¿Quién maneja tu Mercedes? (El Escándalo de las AFP, Parte 2)

Por Daniel Romo Vega

Una breve advertencia

La anterior columna tenía, por cierto, una gran carga social, así como también histórica. Más allá de los detrimentos y felicitaciones que dicho trabajo ha recibido, me llamó poderosamente la atención que las malas críticas se empeñaban en mostrar la forma en que se redactaba o a despedazar los números planteados. Ninguna de ellas pudo comprobar -curiosamente- la veracidad de sus propias afirmaciones. Por lo tanto, debo decir a esta altura que el objetivo de esta saga no es el de calcular pensiones ni poner una consulta destinada a ese fin. Lo que me interesa mostrar es el contenido estrictamente social de un sistema que, a mi juicio, resulta evidentemente injusto y sólo contribuye a generar pobreza y enterrar a los trabajadores de Chile (a los cuales saludo, respeto y venero por ser yo uno más de ellos, sin grados ni títulos) en el olvido y miseria irremediable. Con esto quiero decir que acá no voy a corregir ni retractar NINGUNA de las líneas vertidas anteriormente. El que busque algo parecido a eso, puede detener la lectura en este punto, porque no le garantizo que le guste lo que viene a continuación.

Prefacio

Estoy convencido que hay algo más esencial que simples o complejos cálculos de probables pensiones. La columna anterior ha tenido un contexto más social que financiero, ya que no concibo tratar de perfeccionar un sistema que incluso las grandes potencias del capitalismo han descartado.

Anteriormente se ha tratado de dar luces respecto al “¿Cómo?” en el tema de las AFP. EN esta columna trataremos de vislumbrar QUIÉNES están en la propiedad de las 6 administradoras de pensiones chilenas. Un hecho muy importante que no se ha puesto debidamente -a mi juicio- en el debate sobre las instituciones privadas de pensiones. Debería ser fundamental hacerlo y llegar al fondo de este asunto, dada la desigualdad social acrecentada por el ejercicio de los fondos previsionales en las grandes empresas y los bancos que operan en el país.

Más aún, a lo largo de esta extensa discusión, podremos explicarnos muchas cosas. No sólo en el ámbito previsional, sino también político. Y es acá donde operan las redes de protección y lobbystas de los que las AFPs se van surtiendo y renovando constantemente. Sin ir más lejos, el expresidente del Partido Demócrata Cristiano, Ricardo Hormazábal (quien escribió extensamente sobre el tema en uno de sus libros) advirtió que las AFP en la época de la Dictadura equivalían al PEM y al POJH de los colaboradores políticos y económicos del régimen. Podemos agregar sin dolor alguno que aquellas granjerías no se la han reservado ni los correligionarios de partido de Hormazábal ni aquellos de los partidos de la Concertación o la Nueva Mayoría.

Así es, vamos a dar a conocer las redes políticas que están detrás de estas administradoras, y que de hecho cuestionan su propia participación o defensa en estos debates que darán pie a la auténtica reforma previsional que gran parte de los trabajadores de Chile propugnan desde hace mucho tiempo. Sobre todo si consideramos que ellos han iniciado sus propias carreras de servicio público solicitando el voto en las urnas de los ciudadanos de Chile.

Recomiendo personalmente revisar el trabajo sobre AFP PlanVital, extraído de una columna del diario El Mostrador, donde se detalla a fondo la compleja operación que concluyó con dicha administradora siendo controlada por una sociedad offshore.

Y, por cierto, confirmaremos los verdaderos intereses por parte del funcionario público N° 1 de Chile, Sebastián Piñera Echeñique. Sólo le puedo adelantar que no es sólo un episodio.

Según datos consignados a fines del 2016, poco más de 5.250.000 trabajadores cotizan en las 6 AFPs disponibles en el sistema. Éstas, aparte de la cotización previsional que recaudan, también cobran comisiones operacionales. De más está decir que estas últimas no están sujetas a la rentabilidad de los cotizantes.

Las comisiones que cobran las AFPs oscilan entre el 0,77% y 1,54%, las que se conjugan a las otras comisiones que se cobran al momento de jubilarse. Este número es que las AFPs utilizan para sus gastos generales, instalaciones, analistas financieros, etc.

Pongamos el siguiente ejercicio: AFP Cuprum es la AFP con menor participación en el mercado, aproximadamente el 6,2% de los trabajadores activos cotizan en ella. Ellos cobran el 1,48% de comisión por administración a sus cotizantes. Si todos los cotizantes reciben el sueldo medio del país, y esto es $505.000.-, se concluye que Cuprum recauda cerca de $2.433 millones de pesos mensuales.

Estimado lector, recuerde bien este número para no repetirlo demasiado en los textos: el sueldo promedio de los trabajadores de Chile, según el INE, ronda los $505.000.- mensuales.

AFP Provida: El laboratorio del monopolio.

Esta AFP ha estado en la imaginería de todos los chilenos desde 1981, año en que comenzó a operar el sistema. Cobra la mayor comisión del mercado, esto es un 1,54% del sueldo imponible (poco más de $7.770 según sueldo promedio).  Con todo esto, es la AFP que mayor cantidad de cotizantes posee en este momento: el 31,3% del total. Casi el doble del promedio si se considera la cantidad de actores del mercado. El ingreso imponible promedio de sus cotizantes alcanza los $626.216.- según datos de la Superintendencia de Pensiones a noviembre del 2017. Además, su Participación en Activos Administrados es de un saludable 26,4%, el segundo del sistema.

Hagamos un poco de historia.  El exministro de Hacienda de la Dictadura Sergio de Castro, se asoció con el empresario Alvaro Saieh para comprar AFP Provida en sus inicios. Evidentemente el negocio era atractivamente rentable para aquéllos que propiciaron su implementación. En su trayectoria lograron “bajar” diversos competidores del mercado: en 1995 se fusionó con AFP El Libertador y posteriormente absorbió a AFP Protección y AFP Unión. La solidez de la empresa tuvo una confirmación aún mayor cuando los ojos de los gigantes económicos europeos se fijan en ella.

AFP Provida, desde el año 2000 hasta 2013, formó parte de un grupo financiero que controló más del 70% de las pensiones del país. Y más aún, esos dineros fueron los que capitalizaron uno de los bancos de Chile. Me refiero al Grupo Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, o más conocido por su sigla BBVA.

Así es. ¿Recuerdan los displays de BBVA Provida, repartidos en todas las sucursales de esta AFP sin ningún cuestionamiento? Pues bien, este simple hecho demuestra la nula ética con la que operan estas empresas y la benevolencia de las autoridades chilenas al no poner cotas ni reparos a esta situación. Aún más… le adjudicaron otro “pituto” adicional con el que se beneficiarían y controlarían el mercado de las pensiones en casi tres cuartas partes del total. Era el comienzo del seudomonopolio.

En momentos en que Chile se dividía conmemorando los 30 años del Golpe de Estado que terminó con el gobierno de Salvador Allende, o sea 2003, se anunciaba discretamente en los diarios de la época que el grupo BBVA ganaba para sí el contrato por 5 años para el pago de las pensiones del INP en todo el país. Esto incluye las pensiones previsionales, pensiones asistenciales y subsidios familiares.

Estos contratos eran muy apetecidos por los grupos financieros, ya que el Estado paga un monto anual fijo, con el cual se cancela la operación completa del pago de pensiones. Ni que decir tiene de la enorme cartera de potenciales “clientes” a los que se tiene la posibilidad de otorgar créditos, abrir cuentas corrientes y recibir depósitos a plazo, los cuales este mismo banco cancela con muy mal desempeño respecto al promedio vigente del mercado. A partir de ese momento, las colillas de pago de pensión tenían adjunto al eterno logotipo del INP, el de BBVA.

Tan reñidas eran estas licitaciones públicas que no estaban exentas de polémicas. Más aún, el Congreso debió intervenir en al menos una oportunidad. Como ejemplo a esta afirmación, el año 2009 el Ministerio del Trabajo revirtió el convenio adjudicado a BancoEstado a través de licitación pública para el pago de pensiones del IPS (heredera del extinto INP), para reemplazarlo por un contrato directo con el banco BBVA.

O sea, la autoridad desestima la oferta más conveniente con una empresa estatal y prefiere otorgar una forma distinta de concesión a una empresa privada. Suena raro que en pleno proceso de turbulencias económicas a nivel mundial debido a los efectos de la imperante crisis subprime el grupo español se haya ganado de tal forma el favor de las autoridades. Pero no es difícil resolver la inquietud.

AFP Provida ha tenido durante mucho tiempo redes de influencia con la Concertación de Partidos por la Democracia (Chile, la alegría ya viene…). Algunos ejemplos: Jorge Marshall, Subsecretario de Economía y posterior Ministro de esa cartera en la administración Aylwin figuró como Director de esta AFP. Otro que no se ha reservado el honor ha sido Osvaldo Puccio, Ministro Secretario General de Gobierno de Ricardo Lagos, claro que como Director Suplente, ya que dentro de sus emprendimientos está la de ser Director Consejero para Latinoamérica del Grupo Español Acciona (otro español más). También, en el directorio de AFP Provida, tenemos a la experimentada lobbysta Cristina Bitar (hija del histórico militante PPD Sergio Bitar, quien fue ministro y parlamentario). ¿La recuerdan? Joaquín Lavín contrató sus servicios como su Jefa de Campaña Presidencial el año 2005. Pero aún más llamativo fue el caso de Ximena Rincón, Superintendenta de Seguridad Social en la administración de Michelle Bachelet, quien no tuvo pudores a la hora de investirse con el cargo pese a ingresar el 2006 al directorio de Provida, al mismo tiempo que José Antonio Viera-Gallo, Diputado y Presidente de la Cámara Baja en los ’90.

Poco antes del término del contrato con BBVA, se pone en venta la administradora, que a estas alturas tenía un patrimonio saludable. El grupo español deseaba sacar dividendos frescos de su adquisición. Y ese momento llega el 2013. En ese momento, la dueña de AFP Provida es MetLife, quien posee el 94,73% de los activos de la firma. MetLife es el apócope de Metropolitan Life Insurance Company, la cual, a su vez, tiene como propietarios en Estados Unidos (su país de origen) muchísimas empresas que operan en el ámbito de los seguros, fondos mutuos, administración de patrimonio y otros servicios de intermediación financiera.

En este punto, lejos de salir del ojo crítico de los analistas financieros, los nuevos dueños de AFP Provida ponen en marcha una operación impresentable pero muy beneficiosa para sus intereses. Lamentablemente el erario nacional no se benefició en nada de esta fusión. Menos los cotizantes y pensionados de la administradora.

En el año 2015, vale decir 2 años después de la adquisición, la Superintendencia de Pensiones autoriza a MetLife a crear AFP Acquisition Co. S.A. ¿La recuerda? Creo que no, a menos que haya averiguado en profundidad aspectos que la opinión pública no considera. Esta nueva AFP no inició actividades ni puso oficinas, tampoco buscó afiliados ni menos cotizantes. Simplemente fue una empresa de papel que permitió a MetLife fusionar la cartera de AFP Provida. Dicha operación generó $182.265 millones de pesos de utilidades por el acceso a beneficios tributarios contemplados en la legislación chilena.

Hoy en día, tanto Provida como el Banco BBVA ya no pertenecen al mismo consorcio. Tampoco está en sus manos el contrato directo con el IPS, el cual ya está en poder y ejercicio de BancoEstado. Pero la historia sobre cómo se forjó en una oportunidad uno de los grandes gigantes previsionales en Chile está a la vista y no queda más que cuestionar el verdadero rol del Estado a través de las autoridades, sobre todo de la Superintendencia de Pensiones (SSPP) y la de Valores y Seguros (SVS), como asimismo, saber si sus sensores analíticos de estas operaciones estaban

AFP Habitat: Construcción de desigualdad.

Esta es la segunda administradora más grande del sistema con un 20% de cotizantes del sistema, los cuales tienen un ingreso promedio imponible de $834.834.- y su Participación en Activos Administrados es el más grande de todo el sistema con un regio 27%. Y también fue fundada en 1981. Inició sus operaciones en forma bastante precaria, con tan sólo 40 trabajadores llegados desde la Caja de Compensación Los Andes. De hecho ocupó sus dependencias regionales.

El dueño de AFP Habitat es la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). Esto lo ejerce a partir de dos filiales de su sociedad Inversiones La Construcción, con las que controla el 80,58% de la compañía.

En este punto, la formación y consolidación de esta AFP es bastante menos turbulenta e intricada que las competidoras. Hasta podría llegarse a pensar que no representa grandes preocupaciones en ese aspecto. Pero acá me permito volver a lo planteado en la primera parte de esta saga, al explicar lo que sigue.

La CChC es la Asociación Gremial más grande de Chile. Su misión es “promover el desarrollo y fomento de la actividad de la construcción”. Con esto, no es de sorprenderse que la CChC sea uno de los conglomerados financieros más grandes del país, al nivel del Grupo Luksic.

Entre las empresas que controla la CChC están:

  • Isapre Consalud;
  • Clínica Bicentenario;
  • Mutual de Seguridad;
  • Clínicas RedSalud;
  • C. C. A. F. Los Andes;
  • Aseguradora ConFuturo; y
  • CorpSeguros.

Resulta aún más desconcertante que la CChC, aparte de estos negocios, controla colegios (Pumahue, Manquecura y Namuncura) y es sostenedor de una decena de liceos municipales.

Y acá vemos que la CChC mantiene intereses directos en los tres pilares fundamentales en los que una sociedad se sostiene y que han sido controversiales para todos los chilenos. Me refiero a Educación, Salud y Previsión Social. Anteriormente se ha señalado en la columna que el tema de las antiguas villas y poblaciones era uno de los estandartes esenciales de las antiguas Cajas de Previsión y Sindicatos de Trabajadores. Claramente, estos derechos arrebatados a los trabajadores durante la Dictadura (cuando el ministro del trabajo era José Piñera Echeñique, dicho sea de paso) son el terreno donde campea sin contrapeso este gigante financiero, despojando al 50% de las familias de Santiago de la posibilidad de obtener una casa propia. Eso también incluye la discusión coyuntural que se ha venido gestando hace más de una década en materias tan importantes como son las salud y educación. Se puede inferir sin temor a equivocarse, dados estos antecedentes, que AFP Habitat ha crecido fundamentalmente de los derechos usurpados a todos los trabajadores de Chile.

En cuanto a su red de protección e influencias políticas, se han sostenido desde los albores de la firma. Martín Costabal, quien fuera el último ministro de Hacienda de la Dictadura, llegó a ser su Gerente General. Entre los más connotados influyentes de Habitat se encuentra José Antonio Guzmán Matta, como presidente del directorio. También presidió la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), sin contar que también es consejero del Instituto Libertad y Desarrollo (algo así como como un Centro de Formación Técnica para titularse de dirigente de la UDI). También llama la atención Klaus Schmidt-Hebel, quien figura en su directorio como Director Independiente. Y eso explica su “genial” idea de posponer la edad de jubilación tanto a mujeres como a hombres en 5 años. Entre sus empleos destacan ser Gerente de Investigación del Banco Central y Director del Departamento Económico de la OCDE. No olvidemos que en 2013 lideró el grupo Res Pública, la que presentó un total de 95 propuestas al país y que fue solicitado y financiado por Andrónico Luksic. Desconocemos, de todos modos, el alcance real de las propuestas de este grupo en la práctica y el beneficio social que éstas implementen.

Por eso es importante notar el contexto social de las previsiones en Chile. Porque no sólo se trata de los dineros de todos los chilenos, sino también de sus derechos, los que han sido conculcados y transformados en un negocio con fines de lucro. No olvidemos que las ganancias de la industria en estos 35 años de operación alcanza los $ 5.000 millones de dólares, aproximadamente un 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

AFP Capital: el Gremialismo “caribeño”.

Actualmente AFP Capital es la tercera mayor AFP del país, contando en estos instantes el 16,9% de los afiliados y cotizantes del sistema (llegó a tener un 22,3% antes de su “tormenta interna”). Entre todos ellos alcanzan un ingreso promedio de $768.319.- y su Participación en Activos Administrados logran un muy digno 19,6% (igualmente llegó a tener un 22% en este índice, lo que da cuenta de la magnitud de sus turbulencias internas).

Su historia se parece mucho a varias de las AFPs de Chile, aunque sus obetivos distan mucho de lo que son actualmente los manejos financieros y bursátiles. En 1981 inicia operaciones en el mercado la Sociedad Administradora de Pensiones Santa María, la que fue adquirida en el año 2000 por la Internationale Nederlanden Group (ING). Este gigante de origen holandés tiene una infinidad de negocios en servicios bancarios, honorarios e inversiones. Dados los excelentes índices de rentabilidad que esta AFP logró mantener a partir de la adquisición del gigante holandés, En 2007 ING logra anexar para sí la cartera de AFP Bansander (la cual, unos 10 años antes, había hecho lo propio con la AFP Summa, conformando una figura similar a la ya analizada anteriormente, esta vez la fusión se llamó AFP Summa-Bansander), lo que conjuntamente con la crisis subprime de 2008 iniciaron la debacle de ING Santa María e ING Bansander. Las rentabilidades en los multifondos no lograban repuntar aun cuando se realizaban todos los esfuerzos técnicos posibles. ING, una vez fusionadas ambas carteras antes mencionadas, no salía del último lugar en los rankings de rentabilidad anual.

Haciendo justicia al esfuerzo de su enorme equipo de analistas de inversiones, debemos decir que esa época fue la segunda vez en que TODAS las AFPs perdieron rentabilidad en sus fondos. La primera ocasión fue cuando se instauró el sistema, específicamente entre 1981 y 1983.

Posteriormente, en 2011 la AFP vuelve a cambiar de manos, esta vez al Grupo Empresarial Sura, quien se hace con el 99,65% de las acciones.

Sura es un grupo de capitales colombianos que además tiene en su propiedad: Bancolombia, Grupo Argos y Grupo Nutesa. Esta última compró en 2013 al Grupo Luksic la empresa Tresmontes Luchetti S. A. De modo que la empresa que elabora y distribuye los jugos Livean y Zuko, las pastas Luchetti y Talliani, el arroz Miraflores y los cafés Monterrey, Gold y Tempo -entre otros de sus productos- es “pariente” de AFP Capital en estos momentos.

El cambio de propietarios parece ser una decisión acertada, pues al año siguiente, en 2012, AFP Capital tuvo un alza de 80,2% en utilidades de un año a otro, obteniendo $84,9 millones de dólares en utilidades. No obstante, su participación de activos e inversiones no dejan de vivir su tormenta en el mercado de valores, manteniendo a la firma en el último lugar en rentabilidades.

Apenas debutada la propiedad del Grupo Sura en el negocio, nombran a Eduardo Vildósola como Gerente General. Éste logra notoriedad en los medios con la polémica que surgió tras filtrarse un video donde aparece él junto a empleados de AFP Capital a bordo de un yate en el Caribe el año 2017. De todos modos, más allá de los fondos comprometidos en aquel paradisiaco y fastuoso viaje, la imagen de Vildósola y sus colaboradores dista mucho de la realidad de la firma, donde sistemáticamente ha sido desarmada su área de inversiones, tratando de encontrarle la vuelta a los malos resultados de la AFP. Recién en 2014, con la llegada de Francisco Guzmán a la Gerencia de Inversiones, se logró poco a poco estabilizar la “silla musical” de esa área de la empresa, y recién en 2017 se logró reordenar los índices en rentabilidad, aunque aún están muy lejos de los obtenidos en la década anterior, donde AFP Capital logró liderar durante 7 años seguidos en los sistemas de multifondos.

Al igual que todas las demás, también tiene su red de influencias que la mantiene en el negocio casi inalterable, a pesar de sus “ciclones caribeños” internos que la mantienen a menudo en alerta roja.

Para comenzar, tenemos a Guillermo Arthur, abogado de la Pontificia Universidad Católica (PUC), su actual Vicepresidente, fue Ministro del Trabajo y Previsión Social de la Dictadura de Pinochet. Por lo tanto se entiende que es un gran militante de la UDI, de la que ha integrado en varias oportunidades la comisión política. No nos olvidemos que Arthur, en momentos en que se criticaba el sistema de pensiones, señaló que esto ocurría debido a la “demonización de las AFP”.

Además figura como director Germán Concha Zavala, el ducho abogado -también de la PUC- que defendió a la senadora Ena Von Baer el año 2011 ante el Tribunal Constitucional (TC) debido a una acusación donde varios parlamentarios pedían impugnar su designación en el cargo parlamentario por no haber respetado el plazo mínimo antes de dejar el gabinete de Sebastián Piñera. Él fue investigador del Programa Legislativo de la Fundación Libertad y Desarrollo entre 1993 y 1997. ¿Su trabajo? Diversas cosas, incluyendo el sistema de pensiones, el sistema bancario y financiero… y la libre competencia.

AFP Modelo: el socio de todos (Sí, de todos).

AFP Modelo es la administradora más nueva del sistema, iniciando operaciones en 2010. Así las cosas se encuentra en la cuarta posición dentro del sistema, con el 14,6% a noviembre de 2017, cuyos cotizantes tienen un ingreso promedio mensual de $603.223.-. Y mejor aún, está permanentemente captando cotizantes, pero no ha sido el esfuerzo de su Departamento de Márquetin ni el trabajo en conjunto de las diversas áreas de la empresa las que están detrás de este enorme milagro de ventas. Tampoco su Participación en Activos Administrados ayuda mucho a pensar en cambiarse, ya que la firma tiene la menor de todo el sistema con tan sólo el 3%. Más bien ha sido una pequeña “oferta forzosa” de la cual esta firma aprovechó la oportunidad.

Veamos: el mismo año en que AFP Modelo comenzó a operar, la Superintendencia de Pensiones (SSPP) abrió un proceso de licitación pública para introducir un poco más de competencia al sistema. La licitación consistía en adjudicarse a todos los nuevos cotizantes -aquellos que cotizaran por primera vez- durante 2 años, desde agosto del 2010 a julio del 2012. Para esto, las AFPs debían proponer cobrar la menor comisión del mercado. La ganadora fue AFP Modelo ya que su propuesta fue cobrar un 1,14% de la renta mensual de sus afiliados (poco más de $5.750.- asumiendo el salario promedio).

En 2012, AFP Modelo vuelve a ganar la licitación, esta vez proponiendo una comisión mensual de un 0,77% (algo así como $3.900.- según sueldo promedio). Esto explica, en parte, su rápida incrementación de presencia en el sistema, alcanzando casi el promedio de presencia en el mercado. No obstante, uno a estas alturas tiende a desconfiar un poco si consideramos quiénes son los dueños del negocio.

La empresa dueña de esta AFP es Inversiones Atlántico Ltda, con el 96,14% de acciones. Su controladora es la familia Navarro Haeussler, cuya cara visible es Andrés Navarro, llamado “el Bill Gates chileno”. Su trabajo como empresario tiene unos fructíferos 40 años en Chile.

En 1974 se asocia con la Compañía de Petróleos de Chile (COPEC) y funda la Sociedad Nacional de Datos (SONDA). El éxito de SONDA se basó en la computarización y automatización de diversas instituciones públicas, partiendo por el Servicio de Registro Civil e Identificación, el Servicio de Seguridad Social y la Tesorería General de la República. Esos contratos aseguraron la supervivencia y posicionamiento de la empresa durante el tiempo.

A pocos años del Plebiscito de 1988, Andrés Navarro formó parte del Comando de Empresarios por el No. Eso le asegura relaciones fructíferas con la Democracia Cristiana y la Concertación de Partidos por la Democracia. Mal que mal, Navarro sabía que al final del trayecto el poder lo ostentaría este sector político. De este modo, durante el gobierno de Patricio Aylwin, Navarro fue nombrado Representante del Presidente en el Consejo Directivo de la CORFO.

Andrés Navarro estaba muy interesado en la modernización del Estado, de modo que se decidió a estrechar lazos con Claudio Orrego, otro activo militante DC. Como resultado, SONDA S. A. ganó importantes contratos con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo cuando Orrego fue ministro de la cartera durante la administración de Ricardo Lagos, quien propugnó la gran reforma del sistema que consistía en el sistema de los multifondos. A pesar de la gran reforma que impulsó en su mandato, el expresidente y flamante Doctor Honoris Causa de la Universidad de Harvard no cotiza en las AFPs.

Más aún, fue el pragmático empresario quien ayudó a financiar la campaña de este mismo mandatario. ¿Cómo nos enteramos? Navarro se lo enrostró a Lagos cuando el fracaso del Transantiago era más que evidente. La opinión pública se hizo eco de la polémica en ese tiempo.

A estas alturas, Andrés Navarro ya era un empresario influyente y reconocido entre sus pares y además por el Estado. Fue Presidente de la Fundación Teletón, accionista de la Universidad Nacional Andrés Bello (UNAB) y del Diario Financiero, así como también Director de la Viña Santa Rita.

Por cierto, hablábamos de la Teletón… resulta que Andrés Navarro también se asoció con Mario Kreutzberger en diversos negocios inmobiliarios. Por supuesto que fuera de todo lo que implica la Teletón. Y también fue socio en el mismo rubro con Sebastián Piñera Echeñique, con quien aprovechó de estrechar grandes lazos más allá de los negocios. Ambos mutuamente se profesan una gran amistad y comparten muchos momentos de entretención y descanso. No nos olvidemos de aquel aterrizaje forzoso de un helicóptero en 2011 donde iba el en ese entonces (y ahora) Presidente de la República a bordo de la nave. Quien pilotaba era Andrés Navarro.

Y también, dentro de sus actividades empresariales, figuró como socio de la Clínica Las Condes, donde compartía mesa en la junta con Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, ambos controladores del Grupo Penta en esos tiempos y Délano también amigo de Piñera, como veremos más adelante.

Durante sus instantes de camaradería y relajo con su amigo, Navarro se dio cuenta del enorme potencial “presidenciable” de Piñera y dejó de creer en la Concertación. La oportunidad para darle la espalda al conglomerado político explícitamente ocurrió en 2005, tras la bajada de la candidatura presidencial de la exDC a estas alturas, Soledad Alvear. Ni siquiera lo persuadió el hecho de adjudicarse otro lucrativo negocio en esa época, que mantiene hasta el día de hoy.

Tras una alianza efectuada con BancoEstado, Banco de Chile, Banco de Crédito e Inversiones y Falabella, SONDA logró conformar el Administrador Financiero del Transantiago (AFT), teniendo una participación equivalente a un 9,5 % como proveedor de servicios tecnológicos como sistema de Transporte.

Y acá volvemos al inicio. Al año 2010, cuando AFP Modelo comienza a operar como el brazo previsional de SONDA. Con todas las influencias financieras y políticas necesarias para consolidar el negocio. Y más aún, con su gran amigo como Presidente de la República. ¿Cómo no iba a funcionar, aún más si durante el período completo de Piñera en esa época AFP Modelo se adjudica dos licitaciones públicas tan convenientes?

En breve síntesis, estamos hablando de un empresario que forjó una inmensa red de influencias políticas por sí mismo a través de su inmenso patrimonio, financiando directamente a políticos para ganar negocios adicionales, con la excusa de modernizar el Estado y una cierta “vocación” de servicio público, a pesar de haber rechazado el ofrecimiento de un ministerio por parte del expresidente Frei Ruiz-Tagle. Y que, como guinda de la torta, en el mandato de su amigo Sebastián Piñera, gana dos licitaciones consecutivas para consolidar su nueva empresa en el mercado. Juzgue usted, querido lector, de qué estamos hablando.

Es tal la vinculación de SONDA en AFP Modelo que el presidente de AFP Modelo es Pablo Izquierdo Walker, quien es el fundador de I-Med y Autentia, manejadores de bases de datos de Isapres y Fonasa. Es Gerente General de esta última así como de Acepta, líder en el mercado de emisiones de certificados de firma electrónica. Todas estas empresas están vinculadas a SONDA.

Por otro lado está Felipe Matta Navarro, Director de Administración y Finanzas de SONDA México, y pariente de Andrés Navarro.

Asimismo figura como Vicepresidente don Juan Enrique Coeymans Avaria, activo miembro de la comunidad Schoenstatt desde el año 1959. Recordemos que otro de los miembros de la comunidad es el cardenal Francisco Javier Errázuriz, frecuentemente nombrado en los casos de investigación de abusos sexuales y violaciones a los Derechos del Niño de la Iglesia Católica Chilena. También, como director de AFP Modelo se encuentra al pariente del Vicepresidente, a don Juan Pablo Coeymans.

AFP Planvital: alucinante opacidad.

En el quinto lugar de las Administradoras de Fondos de Pensiones se encuentra AFP PlanVital, alcanzando un 11% de participación en el mercado y cuyos cotizantes alcanzan un ingreso imponible promedio de $544.592.-, el más bajo del sistema. También es baja la Participación en Activos Administrados, con tan sólo 3,4%, muy similar al de AFP Modelo.

Su controlador es Asesoría e Inversiones Los Olmos S.A., quien posee un 86,11% de las acciones. Esta empresa es, a su vez, controlada por Atacama Investments Ltd. O sea, una empresa dentro de una empresa. Muchas veces se usa esta figura sin que nadie sospeche nada. El problema es que Atacama Investments fue constituida en Islas Vírgenes Británicas, uno de los tantos paraísos fiscales que hay en el mundo.

En su Memoria Anual del 2015, Atacama Investments figura como propiedad directa e indirecta de Assicurazioni Generali SpA, empresa italiana que no tiene un controlador específico. A estas alturas no se conocía la identidad de los propietarios de AFP PlanVital. Así continuó el asunto hasta el 1 de Diciembre de 2016.

Pero voy a dejarles pendiente el resultado de ese descubrimiento, para hacer un poco de historia necesaria en este tema.

AFP PlanVital inició sus operaciones en 1981 asociada al grupo financiero y económico del entonces poderoso y polémico empresario Francisco Javier Errázuriz Talavera, quien contaba entre su patrimonio, además de los Supermercados Unimarc, El Banco Nacional y Renta Nacional Compañía de Seguros. Es decir, una forma muy clásica de inversiones donde la AFP se incluye como una captadora de capitales más que como un instrumento de seguridad social. Aunque el año 1989, el Banco Nacional es intervenido por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) debido a su falta de liquidez para continuar operando y, en una operación relámpago, lo vendió al entonces Banco BHIF (que más tarde sería adquirido por el Grupo BBVA y formaría equipo con AFP Provida. En negocios y finanzas a gran escala se da más seguido de lo que creemos eso de que “nadie sabe para quién trabaja”, ¿no le parece a usted?).

Todos recordamos la imagen de Errázuriz a finales de la década de los ’80 cuando se decidió a ser candidato presidencial, inventando la figura del “centro-centro” político. En el fondo, la gente no se dejó engañar por esa pantomima electoral, que encubría la eterna división de la derecha en dos candidatos presidenciales y votó por el candidato de los partidos de la Concertación, Patricio Aylwin Azócar.

Errázuriz retoma parcialmente sus negocios y AFP Planvital continúa asociada a su Grupo. Poco antes de ser electo senador por la Región del Maule, en el año 1993 fusiona AFP Invierta (también de propiedad del grupo) y, en 1996, compra AFP Concordia. Eso le da aún más estabilidad y solidez a la empresa.

En 2001 todo cambió y Errázuriz (ya desaforado de su cargo y condenado por la justicia por el secuestro de un abogado) debió generar liquidez financiera a su grupo. Lamentablemente para él, la primera damnificada de las empresas de su grupo fue AFP PlanVital. Errázuriz solicita un préstamo al Banco de la Svizzera Italiana (BSI), el que se constituyó en Chile en Octubre de 1991. Este banco toma como garantía del préstamo una prenda sobre las acciones que el Grupo Errázuriz tenía en AFP PlanVital. El dinero del préstamo es depositado a favor de la Empresa Nacional de Pesca, propiedad del grupo empresarial. Esta figura financiera es muy sospechosa, sin embrago, no se encendió ningún sensor por parte de la institución estatal imperante.

Paralelamente ocurre otra jugada: en mayo de ese mismo año 2001, en una notaría de Santiago dos abogados anónimos crean la sociedad Asesoría e Inversiones Los Olmos (actual propietaria de AFP PlanVital), con un capital inicial de ¡$100 mil pesos! Y sin molestarse en aportar mayores antecedentes de sus dueños.

Dos meses después aparece en escena Leopoldo Enríquez, obrando en nombre del Banco BSI. Tal vez no le suene mucho, pero en Perú la cosa es muy distinta. Enríquez ha sido investigado en ese país por lavado de dinero y por sus vínculos con el ex-Jefe de Inteligencia Peruana de la Dictadura de Fujimori, Vladimiro Montesinos (algo así como el “Mamo” Contreras asimilado a Perú).

Enríquez concurre el 12 de Julio de 2001 para reafirmar la prenda de las acciones de Planvital en manos de la Empresa Nacional de Pesca. Esta otra jugada es clave, porque 20 días después, el 2 de agosto, la empresa titular de las acciones de PlanVital la traspasa a Menimax Corporation (también de propiedad de Errázuriz) y ésta, a su vez, vende el control de la AFP a la entonces flamante Los Olmos. Todo este movimiento notarial y financiero fue aprobado por Enríquez.

Después de esto, y antes de que Los Olmos adquiriera PlanVital, Menimax y Renta Nacional Compañía de Seguros Generales (también empresa del portafolio de Errázuriz) acuerdan otorgar la oferta exclusiva de venta de las acciones de la AFP a BSI Servicios Internacionales, filial del Banco BSI, de origen suizo (si bien el banco tiene nombre italiano, tiene capitales suizos). Leopoldo Enríquez firma nuevamente por esta empresa, encaminando al grupo que representa a la adquisición de los papeles de AFP Planvital.

El 16 de noviembre de ese movido 2001 se reúnen Manuel Casanova de Inversiones Los Olmos y Sergio Chapuzzeau, estadístico de AFP Magíster. Es acá donde aparece el Grupo Inverlink, propietaria de AFP Magíster en ese entonces. (Podemos decir, a modo de anécdota histórica, que AFP Magíster inició operaciones asociada al Colegio de Profesores). El presidente y dueño de Inverlink era Eduardo Monasterio, fallecido en 2015. Monasterio ingresó a la cárcel a fines del año 2003 debido a la extracción ilegal de $84 mil millones desde la CORFO tras el derrumbe de su Grupo en un intento de salvarlo de la pérdida total.

En la reunión ya mencionada, se informa que BSI Servicios Internacionales decidió cederle a Los Olmos la oferta exclusiva de venta de las acciones de AFP PlanVital hecha por Menimax y Renta Nacional. En el fondo, están en juego ni más ni menos que 9,9 millones de acciones que representan casi el 100% de la AFP.

El pago al grupo Errázuriz es de $22 millones de dólares y lo hace AFP Magíster (propiedad de Inverlink), “por cuenta de Los Olmos, y será pagada en la forma señalada en el convenio suscrito entre el Grupo BSI y el Grupo Inverlink según lo establecido en la oferta de venta aludida de la que es titular BSI-Los Olmos”. No obstante lo anterior, el convenio entre los Grupos BSI y Los Olmos se firmó 11 días después, el 27 de noviembre de 2001.

A ver, detengámonos un poco: Los Olmos aspira a comprar AFP PlanVital a través de AFP Magíster (que no es suya, sino que de Inverlink) pero con fondos provenientes de BSI. Esta extraña figura de propiedad tiene una serie de hipótesis que se extienden a una completa “fotocromía financiera” evidente.

Una de ellas es que BSI deseaba comprar AFP PlanVital, pero deseaba evitar el pago de los impuestos relacionados con su inicio de operaciones en Chile: municipales, relativos a la Ley de Bancos, etc. Para esto, BSI hizo ingresar “deuda” en vez de “fondos” y es lo que se demuestra en la titularidad de las acciones prendadas de Los Olmos. Esto explica, también, la compleja trama de Atacama Investments Ltd.

Otra de las hipótesis son un poco más conspirativas, pero no por eso menos probable: lo que realmente deseaba el Banco BSI era ocultar la identidad de sus verdaderos inversionistas. Algunos señalan (aunque nadie lo confirma) que la llegada de BSI a Chile tiene que ver con los vínculos que este grupo tenía entonces con el muy polémico Banco Vaticano. En efecto, el Banco BSI había comprado el Banco Gottardo, que a su vez había comprado el Banco Ambrosiano (controlado por el Opus Dei y el P2 italiano). El Banco Ambrosiano tenía al Banco Vaticano como accionista clave y a Roberto Calvi (apodado “el banquero de Dios”) como Gerente General. El mismo Calvi (o Calvo) era su operador. Terminó colgado en un puente de Londres. Si el lector recuerda la película “El Padrino III”, sabrá de lo que estoy redactando en estas líneas.

Como dijimos, nadie está dispuesto a confirmar esta hipótesis, pero lo que me inhibe de descartarla es la siguiente pista: cierto banquero europeo (que no da a conocer su identidad, obviamente), con conocimientos en la región afirma que el Banco BSI no tiene interés de negocios en Latinoamérica. Menos en una AFP chilena. Lo que realmente los motiva a seguir en operaciones en Chile es ni màs ni menos que los vínculos políticos de banqueros del Vaticano con la derecha latinoamericana.

Esto hace más sentido aún. Si no recordamos mal, tras el estallido del escándalo sobre abusos sexuales y violaciones reiteradas por parte de los miembros de la Parroquia de El Bosque, cuyo gran perpetrador había sido Fernando Karadima y tenía una serie de encubridores entre los que se cuenta el actual Obispo de Osorno, Juan Barros, la entonces Alianza por Chile hizo una defensa férrea y “en bloque” a la sacrosanta autoridad de la Iglesia Católica chilena. Algunos, como el actual senador Manuel José Ossandón, se aventuraron a más diciendo que “no le creían” a las víctimas de los abusos. Esto incluyó una profunda maniobra mediática para bajar el perfil al escándalo, lo cual afortunadamente no ocurrió. Como remache, es recordada la intervención del empresario Eliodoro Matte ante el Fiscal Nacional de entonces, Sabas Chahuán, para interceder por Fernando Karadima argumentando la amistad entre ambos. El controlador del Grupo Matte, propietario entre otras empresas de la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP), debió echar pie atrás algunas semanas después reconociendo que “fue un error”.

Analizando las actividades del Banco BSI, es evidente que estaban orientadas a atender a clientes de alto patrimonio. En 1998 su controlador es la aseguradora Generali (italiana) y en julio de 2014 se vendió al gigante brasileño BTG Pactual por $1.700 millones de dólares. Más tarde y una vez que estalla el caso Petrobras, el grupo BTG necesita liquidez para afrontar la crisis y decide vender BSI. Aunque la AFP PlanVital quedó eventualmente fuera de la operación, debido a la intervención de la autoridad chilena, como se verá posteriormente.

Volviendo al hilo cronológico de sucesos, BSI e Inverlink se comprometieron a que, una vez que Los Olmos adquiriera Planvital con los recursos de AFP Magíster (provenientes de Inverlink) se fusionaran ambas AFPs y se dividieran el activo resultante en partes iguales para ambos controladores. Por eso la escritura pública especifica claramente que Los Olmos deberá pagarle a AFP Magíster la totalidad de los $22,39 millones de dólares, dinero que al ser perfeccionada la compraventa de acciones entre BSI como vendedora y AFP Magíster como compradora será “totalmente pagado a través de la compensación en virtud del pago de Magíster, actuando por cuenta de Los Olmos, a los actuales accionistas de PlanVital”.

Al final, no es Inverlink el que ponga los fondos para que AFP Magíster pague por Los Olmos los $22 millones de dólares. Es acá donde empieza a operar otra de las piezas de este cerrado juego de ajedrez: la Sociedad Leventina Holding, fundada por Manuel Casanova Demarchi y Orlando Sáenz, Presidente de la SOFOFA al momento del Golpe de Estado de 1973, aunque posteriormente criticó la permanencia de los militares en el poder.

EL 13 de noviembre del 2001 se reúnen los socios de Leventina y deciden un aumento de capital, que pasa de los simbólicos $100 mil pesos a… ¡$15 mil millones de dólares!. En esta operación, el mencionado Casanova no concurre al aumento pero sí lo hace Sáenz, eso sí a nombre de Atacama Investments Ltd., la cual a partir de ese momento pasa a controlar la sociedad. Lo importante de la conformación de Leventina es que ahí se genera la plata que le presta a AFP Magíster para pagar por Los Olmos la compra de Planvital. En dicha reunión, Casanova declara que hay un acuerdo previo, para que las 15.499 acciones restantes sean suscritas por Atacama Investments. El acuerdo se da por pagado en efectivo. (Eso es, $15 mil millones de dólares al contado en efectivo).

Es en este punto donde aparece por vez primera la actual controladora de AFP PlanVital, Atacama Investments Ltd., creada tiempo antes de esta complicada compra y que no es chilena, es una sociedad offshore constituída bajo las leyes de las Íslas Vírgenes Británicas -entre las que se destaca el secreto financiero-, con un capital de $21,05 millones de dólares y dividida en 50 mil acciones clase A (con derechos políticos) y 50 mil acciones clase B (con derecho a dividendos).

Atacama Investments paga “vía deuda” a la Sociedad Leventina los fondos para que ésta, a su vez, los preste a Magíster para pagar la compra de acciones de AFP PlanVital por cuenta de Asesorías e Inversiones Los Olmos. Dichos fondos fueron ingresados a través de la glosa correspondiente al Banco Central, la cual tampoco tiene mucho que decir al respecto.

Ya habíamos hablado antes que una vez que el Banco BSI solicita una garantía o “prenda” sobre las acciones de una empresa determinada para pagar un préstamo, como lo fue en el caso de Francisco Javier Errázuriz. En esta operación se hizo algo parecido: en junta de accionistas de Asesorías e Inversiones Los Olmos celebrada el 26 de noviembre de ese convulso año 2001, con Sáenz encabezando la mesa, se acuerda otorgar garantía prendaria a favor de Leventina Holding, “asociada al financiamiento otorgado a AFP Magíster destinado a pagar acciones que adquirirá de Los Olmos y correspondiente a acciones de AFP PlanVital”.

Aparte de este indicio, aparece otro que es un poco más evidente, ya que en la reunión de Leventina Holding, si bien el Banco BSI no figura como propietaria directa de Atacama Investments Ltd., son sus propios representantes y los de Inverlink los que integran la mesa directiva de la sociedad, con la creación de cuatro suplentes. De este modo, Orlando Sáenz queda como Presidente y cierran la mesa titular Manuel Casanova, Yves Gaven y Eduardo Monasterio. Acá debuta el dueño de Inverlink en sus apariciones directas en AFP PlanVital y Atacama Investments.

Como suplentes, están Andrés Orelli (actual presidente de AFP Planvital), Nicole Cárcamo, nuestro infaltable a estas alturas Leopoldo Enríquez e Ignacio Wulf, quien también sería enjuiciado por el escándalo de Inverlink a fines del 2003.

Entonces todo este enredo (que a estas alturas, estimado lector, le debe estar provocando un dolor de cabeza tanto como a mí tratando de explicarlo con los detalles necesarios) se debe a una situación paradojalmente clara: el Banco BSI no deseaba figurar abiertamente como la propietaria de AFP PlanVital así como tampoco ingresar el dinero directamente. Por esta razón forman Atacama Investments Ltd. en las Íslas Vírgenes Británicas (un paraíso fiscal) y su capital es enviado como deuda a Chile. Estos fondos ingresan a Leventina Holding, donde Atacama queda como controlador. Después de eso, Leventina le presta los fondos a AFP Magíster para pagar por las acciones de AFP PlanVital a Francisco Javier Errázuriz, quien finalmente sale de toda la operación. Recordemos, Magíster los paga a nombre de Los Olmos.

Atacama Investments tenía entre sus accionistas precisamente a Inverlink, con un tercio de las acciones clase B por lo que no figuraba en la mesa de accionistas. Orlando Sáenz tenía un 14%. El resto de los inversionistas era… desconocido. Hasta el 1 de diciembre de 2016.

Y acá empieza lo curioso: el mencionado Orlando Sáenz, a fines de febrero del 2002, habla a nombre de AFP Magíster y señala que la fusión con AFP PlanVital no pudo realizarse, pues no se habían cumplido requisitos excluyentes (aunque declina detallarlos). Da por fracasada la operación, sin dar explicaciones públicas de ello ni dar detalles. Simple y preciso.

EL 20 de abril se realiza una Junta Ordinaria de Accionistas de PlanVital. integrada por Sáenz, Casanova, Carlos Mario Saporito, Roberto Darrigandi Chadwick (quien fuera columnista de Pulso) y Alberto Leblanc Donaldson, enigmático empresario sancionado por el Caso Cascadas, aunque menos de cuatro meses después deja su cargo en la mesa.

Lo que ocurre después es una verdadera “silla musical” que en esencia carece de interés durante todo el 2002. Al año siguiente estalla el escándalo de Inverlink, lo que supone la salida de los integrantes de ese grupo económico de la mesa de AFP Planvital. Además, el 4 de febrero de 2003, fallece Manuel Casanova, por lo que se acentúan los ingresos y salidas de personas a la Junta.

Pero lo interesante empieza el 30 de julio de ese año. Con la aparición de una figura que a esas alturas parece desconocida, pero más tarde sería la mano derecha en el gobierno de Sebastián Piñera. Nos referimos a Rodrigo Hinzpeter Kirberg.

Contextualizando el momento, en febrero de ese año había comenzado el escándalo de Inverlink y se había declarado la quiebra de todas sus empresas, incluyendo AFP Magíster. Entre los acreedores se encuentra la CORFO, de donde se habían extraído ilegalmente $84 mil millones de pesos y había costado el puesto de presidente de la entidad estatal a Gonzalo Rivas, yerno de Ricardo Lagos, Presidente de la República a la sazón.

Para darle aún más condimento a estos hechos y por si fuera poco interesante que Rodrigo Hinzpeter estuviera en la mesa de Inverlink Capitales, el interventor de Empresas Inverlink era Herman Chadwick Larraín, actualmente condenado por el mal llamado “Caso Caval” donde estaban vinculados una gran cantidad de militantes de la UDI junto al hijo y la nuera de la ex-presidenta Michelle Bachelet, siendo el mencionado síndico, familiar directo del actual Ministro de Interior, Andrés Chadwick Piñera.

Hinzpeter -abogado de profesión- tiene un rol clave en estos momentos. Debe realizar el proceso de fusión entre ambas AFPs: Magíster (en quiebra) y PlanVital, la que en ese momento ya estaba en control del Banco BSI aunque indirectamente. Obtuvo la representación de la Junta de Acreedores -con mayoría de la CORFO- de Inverlink Capitales, sociedad que controlaba el 74% de AFP Magíster.

La manera en que cumple su meta el futuro Ministro del Interior (quien en ese momento representa a la CORFO) es validando el acuerdo entre el síndico de Inverlink Capitales, Marcos Sánchez, y los representantes de Los Olmos, Leopoldo Enríquez y Antonio Ortúzar; el entonces gerente de AFP PlanVital, José Valenzuela Marín y el ya recordado síndico Chadwick.

En el mentado convenio, firmado el 16 de diciembre de 2003, Inverlink otorga opción irrevocable de compra (ahora no se puede pagar a cuenta de nadie, como lo hicieron la primera vez) a favor de PlanVital del 64,6% de AFP Magíster, además de la cesión a PlanVital del crédito que tenía Inverlink Capitales en contra de AFP Magíster por una deuda pendiente de $2.165 millones entre ambas y de la que tuvo que hacerse cargo Los Olmos. Además, se acuerda dar a esta última empresa la opción irrevocable para adquirir un tercio de las acciones Clase B de Atacama Investments Ltd. que eran propiedad de Inverlink.

El precio por el control de AFP Magíster, además de la cuenta corriente mercantil referida, asciende a los inauditos ¡$51 millones de pesos en efectivo y $250 mil dólares a pagar en junio de 2004! Una suma para no creerlo. Se supone que AFP Magíster cuenta con una cartera de cotizantes no menor de varios millones de dólares. Sin embargo, para los actuadores del convenio, “AFP Magíster estaba quebrada, no valía nada”.

Eduardo Monasterio alegó, hasta el final de sus días, que gran parte de los síndicos de sus empresas y los directores nombrados por ellos eran políticos. Esto se ve claramente acá si se hace un paralelo con el mal llamado “Caso Caval”. Incluso si comparamos el impacto mediático que esto tuvo, ambas operaciones obraron de una forma similar. Un familiar del presidente de la época tiene que dejar su cargo en medio de la presión que la opinión pública imprime, mientras una empresa tiene intereses indirectos con la derecha política (no olvidemos la declaración del banquero europeo propiciada más arriba). Y, para colmar la serie de coincidencias, está presente el mismo síndico de quiebras interviniendo ambas empresas.

Después de estas agitadas y opacas incursiones financieras que ni siquiera el Banco Central ni el Servicio de Impuestos Internos (SII) acceden a transparentar, AFP PlanVital se sitúa en el limbo del sistema. Su situación financiera es preocupante, con su modesta administración de activos y baja participación en el mercado de cotizantes. Pasarán unos 10 años antes que la administradora vuelva a la escena principal.

En enero de 2014, AFP Planvital se adjudicó la licitación que incluye anexar a todos los nuevos cotizantes a su cartera hasta julio de 2016 (ganada anteriormente por dos períodos consecutivos por AFP Modelo). La comisión mensual propuesta fue de un 0,47% (según el salario promedio, estamos hablando de unos $2.373.- pesos).

Casi inmediatamente adjudicada la licitación, aparece la oferta de BTG Pactual por los activos del Banco BSI. . Por fin la entidad estatal se dio cuenta que revelar la identidad de la AFP PlanVital, que administra cerca de $5 mil millones de dólares de casi un millón de afiliados era una buena idea y se opone tenazmente a la operación, principalmente porque desea a toda costa develar el secreto de los inversionistas de Atacama Investments Ltd. Queda en el aire la sensación que en AFP PlanVital hicieron un esfuerzo por agregar un incentivo a la empresa con el propósito de hacerla más atractiva y obtener un buen precio.

Posteriormente, en enero de 2016, AFP PlanVital vuelve a ganar la licitación, esta vez con la más baja comisión mensual de la que se tenga registro: 0,41% (aproximadamente $2.070.- pesos según el sueldo promedio).

No obstante, las autoridades dudaron de la solvencia financiera que AFP PlanVital fuese capaz de lograr en los próximos años. La ofensiva del Estado a través de la Superintendencia de Pensiones se fue acentuando, en parte por tratar de trasparentar las acciones de Atacama Investments Ltd., pero además porque la administradora no cuenta con una red de influencias políticas como sus competidoras, dejándola expuesta al escrutinio de la autoridad sin mayores miramientos. No obstante, en febrero de 2016, en plena batalla por AFP PlanVital, Tamara Agnic renuncia a su cargo de Superintendenta, acusando falta de apoyo político de Michelle Bachelet.

Más tarde, el 30 de septiembre de ese mismo año, la SSPP vuelve a la carga y conmina perentoriamente a la administradora a revelar la identidad de los accionistas de Atacama Investments Ltd., ocultos bajo el secreto bancario suizo. Y acá volvemos a la información que quedó pendiente. Ese 1 de diciembre de 2016, dos meses después del ultimátum de la autoridad, AFP PlanVital revela el secreto.

En el Diario Financiero de ese día se da a conocer que los principales accionistas de Atacama Investments son: Asicurazioni Generali con un 44% de las acciones, más 3 familias, dos de ellas son chilenas y una es peruana. Entre los capitales nacionales están los de la familia Saval (propietaria del Laboratorio del mismo nombre) y la otra, encabezada por Ricardo González Alemany (que logró un gran auge económico tras el éxito del proyecto de condominios de Lomas de Lo Aguirre). La tercera es la familia Lindley, grupo peruano controlador de Inka Kola. El actual Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera Echeñique, a través de su empresa Bancard, es uno de los accionistas de Lindley, donde tiene el 8% de la empresa.

Sumando los porcentajes de Generali, Lindley, Saval y González Alemany, suman el 91,6%. El resto son inversionistas menores, en sus mayoría chilenos.

De nuevo, al igual que en el caso de AFP Modelo, se erige la figura de Sebastián Piñera en negocios previsionales, sacando ventaja silenciosa de un negocio en crecimiento, que a través de dos licitaciones donde prácticamente alcanza el mínimo histórico del sistema (una comisión mensual de un 0,41%) logra posicionar a la AFP para sacarla de su permanente último lugar en participación de cotizantes del sistema previsional privado. Aunque debemos decir que la opinión pública no hizo eco de este descubrimiento, por más que el actual mandatario fuera interpelado en un debate presidencial por el candidato presidencial Alejandro Navarro.

Al mismo tiempo que AFP PlanVital da a conocer su secreto mejor guardado, anuncia a la SSPP que iniciarán un proceso de cierre del 41% de sus sucursales (incluyendo 2 centros de servicios) a lo largo del país. La autoridad estatal mandó un oficio a la administradora avisando que debía abstenerse de esa decisión. Posteriormente, PlanVital reiteró sus intenciones de cerrar 19 sucursales, a lo que la Superintendencia se negó nuevamente.

Ante tal escenario, la AFP Planvital debió echar pie atrás en su captación de cotizantes a través de la licitación ganada. Por este motivo decidió subir la comisión mensual a sus cotizantes a un 1,14%, devolviendo el privilegio a AFP Modelo que mantuvo su tasa en un 0,77%. Aunque en esta oportunidad los cotizantes no están obligados a permanecer 2 años en la entidad perteneciente a la familia Navarro Haeussler.

Creo que a estas alturas, después de este relato, se podrán dar cuenta de la fuerte influencia de la derecha internacional, que controla sin miramientos los negocios de capitales, aunque no estén dentro de su incumbencia de misión de empresa. También, de la forma en que las empresas logran ingresar capitales de modo que el Banco Central y el SII no sólo autorizan, también protegen este tipo de operaciones financieras.

Pero lo más importante: el nulo sentido de abstinencia financiera por parte de un personaje público y que declara tener una gran vocación de servicio público, mientras aprovecha las tinieblas de una sociedad offshore para mantener su anonimato mientras la acciones de AFP PlanVital comienzan a subir su valor. A estas alturas, los que esperaban alguna reforma previsional importante por parte de Sebastián Piñera en su segundo mandato pueden dejar enfriar sus intenciones.

AFP Cuprum, la ex del Grupo Penta

En el sexto y último lugar entre las Administradoras de Fondos de Pensiones que operan en el sistema se encuentra AFP Cuprum, con un 6,2% de captación de afiliados y cotizantes. Sus cotizantes alcanzan, no obstante, el más alto ingreso imponible promedio del sistema: $1.360.362.- mientras su Participación en los Activos Administrados alcanza un sólido 20,6%. Inició sus operaciones en 1981, ligada a CODELCO, aunque más tarde, en 1988, fue adquirida por Empresas Penta S. A. Así es, la misma empresa que escandalizó al espectro político de la época cuando se dio a conocer a la opinión pública a comienzos del 2015. Y que, a estas alturas, sus dueños controladores los recordamos de memoria: Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano.

Empresas Penta S. A. formó parte del Grupo Penta, el que además de controlar a la AFP Cuprum también tenía en su cartera los siguientes negocios

  • Isapre Vida Tres;
  • Empresas Banmédica;
  • Clínica Las Condes; y
  • Ambulancias Help.

Como pueden apreciar, todas las empresas forman parte del negocio de la salud. Como remache de su brillante cartera de empresas propias, tenían para sí el Banco Penta y diversos Fondos Generales y Seguros. Todos asociados a la misma marca en el rubro bancario. Una figura conocidísima y generalizada a estas alturas.

Asimismo, Penta tenía propiedad en diversos negocios inmobiliarios, tales como el Hotel Sheraton Miramar e inmobiliarias que constituyen las sedes de la Universidad del Desarrollo. Tal como vimos en el caso anterior de la CChC, controladora de AFP Habitat, Penta tenía negocios y propiedades -aunque a distinta escala- en dos pilares fundamentales de las luchas sociales que se han ido sosteniendo a lo largo del tiempo, como son la salud y la educación. Sin contar que más allá de la propiedad del Banco Penta, el grupo fue el mayor accionista del Banco de Chile en los años ’90.

Lavín y Délano alcanzaron una alta influencia en el mundo político así como en el privado. No nos olvidemos que este último llegó a ser presidente de la Fundación Teletón hasta que el estallido del escándalo fue inminente. Carlos Eugenio Lavín tenía un bajo perfil y Carlos Alberto Délano (apodado “el Choclo” por sus amigos, entre los que se contaban el ya mencionado Andrés Navarro y el infaltable presidente Sebastián Piñera) era exactamente lo contrario a su socio, si embargo ambos lograron tramar una gran red donde la UDI sería la principal beneficiada.

Ya hemos mencionado que el Caso Penta fue dado a conocer a la opinión pública el 2015, pero fue el 2012 que el grupo económico atisbó los primeros inicios de la investigación. Por lo mismo, se inició la venta de su participación accionaria en AFP Cuprum a Principal Financial Group antes que sus atribulados dueños fueran formalizados por los delitos tributarios que permitieron el financiamiento irregular a la política. Y aun cuando finalmente están sólo con firma mensual, debían lidiar con el rechazo de la opinión pública, lo que terminó de persuadirlos a enajenar la AFP.

Con respecto al nuevo controlador de AFP Cuprum, o sea Principal Financial Group, fue fundado en 1891. Opera en 18 países y es una de las compañías de seguros y pensiones más grandes del mundo. Su sede está en Des Moines, estado de Iowa, en Estados Unidos. Para absorber la cartera de cotizantes de AFP Cuprum, Principal hizo una operación similar a la que MetLife realizó con Provida en su tiempo.

Y no es más que una AFP de papel, llamada AFP Argentum. No salió al mercado ni instaló oficinas. Simplemente copió la cartera de AFP Cuprum y la tomó para sí. Esta operación generó utilidades por $80 mil millones gracias al ahorro tributario otorgado por la legislación chilena.

Más allá de los altos contactos de los que se jactaban los antiguos dueños de AFP Cuprum, también tenían su red de influencias que podían mantener a raya cualquier intento de reforma al sistema. Uno de ellos fue Carlos Bombal, vicepresidente de la UDI, ex-alcalde de Santiago en tiempos de la Dictadura y secretario general de una de las propiedades del Grupo Matte, la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC).

Posteriormente la propia Principal Financial Group designó a Hugo Lavados Montes, ex-ministro de Economía de Michelle Bachelet y Superintendente de Valores y Seguros durante el gobierno de Patricio Aylwin. Está como director independiente en estos momentos. Lavados ha sido un crítico activo de la idea de una AFP estatal. Por otro lado, hasta hace poco estuvo María Eugenia Wagner, quien fue Subsecretaria de Hacienda en el gobierno de Ricardo Lagos.

Epílogo

¿En qué momento los grupos empresariales asociado a conglomerados políticos realizan una labor social saludable y ventajosa para todas las partes, eximiendo sus intereses y ambiciones en sus operaciones?

Mejor aún, ¿la autoridad estatal ha tenido el suficiente coraje de superar el clientelismo de los empresarios para poner límites o frenos a sus maniobras financieras con el objetivo de proveer sus arcas propias, aunque sea en detrimento de los fondos de los afiliados y cotizantes?

Y todavía hay algo más urgente en responder: ¿En qué momento la clase política dará el salto cualitativo de ser meros espectadores políticos, desterrando en aquella metamorfosis a sus entidades infestadas de intereses económicos, para tener las aptitudes necesarias y suficientes que permitan generar las bases sólidas de uno de los pilares fundamentales de la sociedad, como es la Previsión Social?

La cuenta pública de Sebastián Piñera, realizada el pasado 1 de junio y que duró dos horas y media, aplaudido por sus partidarios pero absolutamente resistido por sus detractores en el plenario del Congreso Nacional, mencionó un solo punto al trabajo que supone el ítem de previsión y pensiones, como lo es la inclusión de los trabajadores independientes al sistema. Es absolutamente esperable que la parte interesada en este tema, del lado de los controladores de las administradoras, persiga ampliar el universo de cotizantes, aunque no aporta en absoluto a la forma en que operan estas firmas ni menos se incluyen reformas necesarias, tanto en lo económico como en lo social.

Este es un tema mayor si consideramos que las AFPs parecen más preocupadas de sí mismas que de la gente. Son audibles los lamentos de abandono por parte de la clase política, forjada a través de la ciudadanía, para cruzar las prolíficas veredas de los “poderosos”, olvidando los reales intereses de la gente. La misma gente que no especula ni se oculta ni evade.

Esa gente que tampoco olvida su verdadero poder, que es el de levantarse ante la injusticia y forzar los verdaderos cambios a través de la verdadera paz social, desterrando las represiones ejercidas por autoridades sometidas por los ambiciosos interesados en aplastar toda forma social que se interponga.

Que usted, estimado lector, haya llegado hasta acá me hace muy feliz. Será un verdadero placer desenmascarar a los verdaderos terroristas sociales, como lo son los grupos financieros. Y no piense que esta saga termina acá, muy pronto habrá una nueva secuela. Siga atento y recuerde siempre que el objetivo de Resistir a este sistema es tener a CHILE LIBRE.

Deja tu Comentario

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *