Prólogo a la Memoria (sobre la Coordinadora Yo Marcho)

Declaración de la Coordinadora #YoMarcho

Tenemos un problema. Un grave problema.

Porque en Chile se ha profundizado la desigualdad y la ignorancia social. Y eso es un problema.

Porque acá los más rastreros, arrogantes y chupamedias han traspasado los límites de la oficina, la fábrica o el estudio para llevar la bandera del servilismo y la zalamería como forma de vida e ideología social.

Porque en este país parece haber una realidad muy distinta a la que cuentan los medios radiales, televisivos o la prensa escrita y nos estamos quedando callados.

Porque a expensas de un ministro mal avenido, cortesía de la insana Fundación Para el Progreso, presidida por un puñetero ex empresario con ínfulas de salvador de una Democracia que no existe, nuestros estudiantes no han obtenido la dignidad necesaria para estudiar.

Porque a través de otro ministro de la misma oscura fundación ha llegado para intentar socavar la memoria de un país herido que no ha cicatrizado la herida supurante de una justicia que no llega, de una paz que no viene. ¿Su pretexto? La cultura de este país.

Porque tu esfuerzo para tener una mejor vejez son conculcados sistemáticamente por instituciones oscurecidas legalmente, que no tienen ningún respeto por los adultos mayores ni por los cotizantes.

Porque la salud pública es entregada en bandeja a compañías movidas por el lucro, sólo por el lucro y nada más por el lucro.

Pero por sobre todo… porque este gobierno no ha hecho NADA por subsanar ni remediar estas cosas, basado en la ignominia, negligencia e ignorancia de sus partidarios.

Y también de sus detractores.

Este momento ha sido uno de los más complicados en la historia de la izquierda. Luego de la dura derrota en las elecciones los altos dignatarios de la antigua Nueva Mayoría han sentido el golpe y corren para salvar sus ritos de poder, aquellos que hoy reverdece el Frente Amplio.

Necesitamos UNIRNOS. Simplemente eso. Ya lo demostramos esta maravillosa semana con la partida de Mauricio Rojas del Ministerio de la Culturas. Sabemos que no hay tiempo que perder. Dejemos de lado por un instante las diferencias de opinión y las rencillas viejas. Calmemos nuestros egos para hacer más grande el eco de que nuestra paciencia se acabó, lisa y llanamente. Y hagamos restaurar nuestra auténtica libertad. De pensar, de hacer, de informar(nos), de sentir.

Salgamos a las calles y abandonemos los antiguos estandartes falsos de la antigua izquierda, esa izquierda que traicionó a su pueblo para negociar una salida conveniente con el Tirano Pinochet, y refundemos la verdadera democracia. Y para comenzar, sólo para comenzar esta vez y dejar claro lo que nos está pasando, saldremos a las calles. Porque la verdad no existe, pero vale la pena buscarla. Y la historia… bueno, la historia se escribe en la calle.

Por un Chile Libre, justo y democrático, #YoParoElOnce . Y quiero que tú, también tú, hagas lo mismo. Dejaremos estas tristes diferencias y veamos lo que le conviene al pueblo.

Este es el comienzo de todo lo bueno que vendrá. De nosotros depende que sea para muchos, haciendo el esfuerzo de marchar, de parar y difundir esta idea.

Un abrazo y nos vemos en la calle.

Deja tu Comentario

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *