Resultó ser falso: Acusación a ejecutiva de TVN en RRSS genera amplia controversia

El caso podría tener ribetes insospechados para el acusador, quien ya borró su cuenta de Twitter. Por otra parte, se recomienda revisar las fuentes de información antes de proceder con las acusaciones.

Por Daniel Romo Vega

En los días anteriores, Twitter se vio envuelta una vez más en un nuevo fake news al ser acusada injustificada una persona. La afectada es Georgina McNamara, actual Gerenta de Marketing de Televisión Nacional de Chile. En los días previos, un twitero había sindicado a la ejecutiva de ser una agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), organismo represor y censor de la dictadura de Augusto Pinochet.

El tweet en cuestón, donde se alude a Georgina McNamara.

Lo cierto es que la información alcanzó una difusión insospechada, llegando incluso a la plana ejecutiva de TVN, específicamente a Adriana Del Piano, quien se desempeña como vicepresidenta del directorio de la entidad. Además, fue dada a conocer la información al Sindicato 2 del canal estatal, los que se sumaron a la solicitud de explicaciones sobre tan nefasta noticia.

Sin embargo, la información tuvo un vuelco inesperado a las pocas horas, ya que la señora McNamara no figura en ninguno de los listados de la DINA. Y más aún, se dio a conocer su trabajo en el Departamento Comercial para la revista Análisis, bastión fundamental en la resistencia a la dictadura cívico-militar. Como remache, su actual esposo (cuya identidad mantendremos en reserva) figura en la Comisión Rettig como una de las víctimas de torturas en el período antes señalado.

A pesar de la aclaración, el efecto de la acusación en las Redes Sociales provocó airadas reacciones en los diversos usuarios de Twitter, en los que poco sentido les hacía la mesura. Llegó a convocarse una funa contra la ejecutiva de TVN en su lugar de trabajo, entre otras acciones.

Chile Libre ha tenido acceso a los archivos de diversas organizaciones de Derechos Humanos, donde se confirma que en ninguno de los antecedentes obtenidos por ellos figura una sola acusación contra McNamara. Lo que sí hay es la aparición del esposo de ella como torturado político. Y la inmensa gratitud por ser parte de la revista Análisis, que contribuyó a la denuncia permanente a los crímenes de toda índole ocurridos en Dictadura.

Hasta el cierre de esta columna, no se sabe con certeza si la afectada iniciará las acciones legales correspondientes para esclarecer el origen de la acusación, donde el twittero en cuestión afirma que le fue dada «por unos compas». Lo que sí sabemos es que una falsa acusación traerá consigo un gran precedente en la geografía de Twitter y el resto de las redes sociales, contaminadas por las noticias falsas permanentemente, y que contribuyen a la división social y organización efectiva de la gente.

Deja tu Comentario

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *