gárgaras con la libertad y la democracia. Meses más tarde, sometió al Pueblo —al wingka y al Mapuche— con un equipo de enajenados que fueron adiestrados en Colombia para enfrentar a una supuesta ‘guerrilla’ que se había instalado en la Araucanía; no bastando con aquello, arman en su discursos —partidarios del gobierno como Sutil— que los lonkos están siendo pagados por el narcotráfico. Con todo esto, la campaña es de desprestigiar, debilitar y fabricar una arenga que luego los pánfilos de siempre repitan como loros en RRSS. Cuando un gobierno pierde el rumbo todo es posible, desde generar este tipo de actos tan deleznables y luego salir a justificarlos, hasta desconocer a lxs Presxs Políticxs de la Revuelta.

WhatsApp Image 2021-07-11 at 22.00.56
Sebastián Piñera en su estadía en Cúcuta, propiciando un golpe de estado en Venezuela. Fue una de las acciones realizadas con el objetivo de demostrar el ‘liderazgo’ en la región del presidente de Chile.

Escucho a parlamentarios de Derecha y de la ex Concertación advirtiendo que ‘no hay tales presos’ y que ‘solo son gente que estuvo en saqueos y creando un clima de desorden o caos’; pero cuando uno escarba un poco en esta materia se encuentra con que todos los saqueadores y lumpen detenidos, en su momento, fueron procesados y ya cumplieron sus respectivas condenas, por el solo hecho de optar al juicio abreviado, mas los que aún se mantienen privados de libertad son manifestantes que no quisieron el juicio abreviado y mucho menos declararse culpables de lo que no hicieron. Este tipo de tácticas son comunes, ya sea por los policías o por la Fiscalía, el buscar culpables y si no aparecen ofrecer que se auto inculpen los detenidos: así se zanja un problema de seguir investigando, los montajes se desvanecen en medio de esta lógica y todos los discursos previos emitidos por el ejecutivo del ‘enemigo peligroso’ se refuerzan y, con ello, se justifica su accionar frente a los aberrantes actos de represión.

No olvidemos que estas tácticas son conocidas y fueron usadas, no una, sino muchas veces por los agentes del Estado en tiempos de dictadura, las que de alguna manera hoy se siguen utilizando con el fin de embolinar a la opinión pública, convertirse en parte y dejar establecido que el Estado de derecho existe y no está siendo obviado en esta situación.

Lxs Presxs Políticxs de la Revuelta deben ser amnistiados, y es por esta razón que la Convención Constitucional lo sugiere en una carta que fue elaborada y votada por mayoría de sus componentes, el pasado jueves 8 de Julio, con el fin de asentar un precedente que es decirle a los tres poderes del Estado que, en esta materia, están al debe; que poco o nada han hecho y que sólo les importó salvar el pellejo del presidente que, en su momento, los miles de manifestantes pedíamos su salida del poder. No olvidemos nunca que este fue el gran grito de la calle después que Piñera declaró la guerra al pueblo de Chile: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite…”, aunque queda claro, después de aquello, y pasado el tiempo, cómo va a estar liberando a los ‘delincuentes que usaron la violencia’: mejor mantenerse en el discurso del tozudo, que dar un paso al lado y hacer un gesto de grandeza. Aunque pedirle grandeza a este pobre humano es muy difícil, y es entendible, ya que es tan pobre que no logrará nunca vivir en paz y, por mucha riqueza material que tenga acumulada, la historia de Chile lo recordará como uno de los más funestos canallas que ocuparon el sillón presidencial.

Exigir con mayor fuerza y claridad la libertad de lxs Presxs Políticxs de la Revuelta es urgente y no un capricho, es de justicia y no de un accionar antojadizo, es de ver la patria grande y no el espacio pequeño donde pululan los políticos que la gente despreció por ser incapaces de jugárselas por su pueblo y por los que dieron hasta la vida por el proceso que ya hace unos días se inició y nos llevará a darle vida a una nueva Constitución Política de la República; donde los que sobran, esos que se debieron ir, no serán parte, porque ellos decidieron ponerse al margen.

Daniel Jadue, su anuario escolar y mis ‘slam-books’

NO, QUÉ VA A SABER USTED de lo que estoy hablando si recién se empina por los 40 años de edad. Para entender el asunto al que deseo hacer referencia tendría que poseer —como mínimo— setenta calendarios en el cuerpo, y haber sido estudiante de humanidades en ciudades como San Fernando, Curicó, Molina, Talca y Linares en la década de los años 50.

Miren, saco a colación estas cuestiones debido a que ciertos politicastros han creído hacerla de oro con enrostrarle al candidato Daniel Jadue un viejo anuario escolar que fue llenado por sus condiscípulos —todos puros cabritos adolescentes— con las típicas frases incendiarias, contestarias, que permiten la amistad y esos jóvenes años. Y para empeorar la falta de criterio de los politicastros aludidos, tales frases ni siquiera fueron escritas por Jadue.

Uhhh… menos mal que yo no soy candidato a nada. De haberlo sido, seguramente los políticos ‘enemigos’ habrían extremado sus exhaustivas investigaciones a lo largo y ancho de mi tierra natal —Curicó—, hasta dar con algunos de esos viejos slam-books en los que yo —junto a cientos de otros jóvenes curicanos— participaba feliz y orondo, aunque siempre bajo el cobijo de una falsa identidad que, en términos fácticos, servía para maldita la cosa, ya que todos  sabíamos quién era quién en esos cuadernos inolvidables donde se plasmaban nuestros primeros amores secretos… y  otras yerbas, obviamente.

Éramos jóvenes y provincianos, pero vivarachos, despiertos, aunque tímidos en nuestras relaciones con el sexo opuesto. Por ello recurríamos al cuadernito de marras para esperar —oh, ilusoria posibilidad— que la chiquilla de nuestros sueños lo leyera y contestara (también como falsa incógnita). ¡Una maravilla que sacudía hormonas y terremoteaba corazones! ¡Qué época más locamente romántica y bella!

Pero ¿qué era exactamente un slam-book y cómo se participaba en él?

Se trataba de un cuaderno, un simple y normal cuaderno. En las páginas del lado izquierdo escribíamos los varones… y en el lado derecho lo hacían las muchachas. Cada página tenía (espero no equivocarme) 27 líneas, numeradas del #1 al #27. Uno elegía un número y se mantenía en él durante todo el desarrollo del slam, pero lo vital era no identificarse con nombre ni apellido.

Bien pues, cada página (para mujeres y para hombres) tenía en su encabezado una pregunta que uno debía contestar en la línea del número que había elegido.  Con el avance de las páginas las preguntas iban aterrizando en la materia principal: el amor, el encantamiento por determinada persona. ¡Cómo se aceleraba el corazón con tan simple ejercicio! ”¿Cuál es tu cantante favorito? // ¿En qué curso estás (de ‘humanidades’ obviamente)? // ¿En qué sector de Curicó vive la persona que te gusta? // ¿Cuál es tu deporte favorito? // ¿En qué sector de Curicó vives? // Menciona tres características físicas de la persona que te gusta // ¿Qué cantante le gusta a esa persona?”, y así, más y más… hasta dejar con menos nebulosa quién eras tú y quién ella.

Entonces, semanas más tarde, los muchachos reunidos en la bella plaza de armas curicana, al salir de clases, se peloteaban los slams que regresaban desde el Liceo de Niñas y desde el Colegio de las Monjas. ¡Una locura! Descubrir que la persona amada te respondía con las palabras que esperabas, era algo tan grandioso y maravilloso como lo que seguramente sintió ese 12 de octubre Rodrigo de Triana cuando gritó “Tierra a la vista”. Emociones que sólo comprenden quiénes las han vivido, ya que de inmediato, el domingo cercano, en la matiné del cine Victoria era el momento mágico para acercarse a la niña y decirle (uhhh, qué tierna sensación romántica propia sólo de los 14 años), “yo soy el # 24” (tu número en el slam).

Reconozco que en algunos de esos slams me desmadré mofándome de ciertos compañeros de curso que me caían como patá en la guata porque en los recreos y partidos de fútbol actuaban como matoncitos abusando de sus superioridades físicas, y yo, maquiavélica y cobardemente escribí —en mis líneas del cuaderno respectivo— sus nombres y el de las niñas que a ellos les gustaban. Venganza de flacuchento.

¿Dónde está lo relevante de aquello que acabo de confesar? Ah… es que esos ‘matoncitos’ eran —la mayoría de ellos— hijos de familias poderosas, de dueños de fundo, de empresarios de nivel mayor. Sí, sí… una especie de ‘pequeña lucha de clases’ sin tener conciencia de que realmente lo era.

Por esos, querido lector, aquello del ‘Anuario de Daniel Jadue’ empalidece frente a mis participaciones en decenas de slam-books en los años (anote y sonría) 1957-58-59-60.

Ya, bien, bien… usted seguramente me dirá: ‘Pero eso era una niñería, no hay culpabilidad alguna en ello’. Así es, sin duda, pero… y lo del Anuario, ¿qué?

En fin, me pareció oportuno contar estas cuestiones en beneficio del sano entendimiento respecto de aquellas situaciones estudiantiles vividas ingenuamente durante nuestra adolescencia. ¿O soy culpable y 60 años más tarde merezco sanción judicial, pago en unidades de fomento, arresto domiciliario, repulsa popular y prohibición de postular a cargos públicos? ¿Por un slam-book?, ¿por un ‘anuario escolar’?

Las limitaciones a la Convención Constitucional y su ilegitimidad en el marco del derecho convencional de los derechos humanos

Ricardo Herrera Rocuant Tiene estudios en filosofía y derecho; ejerció como diplomático durante 43 años y actualmente trabaja en derechos humanos.

UNA COMPRENSIBLE CONMOCIÓN suscitó el Manifiesto que diera a conocer la Vocería Constituyente de los Pueblos, el 6 de junio recién pasado, a través del cual 34 constituyentes electos hicieron un llamado para coordinarse en torno a seis condiciones, con miras a hacer efectiva la soberanía popular de la Convención Constitucional que debió constituirse formalmente el 4 de julio de 2021, soberanía que debería expresarse tanto en el reglamento como en las normativas que debería darse la instancia constitucional, sin subordinarse al Acuerdo por la Paz. De los seis puntos planteados por el Grupo de los 34, el que ha sido más fuertemente controvertido fue el que se refiere al ejercicio de la soberanía por parte de la Convención Constitucional.

Al respecto, se afirma en el Manifiesto que “el poder constituyente originario es un poder plenamente autónomo que se establece para reordenar el cuerpo político de una sociedad, teniendo como límites el respeto de los derechos fundamentales. En consecuencia, el proceso abierto por los pueblos no puede ser limitado a la redacción de una nueva constitución bajo reglas inamovibles, sino que debe ser expresivo de la voluntad popular, reafirmando su carácter constituyente sostenido en la amplia deliberación popular y la movilización social dentro y fuera de la convención. En esta misma línea —continúa el documento— rechazamos la suma urgencia puesta sobre el TPP-11 y toda medida tendiente a intentar limitar de antemano la posibilidad de ejercicio del poder constituyente de este proceso”.

La respuesta al Manifiesto no se dejó esperar y en esa línea el diario El Mercurio se destacó por sus críticas, tanto a través de un par de editoriales dedicadas al tema, como en una columna de opinión del rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, y luego en sucesivas publicaciones, rechazando la postura del llamado Grupo de los 34. Asimismo, figuras de la ex Concertación, como Soledad Alvear, José Miguel Insulza y Andrés Velasco acusaron a la Vocería Constituyente de los Pueblos de intentar “socavar” la convención constitucional. En este mismo sentido, se manifestó la presidenta del Senado, Yasna Provoste, y la presidenciable del Partido Socialista, Paula Narváez, quienes coincidieron con el también presidenciable, Joaquín Lavín, en su rechazo a la aludida propuesta.

La desmedida reacción de rechazo —con la excepción del también presidenciable, Daniel Jadue, quien adoptó una prudente posición de apertura hacia la iniciativa— se entiende porque lo que está en juego es la defensa del quorum contra-mayoritario de los dos tercios, de parte de los partidarios del #Rechazo a una nueva constitución y de un sector importante de la ex Concertación. De esta forma, quienes participaron activamente en la dictadura pinochetista, como también quienes administraron por cerca de treinta años el legado del dictador, terminando con los enclaves autoritarios más escandalosos y legitimando el modelo económico impuesto por la dictadura, han coincidido en defensa de sus intereses y no han dudado en cerrar filas para mantener un mecanismo antidemocrático, como lo es la exigencia que cualquier acuerdo deberá ser aprobado por una mayoría de 2/3 y, con este propósito, no han escatimado esfuerzos por desarrollar todo tipo de argumentos en apoyo a sus pretensiones.

En este contexto se ha recurrido a la teoría constitucional y, apelando a la doctrina, algunos académicos han sostenido que la Convención Constitucional debe someterse forzosamente a lo previsto en el acuerdo del 15 de noviembre de 2019, celebrado a puertas cerradas y bajo la amenaza de una supuesta intervención militar, por cuanto el ‘poder constituyente’ del que fue investida la convención sería un ‘poder constituyente derivado’ y no ‘originario’ y, por consiguiente, los convencionales deberían —según esta curiosa tesis— acatar estrictamente lo aprobado por el Congreso Nacional, incluso en lo relativo al procedimiento para elaborar una nueva constitución, establecido en los artículos 130 y siguientes de la actual carta fundamental.

Desde luego, este argumento doctrinario es bastante discutible por diversas razones. En primer término, difícilmente puede sostenerse seriamente que la convocatoria de la Convención Constitucional haya sido producto de una decisión del Congreso Nacional y, por ende, que el mandato de la Convención habría emanado directamente del Poder Legislativo, siendo en consecuencia la Convención Constitucional un poder constituyente ‘derivado’ o ‘secundario’, como se pretende por parte de sectores defensores del actual sistema y de sus privilegios.

No está en discusión el hecho que de la ciudadanía emanó directamente el mandato para que se convocase a un plebiscito para redactar una ‘nueva constitución’, al aprobar su convocatoria con un abrumador un 78,27%. De haber triunfado la opción #Rechazo no tendríamos proceso constituyente y el acuerdo aprobado por el Congreso, el pasado 15 de noviembre de 2019, sería papel mojado sin valor alguno. Por lo mismo, es absolutamente falso que la convocatoria de la Convención Constitucional emane de un mandato del Congreso, el que solo se limitó a habilitar un mecanismo de consulta plebiscitaria para que la ciudadanía decidiese si se convocaba o no al poder constituyente.

Por otra parte, esta peregrina tesis choca con una larga tradición constitucional que se remonta al Agreement of the People of Cronwell, publicado entre 1647 y 1649, tesis que luego desarrollaron Nicolás de Condorcet y en especial el abate, Emmanuel Joseph Sieyès, en 1789, siendo este último quien dio forma a la teoría del poder constituyente con fines políticos para justificar la soberanía de la nación frente a la del rey y los Estados Generales. Se trataba, nada menos, que de destruir un sistema para reconstruir otro mediante un doble proceso: una fase de des-constitución seguida de una fase de re-constitución. A Sieyès le seguirán más tarde otros ilustres pensadores como Raymond Carré de Malberg, Hans Kelsen y Carl Schmitt, entre otros, todos fieles a la tradición doctrinaria clásica del poder constituyente, que reconoce como único titular a la nación o al pueblo.

Por tanto, existe un amplio consenso en el pensamiento jurídico clásico en cuanto a que el poder constituyente originario —que valga reiterar, reside en el pueblo soberano— tiene un carácter permanente, imprescriptible, inalienable e inajenable, en el sentido que siempre el pueblo o la comunidad se reserva o mantiene la potestad constituyente. De manera que, resulta insostenible a la luz de una invariable tradición de siglos de teoría política constitucional liberal, pretender que el poder constituyente originario estaría radicado —en el caso que nos ocupa— en el Congreso Nacional, al momento de aprobar éste el mecanismo plebiscitario de reforma o sustitución de la constitución, como se desprende de lo afirmado por algunos docentes de derecha y cuyo abanderado principal ha sido el diario El Mercurio, ahora acompañado en sus delirios antidemocráticos —entre otros— por las candidatas presidenciables de la Unidad Constituyente, Yasna Provoste y Paula Narváez.

Según la doctrina constitucional clásica, el poder constituyente derivado o secundario está sujeto a limitaciones, no así el poder constituyente originario que es de naturaleza ilimitada, conforme con la misma teoría constitucional. De allí la importancia para los defensores de la actual institucionalidad heredada de la dictadura de caracterizar a la convención constituyente como un poder derivado y su interés en desconocer su carácter de poder originario, de naturaleza fundacional, no sujeto a normas ni procedimientos establecidos y preexistentes.

No obstante, es preciso destacar que existe una línea doctrinaria, que actualmente suscita amplio consenso y que reconoce ciertas limitaciones en el ejercicio de la soberanía radicada en el poder constituyente originario. Al respecto, es importante subrayar que esta corriente doctrinaria, que cuenta hoy en día con un inobjetable reconocimiento, sostiene que el poder constituyente —sea originario o derivado— debe observar necesariamente como límites:

  1. Los derechos fundamentales del ser humano, tanto individuales como colectivos;
  2. Los principios consubstanciales al sistema político y a la forma del estado democrático de derecho; y
  3. Los principios de ius cogens y de Derecho Internacional Público y muy particularmente, los Derechos Humanos como límite infranqueable del poder constituyente.

Su transgresión, por parte del soberano, daría nacimiento a un ordenamiento jurídico irregular e ilegítimo, y entonces se vulnerarían los principios de justicia universal y los instrumentos internacionales que los consagran.

Paradojalmente, quienes reclaman el sometimiento insalvable de la Convención Constitucional al acuerdo del 15 de noviembre y a las reglas y límites que le fijó el Congreso Nacional, a través de la reforma que posibilitó la realización del plebiscito del 25 de octubre de 2020, no reparan que el Parlamento como poder constituyente derivado ha debido necesariamente respetar a su vez tales limitaciones, en especial —pero no exclusivamente— aquellas que le impone el derecho convencional de los Derechos Humanos. Esto es así por cuanto el poder constituyente, sea originario o derivado, en la actualidad tiene como límite absoluto los Derechos Humanos plasmados en lo que se conoce como el derecho convencional de los derechos humanos, que ha sido creado y aceptado por los propios Estados Parte de los diferentes acuerdos internacionales, para regirse conforme a sus reglas, principios y directrices, todas previamente consensuadas e incorporadas a nuestro ordenamiento jurídico interno.

Desde esta perspectiva, resulta absolutamente contradictorio que se demande a la Convención Constitucional un acatamiento total de las espurias reglas del acuerdo del 15 de noviembre de 2019, en circunstancias que el Congreso Nacional —en su carácter de poder constituyente derivado— al aprobar tales normas mediante la reforma constitucional promulgada por el presidente Sebastián Piñera el 23 de diciembre de 2019, que modificó el Capítulo XV de la Constitución, vulneró —precisamente— uno de los límites infranqueables que la doctrina le reconoce al poder constituyente, como lo es el respeto de los Derechos Humanos. Dentro de este mismo orden de ideas, nos parecen del todo inaceptables y completamente fuera de lugar las destempladas críticas al Manifiesto de la Vocería Constituyente de los Pueblos, en circunstancias que han sido los legisladores y el propio Jefe de Estado quienes han vulnerado los límites que han debido respetar al aprobar la aludida reforma constitucional.

Desde luego, es evidente que el quórum de dos tercios que exige el voto de 104 convencionalistas para la aprobación de cualquier acuerdo o norma por parte de la convención carece de toda justificación, tanto democrática como política, por cuanto este mecanismo otorga en la práctica un derecho a veto a la minoría que circunstancialmente se forme en torno al tercio y fracción, de manera que tan solo con 52 convencionalistas, será posible bloquear cualquier acuerdo, así cuente con el apoyo de una mayoría de al menos 78 convencionalistas, lo que representa una evidente y arbitraria discriminación política en tanto se privilegia la representatividad de un grupo minoritario de convencionalistas en desmedro de la mayoría. En este sentido, si tomamos como base de referencia el apoyo del 78,89% que obtuvo la opción Convención Constitucional en el plebiscito de octubre de 2020 —que correspondería, aproximadamente, al sector de la ciudadanía que optó por una nueva constitución redactada por independientes— éste tendrá un poder real en la actual convención igual al escuálido 21,01%, que es el porcentaje de chilenos que optó por una convención mixta.

Sobre este particular, nos parece pertinente citar lo señalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en relación con los artículos 23 y 24 de la Convención Americana de Derechos Humanos, sobre derechos políticos, con motivo de la denuncia presentada en contra del Estado de Chile (Informe CIDH Nro. 137/99, del 27/12/99, Caso Nro.11.863), por la violación de los Derechos Humanos en perjuicio de la sociedad chilena, en lo que dice relación al sufragio universal y la libre expresión de la voluntad de los electores.  Al respecto, la CIDH expresó que la soberanía popular debe poder ejercerse sin discriminaciones injustificadas que impliquen una pérdida del valor real del poder del voto, de tal forma que se garantice la libre expresión de la voluntad de los electores, pues la figura de los senadores designados contenida en el artículo 45 del texto fundamental chileno le sustrae una porción importante a la voluntad ciudadana.

En este contexto, al realizar un análisis de fondo de la denuncia, la CIDH expresó que “la relación entre la democracia representativa y la vigencia de los derechos humanos ha sido reafirmada en varias reuniones de consulta, conferencias interamericanas, protocolos adicionales y resoluciones de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos” (CIDH); y agrega: “estos principios de la democracia representativa y la soberanía popular, son los que configuran el derecho humano a elegir y ser electo en condiciones de igualdad, es decir, sin discriminaciones o exclusiones irrazonables por ilegítimas, consagrado en los artículos 23 y 24 de la Convención Americana…” (CIDH).

“En este sentido —agrega la CIDH— un reputado académico y expresidente de la CIDH, el profesor Michael Reisman ha sostenido que las violaciones al derecho a la participación política no son de importancia secundaria, pues ellas son violaciones muy serias a los derechos humanos.

«El gobierno de representación popular es un derecho humano reconocido. El artículo 21 (3) de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que la voluntad del pueblo debe ser la base de la autoridad de los gobiernos; esta voluntad debe ser expresada en elecciones periódicas y genuinas, las cuales deben ser llevadas a cabo mediante sufragio universal e igual, por votación secreta o por procedimientos electorales equivalentes. Por ello, la violación del derecho a un gobierno democrático ocasiona que todos los otros derechos humanos que dependen de la institución jurídica del Estado, se conviertan en asuntos que se ponen en las manos de la discreción de los dictadores (…) Las violaciones al derecho a la participación política no son de importancia secundaria. Ellas son violaciones muy serias a los derechos humanos«

(W. Michael Reisman, Humanitarian Intervention and Fledgling Democracies. 18. Foerham Int. L.J. 794, 795, 1995, (traducción libre)”. (CIDH, lo subrayado no corresponde al texto original).

Por todo lo anterior, estimamos que la norma del quórum de 2/3 a que se ha hecho referencia reiteradamente, es difícilmente conciliable con el respeto pleno a la soberanía popular y al principio de no discriminación injustificada en el marco de una democracia genuinamente representativa. A fin de cuentas, la soberanía reside en cada uno de nosotros y es, por tanto, a cada ciudadano a quien corresponde, individual y colectivamente, su democrático ejercicio. Dicho ejercicio incluye, por supuesto, la defensa de nuestros derechos frente a nuestros respectivos Estados o gobiernos en el ámbito internacional. El individuo es titular único y legítimo, mientras que los Estados y demás ámbitos políticos de decisión son meras entidades instrumentales al servicio de las personas. Esta concepción no representa novedad alguna en el pensamiento jurídico-político. Se trata, sin ir más lejos, de lecturas expuestas con toda claridad por autores como Rousseau o Locke.

En este sentido, una de las normas fundamentales que estimo ha sido quebrantada tanto por el Congreso Nacional como por el Poder Ejecutivo ha sido el derecho de libre determinación, norma de derecho positivo vinculado con los restantes Derechos Humanos y que se encuentra consagrada en el artículo 1º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 (PIDCP), quebrantamiento que se producirá en la medida que el quórum contra-mayoritario de los dos tercios impida arbitraria e injustificadamente —no solo pero especialmente— que los pueblos originarios puedan avanzar en sus reivindicaciones soberanas a menos que obtengan el apoyo para las mismas de un total de 104 constituyentes (2/3), exigencia totalmente desmedida y desproporcionada, que carece de todo fundamento democrático y de toda legitimidad y, por tanto, no sería jurídicamente vinculante para la Convención Constitucional.

Cabe agregar que, si bien es cierto que el derecho de libre determinación, inicialmente se aplicó a los casos de los pueblos sometidos a dominación colonial es innegable que actualmente se relaciona, no ya con la condición colonial de un pueblo, sino con la existencia de una vocación identitaria histórico-positiva de existencia como entidad diferenciada. En tal sentido, cualquier opción de libre determinación, debe ser abordada en el plano de respeto de los Derechos Humanos en el sentido del PIDCP, entre otros instrumentos internacionales (Ezeibarrena). A este respecto, como señala Gros Espiell, el principio a la libre determinación posee un carácter general que se aplica a todos los pueblos, según el artículo 55 de la Carta de Naciones Unidas y tiene, necesariamente, vigencia universal.

Asimismo, agrega Gros Espiell, “la aplicación, particularmente intensa del derecho a la libre determinación durante el llamado ‘proceso de descolonización’, en especial durante los años sesenta y setenta, es un hecho histórico, que no determina que ese derecho sólo habría existido en ese lapso y en esas condiciones. Por el contrario, el derecho a la libre determinación de los pueblos existe, vive y debe ser reconocido siempre, sin límites temporales, ya que posee necesariamente una virtualidad permanente”.

Sobre el particular, el propio Comité (actual Consejo) de Derechos Humanos de la ONU (21.ª Sesión, 1984), emitió la Observación General Nº 12 sobre el citado artículo 1 y su aplicación, la que ha sido sobradamente ratificada por la jurisprudencia del Tribunal Internacional de Justicia sobre libre determinación, de acuerdo con lo señalado por la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.  Según la aludida Observación Nº 12, el derecho de libre determinación es de “especial importancia, ya que su ejercicio es una condición esencial para la eficaz garantía y observancia de los derechos humanos individuales y para la promoción y fortalecimiento de esos derechos «derecho inalienable de todos los pueblos», de forma que puedan “establecer libremente su condición política y provean, asimismo, su desarrollo económico, social y cultural”.

Lo señalado precedentemente tiene especial importancia —pero no exclusivamente— en relación con los pueblos originarios que estarán presentes en la Convención Constitucional, cuyos representantes firmaron, justamente, el controvertido Manifiesto, por cuanto resulta difícilmente aceptable que se les imponga a éstos un quorum contra-mayoritario, como es el de los dos tercios, que no fue aprobado por ellos ni tampoco por la ciudadanía en el plebiscito del 25 de octubre de 2020. Cabe preguntarse por qué los defensores del Acuerdo Por la Paz Social y la Nueva Constitución, firmado el 15 de noviembre de 2019, no sometieron esta norma contra-mayoritaria a aprobación plebiscitaria si la consideraban de tanta importancia, plenamente democrática y de carácter inamovible. Quizás el también presidenciable, Gabriel Boric, quien ha defendido públicamente este anti-democrático acuerdo, luego de haberlo firmado “a título personal”, pueda dar a conocer las razones de esta tan grave e inexcusable omisión.

Por último, debemos recordar que “en virtud del principio de buena fe consagrado en el mismo artículo 31(1) de la Convención de Viena (sobre Derecho de los Tratados), si un Estado suscribe y ratifica un tratado internacional, especialmente si se trata de derechos humanos, como es el caso de la Convención Americana, tiene la obligación de realizar sus mejores esfuerzos para aplicar las recomendaciones de un órgano de protección como la Comisión Interamericana que es, además, uno de los órganos principales de la Organización de los Estados Americanos, que tiene como función ‘promover la observancia y la defensa de los derechos humanos’ en el hemisferio” (CIDH), entre los cuales —reiteramos— se encuentra el derecho a la participación política “en condiciones de igualdad, es decir, sin discriminaciones o exclusiones irrazonables por ilegítimas” (CIDH).

Lo anterior nos parece particularmente relevante, por cuanto las obligaciones adquiridas por Chile dentro de los marcos del sistema interamericano pueden ser objeto de protección y tutela internacional, toda vez que —como se ha señalado en los párrafos precedentes— “las violaciones al derecho a la participación política no son de importancia secundaria. Ellas son violaciones muy serias a los derechos humanos” (CIDH) y, por lo mismo, no cabe posibilidad de regresión alguna que relativice los derechos de nuestros pueblos originarios o de determinadas personas en la convención constituyente. Los Derechos Humanos, debemos insistir, son parte esencial de la democracia y limitación evidente de cualquier ejercicio del poder político, ya sea para el Congreso Nacional o el Poder Ejecutivo, puesto que se trata de mínimos pactados internacionalmente, inderogables e infranqueables.

Una mujer mapuche preside la Convención Constitucional

PARA UNA GRAN MAYORÍA de chilenas y chilenos en este 4 de julio quedará el recuerdo de que se instaló la Convención Constitucional, la que inicia el proceso de comenzar a escribir una nueva Constitución; de esta forma, la que nos rige en este momento quedará perdida en el recuerdo y solo nos servirá para la memoria de que durante 40 años estuvimos regidos por una constitución espuria y fraudulenta, donde los que administraron el poder —y se acostumbraron al usufructo de este— no hicieron más que maquillar esta carta fundamental y poco o nada realizaron para tirarla al tacho de la basura, donde debió siempre estar.

Un 18 de Octubre de 2019 Chile se levantó, despertó y fueron muchas las personas que contribuyeron en la lucha para llegar al inicio de este proceso; cómo no recordar —y homenajear— a lxs más de 400 mutiladxs por parte de la represión del funesto gobierno de Sebastián Piñera; otros, que ofrecieron sus ojos para que el pueblo pudiese ver lo que se invisibilizó por décadas en nombre de la democracia tutelada y la libertad; y varios quedarán incrustados en esta Constitución, ya que ofrecieron sus vidas en medio del proceso, siempre presentes y nunca olvidados.

Hoy, no podía ser distinto a lo que significó este proceso y cuando se marchaba en las primeras horas de esta mañana para acompañar a los convencionalistas al ex Congreso Nacional, una vez más la represión se hizo presente.

Lo que no tuvieron en cuenta los del furibundo gobierno, fue que un grupo mayoritario de convencionalistas pidieron el ‘basta a la represión’, en tono claro y enérgico, lo que llevó en dos oportunidades a suspender el inicio del acto de institución, exigiendo acciones a la Secretaria Relatora del Tribunal Calificador de Elecciones, doña Carmen Gloria Valladares, a que dicha medida no se reanudaría hasta que se detuviese la represión en la calle.

Fue un momento sublime, único; los convencionalistas hicieron uso de su derecho y lo que jamás vimos que el Congreso hiciera en su momento, hoy este grupo lo logró. Claramente queda demostrado que el desgobierno y el Congreso son un lastre que debiesen haberse ido hace bastante tiempo: son quienes representan a nadie y solo han jugado una suerte de silla musical, en donde por tres décadas jugaron con el poder y se sentaron en el pueblo, manoseándolo y llevándole a los estados que fuimos testigos y fue tanto llevar el cántaro al agua que, al final, se quebró.

Pensaron que recuperando la democracia de las manos de una sangrienta dictadura el tema estaba zanjado y se haría lo que se pudiera en la medida de lo posible, con sus de acuerdos de consenso y buscando el famoso ‘término a la Transición’ nos mantuvieron sometidos; el modelo económico terminaron por consolidarlo y los menos se hicieron dueños de todo y los muchos pasaron a convertirse en los corderos de los menos, aceptando sus dádivas y también escuchando sus insultos a través de los medios tradicionales, los cuales fueron el parlante para hacerse oír. No olvidemos que durante esa fría mañana de domingo aún en algunos canales entrevistaban a los de siempre, esos que solo han sembrado odio y vomitado atrocidades, como la propia Teresa Marinovic, quien no hace muchos meses atrás hacia mofas de un joven arrojado por Carabineros desde el puente Pio Nono al lecho del rio Mapocho y preguntaba en forma de burla ‘si este joven habría ya aprendido a nadar’. Cuántas veces insolencias como esas escuchamos en estos muchos años: desde reírse de nuestros detenidos desaparecidos, hasta motejarnos a todos de comunachos por el solo hecho de no pensar como ellos, de pedir un Chile más justo y solidario, de exigir que los derechos sociales fuesen para todos y no solo para los privilegiados del establishment.

Hoy vivimos un nuevo Chile y este que está despierto debe luchar contra el lastre del oficialismo que esta furioso; se nota en sus discursos, en sus rostros de amargura, en sus funestas acotaciones, en ese querer arrogarse lo que el pueblo según ellos desea y quiere, entendiendo que hablan de un pueblo imaginario o solo del pueblito llamado Las Condes donde está la cuna de los infelices que bien definió en su momento la presidenta del Colegio Médico, doña Izkia Siches.

Son otros tiempos que nos llevarán a otro Chile; no pensemos en el miedo, que ese será el que pretenderán generar las campañas que se avecinan, la campaña del terror que ya no viene disfrazada con el Chilezuela o la Cuba del Sur del Mundo; tampoco podrán amenazarnos con las filas de la Unidad Popular, porque ahora con el Covid-19 eso es casi una broma de mal gusto, ni mucho menos inventar un Plan Z; pero que tratarán de imponer un miedo lleno de mentiras, propias de quienes pierden el poder y se intentan aferrar a sus inventos con todas las garras, que a costa de todo puedan convencer a los ilusos para que sigan sus jugarretas peligrosas.

Esta Convención Constitucional no está lejos de ser boicoteada y cuando tengamos que ir al Plebiscito de salida tratarán de usar diferentes subterfugios para que su mentado #Rechazo se imponga; ya usaron de todo y no les resultó: si seguimos despiertos, de seguro que no les serán útiles ningunas de sus pedorras campañas. Pero hay que estar vigilantes, alertas y no dormirse.

WhatsApp Image 2021-07-04 at 18.52.02
La Presidenta de la Convención Constitucional, Dra. Elisa Loncon

Hoy, un Chile distinto se alza, en donde una convención constituyente es presidida por una mujer Mapuche, la Dra. Elisa Loncon; profesora de inglés de la Universidad de La Frontera, posee estudios de posgrado en el Instituto Internacional de Estudios Sociales de La Haya, la Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa, un doctorado en humanidades por la Universidad de Leiden y un doctorado en Literatura de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Esta Mujer Mapuche —electa por 96 votos— instala a Chile en un escenario diferente donde el respeto a la diversidad y la valoración a nuestros pueblos originarios quedan manifestados en este acto solemne. Para completar esta mesa en la paridad, se instala como vicepresidente al Abogado Jaime Bassa del Frente Amplio.

Cianuro_convencion1
El Vicepresidente de la Convención Constitucional, Jaime Bassa

Con lo anterior, y pensando en las muchas negativas que se dieron en el transcurso de décadas, hoy se sabe que no eran más que excusas, absurdos de quien jugó con el poder y se encaprichó con este para sus beneficio propio.

Espero y confío en que los 155 Convencionistas —en lo posible— todos tengan un real compromiso con Chile, con el destino que deseamos trazar para los próximos 50 años; que nuestro ego no nos emborrache y nuestros intereses personales no estén por sobre lo colectivo; que, cuando decimos que deseamos hacer una nueva Constitución con la gente y no dentro de cuatro paredes, sea un compromiso veraz y no solo parte de un discurso añejo y repetido: no olvidemos que eso es lo que más distanció al pueblo de la casta política, que llegó a conformar una elite de semidioses que se instalaron en un olimpo distante y muy pocas veces bajaron a atender los reales problemas de la gente.

Éxito, pues y a reescribir nuestra historia. El presente es lo que nos permite —con la mirada de este pasado próximo— poder escribir el futuro que anhelamos para este Chile justo, digno y solidario.

¡¡He dicho, compañeros…!!

Continuará

Después del debate

PARA LA IZQUIERDA, lo que fue el debate de los cuatro candidatos de la Derecha no fue un debate de alturas ni serio; es más, fue para muchos solo un show más para llenar un espacio televisivo, y lo que más se advirtió en dicho evento fue que los periodistas fueron condescendientes con los candidatos y nunca preguntaron temas como la violación sistemática de los DDHH por parte del Gobierno en donde 3 de los 4 debatientes fueron parte (el restante, Joaquín Lavín, lo fue en el primer gobierno de Sebastián Piñera). Pero, si nos vamos a la Derecha, encontraremos que la crítica es muy similar a la hora de analizar el debate de la Izquierda entre Daniel Jadue y Gabriel Boric, y que además leo y escucho que los periodistas son muy débiles a la hora de preguntar e incluso se les nota a estos su clara tendencia hacia la Izquierda. Entonces, para resumir el panorama, el problema en cierta manera no serían los debatientes sino los periodistas: para unos, condescendientes; para otros, débiles o ‘de Izquierda’.

Lo claro es que para las primarias presidenciales que se realizarán en las próximas semanas se inscribieron 6 candidatos que competirán por dos bloques: uno por la izquierda ‘Apruebo dignidad’, acá la Derecha se descontrola y le teme, sin duda hará lo imposible que uno de los dos que van a la primaria no logre convertirse en Presidente de Chile.

Los 4 jinetes del Apocalipsis que van por la Derecha —cualquiera que salga— la tendrá jodida, porque vienen saliendo de unas muy malas elecciones municipales, de una elección para la Convención Constitucional en donde no solo les fue mal, sino que no lograron su cometido de alcanzar el tercio para convertirse en escollo; pero, bueno, no les resultó; y, como remache, en las elecciones para Gobernadores Regionales solo obtuvieron uno elegido de su sector. Así que la tendencia se marca hacia la Izquierda de quien pueda llegar a convertirse en el nuevo Presidente de la República, además será quien firme la Nueva Constitución… la cual seguramente tendrá una campaña, en el mes donde se tenga que volver a las urnas, para aprobarla o rechazarla; y la Derecha gastará los últimos cartuchos para que otra vez su opción del #Rechazo tenga alguna respuesta ciudadana. Como ven, aún hay mucho paño que cortar, así que por ahora me centraré en esto que se nos avecina, que es la Presidencial en etapa de Primarias.

Realizadas las Primarias se pondrá bastante interesante el panorama electoral,  ya teniendo al menos dos representantes de las fuerzas que han marcado una tendencia; de seguro aparecerá la carta que esperan algunos ansiosos y que será el aterrizaje de doña Yasna Provoste, la cual puede que se mida en una primaria con Paula Narváez, donde es del todo posible que la Presidenta del Senado logre aventajar y sea la tercera carta que entre al ruedo presidencial de noviembre, sumándose otros que revolotean con la tentativa de ir en la papeleta y que serán opciones en menor escala, pero necesarios siempre, para que esto tenga más divertimento para los asistentes al nuevo ruedo —o ruido— que se está generando.

WhatsApp-Image-2021-06-27-at-21
El Mercurio, semanas antes del Plebiscito de octubre de 2020, publicó una encuesta donde la opción #Rechazo empataba a la opción #Apruebo. Terminó ganando esta última opción con casi un 80% de los votos. En estos últimos días, publicó la ‘encuesta Cadem’, la que es una estafa. En ella, aparecen Yasna Provoste y Joaquín Lavín como ganadores ante Daniel Jadue. El Mercurio miente, y lo hace impunemente.

Cuando logramos entender y abriendo los resultados de las últimas elecciones, es muy probable que tengamos una segunda vuelta presidencial en la cual se midan dos fuerzas de Izquierda, porque —seamos honestos— los  cuatro representantes de la derecha, como alternativas, no logran hacer uno bueno: son de lo más mediocre que pueden levantar y eso no quiere decir que haga fácil el panorama para los demás competidores, pero sí no complica demostrar lo que representan y en qué estado de descomposición se encuentra el lado en el que están abanderándose.

El niño de los tatuajes no es alguien que logre aventurarse mucho en un discurso de peso; tiene, además, que explicar bastantes cosas de sus malos manejos en el BancoEstado y, bueno, su paso por la CORFO no ha sido del todo satisfactorio; pero más allá de aquellos antecedentes, la fabricación de su discurso convence a un Chile que hoy sí está atento de quién es cada uno de los que entran en esta contienda electoral.

Luego, tenemos al defensor de una de las instituciones más siniestras y desde ahí poco se puede acotar. Es muy mala su forma de posicionarse cercano a la gente, sobre todo cuando como ministro de un gobierno a la deriva él fue parte del problema y difícil que por salirse de ese gobierno hoy pueda convertirse en parte de la solución. Otro que poco convence o no convence es el exministro de Piñera, que tiene una Parada muy poco creíble, menos cuando se lo veía aplaudiendo un IFE de 65 lucas y que su medida de un pan de élite es de 10 mil pesos el kilo.

En serio, los candidatos dan bastante vergüenza, y dejo para el final al eterno candidato, ese que va en su tercer intento y correrá la misma suerte de Keiko Fujimori del Perú; ni aunque tenga una empresa de publicistas pro y que sepan sacar provecho de sus discursos básicos como el llamadito de teléfono para evitar el consumo de marihuana, estamos claros que como alcalde puede tener buena chequera y ser cosista; pero si nos recordamos, a este cosista en la municipalidad de Santiago le fue de horror: si no me creen, pregúntenle a su sucesor Raúl Alcaíno y la herencia de jodas de las que tuvo que hacerse cargo tras recibir ese municipio. Por eso, no me cuesta hacer la sentencia de decir que de los cuatro no hacemos uno.

Entonces, si me preguntan donde se pone bueno todo, es en el terreno de que, al final, la eventual segunda vuelta se defina entre dos sectores de izquierda: uno encabezado por Provnaez (Provoste o Narváez) y Jadbor (Jadue o Boric).

En política todo es voluble —lo dije y lo repetiré— y todo es posible, desde la desesperación de la Derecha que termina convocando a votar por quien vaya a la Segunda Vuelta Presidencial en representación de la ex Concerta y ver a los socialistas —y no los Sociolistos— pidiendo votar por el abanderado de la Izquierda del Apruebo Dignidad.

Como se puede observar, el panorama se pone entretenido, y bueno, estaremos también atentos a cuando comiencen las campañas de terror que ya se avecinan. Solo les pediré a los que van por la Derecha que ya el tema de comerse las guaguas es muy añejo y que el Chilezuela o convertir Chile en una Cuba ya fue y no les resultó; así que, a los creativos —si es que los tienen— es el momento de inventar nuevas patrañas, ya que con todo lo anterior no convencen y no es el Chile de los 70 el que se puede volver a vivir: las condiciones históricas son muy distintas, el Chile actual es muy diferente y está bastante despierto y empoderado.

Continuará…

Simplemente asimétrico

Al presionar a Israel para que entregara territorios ocupados a cambio de la paz: “No estamos pidiendo la luna”. (Yasser Arafat)

SEGÚN EL DICCIONARIO de la Real Academia Española, la definición de asimétrico es falta de simetría, es decir, desproporcionado, desparejo, desigual. En el caso de las guerras —al menos— son necesarios dos ejércitos para ejecutarla, y si las diferencias entre ambos son inmensas, como en el caso del reciente enfrentamiento israelí-palestino, la lucha es asimétrica.

Los ataques israelíes en Gaza dejaron al menos 243 palestinos muertos, incluidos 100 niños y mujeres, y más de 1000 heridos, mientras que entre los israelíes al menos 12 personas murieron; una proporción de 20 a 1. ¿Puede algún analista militar explicar racionalmente un conflicto en que más del 95% de las muertes están de un solo lado?

Ahora bien, desde hace tiempo las desproporciones militares y económicas entre Israel y Palestina son expuestas de manera reduccionista: en el caso militar la guerra es revelada como el enfrentamiento entre misiles y hondas, y del lado económico ni siquiera se contrasta. Tratemos de ver las diferencias existentes, ya que los periódicos no solo exhiben una guerra fantasma entre dos ejércitos, sino entre dos naciones con igualdades económicas.

Fuerza militar

Israel es uno de los países que más gasta en defensa en el mundo. De acuerdo con una evaluación del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, en 2019 se ubicó en el lugar 15 mundial en cuanto a su gasto militar, con 20.5 mil millones de dólares; Palestina no aparece en el listado.

Global Fire Power ubica al ejército israelí dentro de los veinte ejércitos más poderosos del mundo; de hecho, ocupa el puesto 20 entre 140 países relevados para el 2020. Esta clasificación de poder de fuego utiliza más de 50 factores individuales para determinar la puntuación de PowerIndex de una nación determinada, con categorías que van desde el poder militar y las finanzas hasta la capacidad logística y la geografía. Extrañamente, Hamas, que gobierna la franja de Gaza, no está en el listado, porque no tiene categorías que ingresen en los indicadores.

Israel, con una población de 9 millones de personas, tiene cerca de 170 mil efectivos militares en actividad, de acuerdo con las Fuerzas de Defensa israelíes. En contraste, y para poder tener una dimensión, el ejército británico cuenta con 195 mil soldados activos, para una población de 66 millones. Es decir, que con una población 7 veces mayor, el Reino Unido tiene solo 20 mil soldados más que Israel.

Divididos política y territorialmente, los palestinos no tienen un Estado y tampoco fuerzas armadas oficiales. Las brigadas Qassam, la rama armada de Hamas, tienen entre 7 mil y 10 mil combatientes, según estimaciones de International Crisis Group. Otro grupo armado palestino, llamado Yihad Islámico, tiene cerca de 9 mil combatientes. O sea, que la franja de Gaza, continuamente atacada, tendría 19 mil militantes en las brigadas, lo que daría 1 combatiente cada 105 personas, mientras que israelí tiene un soldado armado cada 47 personas.

El Estado sionista comenzó a consolidar su industria militar desde la operación Margen Protector de 2014, cuando, con armas israelíes, unos 2 mil 200 palestinos fueron asesinados con tan solo cinco bajas del bando israelí, en un bombardeo que duró 51 días. Los medios comenzaron a enfocarse en el uso de nuevas armas de producción nacional.

A partir de ese momento, la industria israelí se convirtió en una de las más grandes exportadoras de armas del mundo. Armas de fuego, municiones, aviación de combate, tanques, vehículos militares, tecnologías de inteligencia, espionaje y hasta entrenamiento de combate. Debemos quitar de la industria las 90 ojivas nucleares, que, al parecer, todos saben que Israel tiene, pero ellos no reconocen. De más está decir que Palestina no tiene industria bélica, aunque nadie sabe bien cómo llegaron los cohetes a la franja de Gaza, como veremos.

En cuanto a equipo aéreo, Israel cuenta con una fuerza aérea cimentada, llamada Kheil HaAvir, que cuenta con 34 mil soldados. De acuerdo con estimaciones, Israel tiene casi 700 jets de combate. Hamas y los palestinos no tienen fuerza aérea.

La marina de Israel tiene al menos 4 corbetas, buques de guerra, casi una decena de barcos lanzamisiles, cinco submarinos, medio centenar de buques patrulleros y 2 buques auxiliares. En contraste, Hamas solo cuenta con algunos buques pesqueros.

Durante el reciente conflicto, y también en el pasado, Israel se ha quejado por la cantidad de cohetes que Hamas ha lanzado a su territorio. De acuerdo con la propia inteligencia israelí, según reportó Jerusalem Post, Hamas tiene decenas de cohetes con un rango de alcance de entre 100 y 160 kilómetros que, lanzados desde Gaza, pueden llegar a casi cualquier lugar de Israel. Lo que no se entiende es cómo, al estar rodeado por ejército israelí en la franja de Gaza, pudieron ingresar cohetes o los insumos para fabricarlos. Suena al cómico relato que Colombia había creado el avión invisible para ingresar drogas a EE. UU.

Antes de pasar a Israel en cuanto al sistema misilístico y de defensa, debemos dejar claro —y seguramente lo han visto en imágenes— que Palestina no tiene ni alarmas antimisiles ni antiaéreas, mientras que para defenderse de los cohetes lanzados desde Gaza, Israel cuanta con su sistema antimisiles conocido como El domo de hierro, que detecta la entrada de los ataques e intercepta un 90% de los cohetes, cuya eficiencia destructiva es bastante discutida.

Del otro lado, Israel posee sofisticados sistemas de misiles balísticos y de crucero que tienen nivel nuclear. Uno de los más famosos, el Jericó 2, tiene un rango de alcance de unos mil 500 kilómetros, según The Nuclear Threat Initiative, y según otros reportes alcanzaría hasta 3 mil 500 kilómetros.

Economía

En cuanto a la economía, fuente de un misterio inagotable, trataremos de correr su velo. La población de Palestina ronda los 5 millones, dividida en 2 millones en Gaza (40%) y el 60% restante en Cisjordania. Esto, desde el punto de vista político-geográfico —como veremos—, es central. Palestina tiene una disputa interna entre Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, y Fatah —a veces llamado Al-Fatah— organización político-militar palestina, fundada por Yasser Arafat, que gobierna Cisjordania como la Autoridad de Palestina.

Tabano_Asimetrico_02
Yasser Arafat en su juventud

La Autoridad no ha intervenido en la nueva escala bélica con Israel, ya que entiende que se pueden conseguir mejores resultados mediante las negociaciones que con las armas. Lo cierto es que Israel, si bien negocia con Fatah, tiene centrado su reclamo en que la Autoridad Palestina no puede contener a Hamas, que gobierna la franja de Gaza. Hamas es para Israel el pretexto ideal para negarse a entablar negociaciones con la Autoridad Palestina; si no existiera, Israel tendría que inventarla.

El PBI de Palestina es de U$S 16 MM, unos 3.000 dólares per cápita, unas 10 veces inferior a Israel, según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina (quienes quieran datos pueden consultarlo en Palestinian Central Bureau of StatisticsPCBS—). Hay un 26% de desempleo total, pero con una fuerte diferencia entre la franja de Gaza y Cisjordania. La primera tiene un 55% de desempleo mientras que Cisjordania un 18%. Se sabe que unas 120.000 personas trabajan en Israel (20.000 de ellos en asentamientos), aunque solo la mitad tienen permisos oficiales de trabajo.

De los 27 mil km2 de la Palestina histórica, la franja de Gaza —en la actualidad— abarca 364 km2, o el 0,013% de la antigua Palestina. Y Cisjordania representa el 20%. Es decir, Israel tiene el 80% de la remota Palestina, lo que inhibe la economía. Uno de cada tres desempleados vive con menos de U$S 5 en el límite de la pobreza, lo que representa el 9% en Cisjordania, pero el 46% en la Franja de Gaza. En 2018, el informe del Programa Mundial de Alimentos alertaba que el 70% de la población palestina se enfrentaba a la inseguridad alimentaria, sin bombardeos ni pandemia.

El crecimiento del producto tiene como media una tasa del 4,5% desde el 2010 en adelante, salvo bombardeos (2014) el PBI cayó un -0,2%. Los 53 años de ocupación israelí de palestina no solo han dado la ocupación más prolongada de la historia reciente, se han caracterizado además por la reversión del desarrollo, la represión del potencial humano y la denegación del derecho al desarrollo.

La ocupación ha debilitado en extremo los sectores agrícola e industrial, con el consiguiente menoscabo de la competitividad de la economía del Territorio Palestino Ocupado a nivel nacional e internacional. Como solo se explota 1 de cada 5 hectáreas de tierra cultivable y más de 9 de cada 10 hectáreas cultivadas carecen de irrigación —a lo que se suma la prohibición de importar los fertilizantes necesarios y otras restricciones impuestas por Israel— entre 2015 y 2016 la producción agrícola disminuyó un 11% y la proporción del producto interno bruto (PIB) correspondiente a la agricultura se redujo del 3,4% al 2,9%.

La falta de acceso al agua, la pérdida de tierra de cultivo por ocupación o por el muro, y la incapacidad de movilidad han impactado fuertemente sobre la producción palestina, sobre todo de frutas, verduras y olivares. En estos 53 años de ocupación, Israel tiene 600 mil nuevos colonos, que se apropiaron de 100 mil hectáreas, destruyeron 50 mil viviendas y restringieron la circulación a 4.9 millones de personas. Con la pérdida de tierras y la falta de agua, los productos más importantes de exportación, como muestra el cuadro, compuestos en un 37% por frutas, verduras y aceite de oliva, han disminuido.

Tabano_Asimetrico_01
Fuente: El Tábano Economista, en base a datos oficiales

Las monumentales tasas de desempleo son un obstáculo sobre todo para la juventud, así como la falta de movilidad. A menos que se inviertan las tendencias actuales, seguirá creciendo el desempleo, caerá el ingreso per cápita, se agravará la inseguridad alimentaria y la pobreza seguirá aumentando, todo lo cual hace crecer el riesgo de que se produzcan crisis políticas alimentadas por el deterioro económico.

Las salidas al desempleo son escasas. El turismo, que podría ser un nicho importante por explotar, ha quedado de lado. Palestina es la cuna de la religión cristiana, judía y musulmana, lo que da una riqueza cultural y arquitectónica que podría impulsar la industria turística, pero Gaza no tiene aeropuerto y está bajo constantes ataques, mientras que Cisjordania está ocupado por una base militar israelí que impide —entre muro y retenes— la normal circulación de turistas. Por lo tanto, el acceso obligado para el viajero es el aeropuerto de Israel, y son sus empresas, entonces, las que manejan casi la totalidad de alojamientos, excursiones y compras, y recogen las ganancias que producen esos rubros.

La formación de capital humano se encuentra entre escombros, por lo tanto, la capacidad de exportar servicios se encuentra sepultado bajo ellos. Las importaciones están totalmente restringidas, al punto de tener prohibida la instalación de equipos de telecomunicaciones. Según el Protocolo de París, los aranceles para la tecnología son los mismos que Israel, que tiene protegida su industria.

La franja de Gaza ha dependido de la ayuda externa y la recaudación impositiva de la Autoridad Palestina, quien a través de su presupuesto destina la mayoría de estos fondos a ayudar a las familias de atacantes palestinos abatidos o encarcelados por Israel.

Durante el 2019 Israel comenzó a congelar una parte de los fondos que recauda en impuestos y aduana a nombre de la Autoridad Palestina. En respuesta, Fatah rechazó el dinero recaudado por Israel U$S 190 millones mensuales, el 60% de la recaudación fiscal mensual, lo que afectará directamente a los miserables habitantes de la franja de Gaza. Estas sanciones están ocurriendo desde 2007, cuando Hamas ganó las elecciones en Gaza. Desde el bloqueo, el 85% de la industria de la Franja ha dejado de funcionar.

¿Se entiende ahora lo que es la asimetría?

¿Iniciativa privada principal factor del desarrollo en Chile? Mito empresarial

En Chile el Estado ha sido pionero en la puesta en marcha de los sectores vitales de la economía. Luego han venido los empresarios exigiendo a gritos su tajada… gratis.

EL EQUÍVOCO Y ZIGZAGUEANTE expresidente Ricardo Lagos Escobar, en una de sus bien pagadas asistencias a encuentros con empresarios (tanto en Chile como en el exterior), manifestó: “el 95% de la maquinaria económica chilena está en manos de capitales extranjeros y funciona bajo los parámetros del Tratado de Libre Comercio (TLC)”, palabras que arrancaron no sólo vítores de los empresarios asistentes sino, también, lágrimas de emoción.

Cualquier persona que disponga de escasa información y carezca de verdaderos deseos de ponerse al día en cuanto a datos irrefutables respecto del tema, será sorprendida con los pantalones caídos a la altura de los tobillos, por lo que fácilmente tragará cualquier tipo de hostia ideológica que se le proporcione. Esa es exactamente la situación que ha permitido al mega empresariado —y a los sectores políticos que administra— imponer en la mente de la mayoría de la población chilena la idea que esta repite como eco lejano: “el principal factor de desarrollo en nuestro país se encuentra en la iniciativa privada, en la capacidad y audacia de los empresarios que son quienes proporcionan trabajo remunerado y desarrollan avances en lo tecnológico”.

De tanto reiterarse este canturreo, la musicalidad de tan audaz afirmación permitió su transformación en mito. Lo que a continuación se expone, no es nuevo ni constituye descubrimiento alguno. Por el contrario, se trata de parte esencial de un antiguo artículo que escribí a comienzos del año 2013 y que, ahora, me parece saludable y oportuno reiterarlo. Transcribo lo esencial de ese antiguo documento para que sus datos queden estampados en el ciberespacio cual impronta indeleble e indesmentible, ya que desde su publicación han transcurrido más de dos años y nunca hubo desmentido alguno. Por el contrario, cada día que transcurrió desde aquel entonces, ha servido para ratificar lo dicho.

La falacia y la mitomanía, definitivamente, son parte viva de la ensoñación de los políticos derechistas y de muchos empresarios que se distinguen por las vivarachadas y pasadas a la punta que los ‘prestigian’ según destaca la siempre servil prensa nacional.

Seamos claros y directos: la empresa privada (o los privados) NUNCA han arriesgado un maldito peso ni un jodido dólar para iniciar negocios que no cuenten con la absoluta certeza de arrojar más de un 100% de ganancia en menos de un semestre. ¡¡Nunca!!

Los hechos concretos y fríos —la historia de nuestro país— así lo demuestran. Veamos, recorramos, aunque sea sucintamente, algunos ejemplos que certifican lo anterior. Señores empresarios, tomen asiento y lean.

Período 1884 – 1930: capitalistas ingleses, españoles y chilenos, interesados en el NaNO3 (nitrato de sodio, o ‘salitre’) del Norte Grande ubicado en Tarapacá y Antofagasta (en ese entonces provincias peruana y boliviana respectivamente), influyeron en el gobierno chileno para que este declarase la guerra a Bolivia y a Perú, en la certeza de triunfar antes de un quinquenio debido al mejor arsenal bélico que poseíamos los ‘australes’ (como nos llamaban en Europa en aquellos años).

Arturo_North
John Thomas North, el famoso ‘Rey de los Nitratos’ (The King of the Nitrates).

Londres y Madrid apostaron a las tropas chilenas; las nutrieron con fusiles, barcos y trenes para asegurar la victoria. Una vez conseguida, se agenciaron los yacimientos salitreros y estructuraron ‘un estado dentro del estado’ con el visto bueno —y vista gorda— del gobierno central sito en Santiago. El caso del británico John North sobra para ejemplificar lo anterior, agregando que fue ese inefable súbdito de la City quien impulsó el derrocamiento del gobierno constitucional del presidente José Manuel Balmaceda, el año 1891, mediante una guerra civil encabezada por el siempre clasista y cipayo Congreso chileno.

Período 1930-1971: el Estado chileno entrega a empresas norteamericanas la extracción y producción de cobre ubicado en minerales como Chuquicamata, El Salvador, Potrerillos y El Teniente, pese a que todos ellos habían sido descubiertos (y explotados en primera instancia) por mineros pobres que contaban con el apoyo del fisco, pero en menos de lo que demora un gallo en pisar la gallina más prometedora del corral, el Estado entregó la administración y bolicheo del cobre a manos extranjeras, específicamente estadounidenses como aquellas empresas con nombres conocidos, tales como Andes Cooper, Kennecot and Anaconda Company, Braden Cooper Mining, y otras.

Arturo_Sewell
Entrada a la mina de Sewell, en la Región de O’Higgins. Esta, era perteneciente a la Braden Cooper Mining.

En el mes de julio de 1971, con el voto consensuado del Congreso Nacional, el presidente Salvador Allende nacionalizó las minas de cobre y el cobre chileno en toda su extensión, magnitud y ubicación. Pero, en 1974 la dictadura ultraderechista militar-empresarial, mediante el concurso profesional de José Piñera Echeñique (hermano de quien es hoy Presidente de Chile, Sebastián Piñera, y aval y protector de este mismo), movió la mano del ignorante y torpe general Pinochet Ugarte para que el totalitario genocida firmase una ley que dejaba en manos de privados —y mega empresarios extranjeros también— más del 70% de los yacimientos de cobre sitos en nuestro país.

Arturo_Corfo2
El edificio de la CORFO en la actualidad.

Período 1939 – 1973: el violento terremoto que en el mes de enero de 1939 destruyó las ciudades de Chillán y Concepción cobrando más de treinta mil víctimas, apenas iniciado el gobierno de Pedro Aguirre Cerda, otorgó al mandatario radical la posibilidad de crear la CORFO (Corporación de Fomento de la Producción), institución fiscal que durante más de cuatro décadas investigó, propuso, invirtió (dinero del estado chileno) e inició exitosamente actividades fabriles y productivas en áreas donde la empresa privada había asegurado que ‘no existía posibilidad alguna de gerenciar ni administrar nada’. Sin embargo, la CORFO lo hizo exitosamente. Ahí estuvieron, en su momento, empresas de total éxito como CAP (Huachipato), ENAMI, SERCOTEC, INACAP, IFOP, SENCE, IANSA, ENDESA, la UTE, Centrales Hidroeléctricas, Chile Films, ENAP, MADECO, ENTEL, TVN, y una multitud de empresas (más de 300) de rubros varios, como textiles, metalmecánica, agrícola, maderera, pesquera, automotriz (Fiat, Citroën y Peugeot), vestuario, etcétera. Decenas (quizá centenares) han sido las pioneras empresas creadas por CORFO, las cuales, una vez demostradas sus capacidades ‘económicas’, fueron EXIGIDAS por los capitales privados como elementos aptos para la privatización.

Arturo_Yagan
Folleto de época para el Citroën Yagan, fabricado íntegramente en Chile. Se destaca en una parte la colaboración de la Corfo. (Corfo-Citroën)

Período 1964-1973: durante dos siglos los terratenientes criollos mantuvieron sus propiedades en el más absoluto nivel de ‘no producción’, puesto que el 70% de esos extensos kilómetros cuadrados o hectáreas de fundos y haciendas —según datos de la ex CORA, Corporación de la Reforma Agraria— estaban improductivos, dejados a la mano de Dios, constituyendo simples e inútiles paisajes.

El presidente Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964) inició, aunque tibiamente, el proceso de reforma agraria que sería incrementado y terminado por los mandatarios Frei Montalva (1964-1970) y Allende Gossens (1970-1973) a través de instituciones como CORA, INDAP e INIA. Una vez que esos gobernantes triunfaran demostrando que Chile sí podía ser una potencia en producciones frutícolas y madereras (todas ellas, hasta ese momento, administradas por el Estado), los inversionistas privados —pontificando respecto de la ‘utilidad de la iniciativa privada’— exigieron al gobierno de turno (era entonces el momento de la espantosa dictadura militar) la ‘venta’ (privatización o regalo, en realidad) de todas las empresas fiscales, incluyendo las agrícolas, lo que se efectuó vergonzosamente durante el último año del gobierno dictatorial pinochetista —principalmente en el segundo semestre de 1989—, a precios risibles y en condiciones insignificantes en su cuantía monetaria. Fue, sin duda, el mayor robo conocido en la Historia de Chile.

Arturo_Reforma
Folleto de época de la Reforma Agraria.

Período 1973 hasta hoy: ¿será necesario referirse a negociados que lindan en lo delictual, inmoral y avaro, como las AFP’s, las ISAPRES, la banca e incluso las Cajas de Compensación? Todas ellas, sin exceptuar ninguna, fueron creadas por el Estado o, en su defecto, apoyadas económicamente (con dinero de los chilenos) para su mantenimiento y mejoría, como sucedió cuando la Banca chilena quebró y estuvo a punto de desaparecer en plena dictadura (lo cual demostró, sin lugar a error, que los privados no eran capaces de administrar ni gerenciar nada que no hubiese contado con el cobijo y apoyo económico del fisco).

Y para qué hablar de los ‘regalos’ efectuados por el duopolio Alianza-Concertación a mega empresarios particulares, como ocurrió con los glaciares del Norte (Barrick Gold), las salmoneras y bosques en el sur, las reservas de agua en la zona austral, el borde costero, el mar chileno, los nuevos minerales cupríferos, y un etcétera tan largo como día lunes, pero siempre con la prospección, apoyo e inversión y primera administración del Estado.

Arturo_Pinera_Pinochet
El tirano Augusto Pinochet, delante de su Ministro del Trabajo y Previsión Social, José Piñera Echeñique.

Por cierto, este artículo podría extenderse mil líneas más relatando ejemplos indesmentibles respecto de cómo los privados han aprovechado el esfuerzo de gobiernos y sociedad civil chilena para agenciarse exitosas empresas descubiertas, iniciadas y estructuradas por el Estado, a bajo precio merced a las dádivas de los yanaconas que pululan en el Legislativo y en el Ejecutivo, a quienes la prensa servil y las tiendas partidistas mayordomiles también apoyan.

En resumen, fuerte y claro, los inversionistas privados jamás han arriesgado un mísero centavo en proyectos, fábricas y empresas que el Estado no hubiese iniciado comprobando su rentabilidad. ¡¡Y se dicen emprendedores, exitosos, generadores de empleos y mil sandeces y mentirijillas como esas…  o peores que esas!!

Sin embargo, nobleza obliga, y debemos reconocer la enorme capacidad que ha tenido el empresariado para transformar en mito su propia oscura historia. En eso, tienen verdaderos doctorados.