Revista ChileLibre
Portada » El Termómetro de la muerte
Opinión Libre

El Termómetro de la muerte

https://twitter.com/ClaudiaRodHoz/status/1204986630177804

Estimados Amigos chilenos,

Lo que debo decirles es muy probable que nos le guste a la mayoría, sin embargo, me adjudico la responsabilidad de enviarles mi mensaje desde Paris, en éste corto artículo que me interesa que lo lean rápidamente antes de vuestra manifestación programada según lo he leído para esta tarde; varios elementos que entran en juego en la situación de la nueva dictadura que sufre Chile por segunda vez, no podré desarrollarlos ampliamente, quedaran en suspenso porque lo urgente es dilucidar dos problemas  que afectan no solo a Chile sino que provocan una pérdida de credibilidad  en sus luchas por la libertad a varios países que son bajo el yugo dictatorial.

El efecto espectacular de la muerte que se difunde por los medios de comunicación se ven y escuchan generalmente en el diario televisivo de las ocho de la noche, yo no hablo de profesionales que leen la prensa especializada, sino de la masa de la sociedad que no se informa mas que por los medios corrientes de información, ya sea la televisión, el Internet y las redes sociales, ¡lo que impacta es el número de muertos!

Cada representante de los países bajo dictadura o victimas de verdugos poderosos, sacan sus estadísticas mortuorias; si un país hoy nos muestra una baja en su recuento, la sociedad, baja el volumen, toma la tele comande (control remoto), cambia la cadena, al día siguiente, vuestros muertos serán olvidados.

Este hecho me es insoportable, el efecto masivo que se observa es mundial, no privativo de América Latina, el comportamiento de la sociedad ha sido modificado precisamente por los periodistas de bajo nivel, ellos son la mayoría, irresponsables y traidores de su ética y deontología.

Sabemos que, desde hace más de 70 años, la estadística no deja de aumentar en número y en sutilezas[NG1]  de tortura que adoptan los verdugos autores del genocidio palestino, a esta tragedia los estados y las sociedades se han acostumbrado, y otros países se han injertado en la contabilidad de dictaduras mundiales y abusos políticos. las estadísticas cambian y evolucionan como el estado climático.

Como responsables de la banalización de la muerte, debo citar en primer lugar a los periodistas, que ahora son casi todos vendidos al patrón que censura y que debe estar en total acuerdo con el gobierno, diarios y revistas pertenecen ustedes lo saben a poderosas multinacionales, raros son los que aparte de ser excelentes periodistas, arriesgan sus vidas en el terreno mismo y que independientes,  escriben la verdad  caustica, me viene inmediatamente al recuerdo André Vitchek, lo encontrarán fácilmente en línea.

Yo no pertenezco a ningún partido político en Francia, no soy deudora de nada ni de nadie que de mis convicciones éticas, humanistas y políticas que me inculcaron mis padres, lo que les recomiendo sale de mi foro interno, y es mi deber de profesional y artista, decirles que deben elaborar una estrategia que les procure dos cosas de extrema importancia y que deben poner en acción con urgencia:

  1. Evitar que las estadísticas, el termómetro de la muerte como he decidido nombrar al terrible campeonato mundial que se ha puesto en vigor, que nos muestra el cálculo cotidiano de los asesinados por los verdugos de nuestra posmodernidad. Este cálculo diario de torturados y muertos asesinados por la dictadura no son simples números y fichas, ¡Ellos son vuestra familia!!, es por ello que es urgente que ustedes tomen conciencia de que, desde hoy, el Termómetro de la muerte no debe ser banalizado y que antes que todo, está la urgencia de evitar que más victimas vengan a aumentar el cálculo indecible.
  2. En segundo lugar, hay urgencia de que se unan rápido con una nueva estrategia, para salir a la Plaza de la Dignidad a manifestar por la libertad, evitando que sigan masacrando a sus hermanos de lucha, todo pueblo debe ejercer su derecho intrínseco desde su calidad de Hombres libres, de reclamar justicia para vivir dignamente y en plena libertad ¡Pero no es posible, que por este motivo, ustedes crean que es lícito que el precio que se les exige es la tortura y el crimen de su gente!
  3.  Y, en esto debo ser clara y firme, teniendo ya la experiencia de la primera dictadura y de ésta que los masacra por segunda vez, de exigirles un cambio de estrategia.
  4.  No acepto que salgan a reclamar justicia sabiendo con certeza que de los rangos de la manifestación los PACOS-NAZIS matarán como si fuesen carne de cañón, o animales indefensos en un partido de caza.

¡Es irresponsable de vuestra parte y peor aún, creer que las mutilaciones, violaciones, torturas de toda especie,  ojos perdidos y hombres y mujeres ciegos que se unen a los  muertos asesinados, son válidos y que morís en calidad de mártires!

Estoy escandalizada de leer que adoptáis los mismos procedimientos que los Kamikazes, no es éste mi modo de programar una lucha política.

Cada ser viviente, cada ser humano, tiene una importancia infinita en el mundo, cada ser humano vale en sí mismo como toda la humanidad, cada vida es valiosísima, no son nuestros seres queridos intercambiables por ningún otro, la pérdida de ellos es una pérdida irreparable que nos perseguirá con un dolor inextinguible toda nuestra vida y más allá de la vida y de la muerte.

¡No debéis dar vuestras vidas a los Pacos y militares asesinos!

¡No vais a seguir saliendo a la calle con la certidumbre que varios de vuestros compañeros serán masacrados!

Lejos estoy par unirme a vosotros en la lucha contra la bestia asesina, no puedo mas que luchar con la palabra, mi arma de combate político y mi medio de creación literaria, créanme que la palabra es lo que me ha permitido mantenerme en pie ante la adversidad y la muerte en Francia, este nuevo País de los Derechos del Hambre.

Les ruego me escuchen antes de salir a manifestar.

Los exhorto a unirse más que nunca para elaborar con urgencia un medio eficaz y rápido que impida a esos sádicos el placer morboso, que veo en sus caras de reptiles solazándose en torturar, y disparar a mis hermanos.

No aumentéis el desprecio y los muertos asesinados.

Vuestro deber desde ahora es defenderse férreamente, con la misma fuerza debéis decirle :

¡BASTA!

¡No continuaran matando nuestra gente!

¡Deben recibir un castigo inmediato!

¡Deben impedir que los guanacos continúen quemando con agua infectada de ácidos!

¡Los Pacos-Nazis deben encontrarse con una barricada que ponga fin a las bombas lacrimógenas mortales!

¡Los Pacos-Nazis deben encontrarse con una barricada que impida y les devuelva los tiros de balas de guerra!

En fin, una barrera humana debe cortar los brazos y las manos enguantadas de mujeres-machos pervertidas violando niñas desvalidas.

Atención con el endiosamiento de la mujer, las nuestras deban quedar en nuestro pedestal del recuerdo infinito, mas esas bestias “marimachos”, esas no merecen ninguna consideración especial, hoy en día, esas asesinas enguantadas, violadoras de niñas inocentes, deben ser juzgadas sin piedad[NG2] , una de las razones por las cuales no soy  feminista, porque la barbarie no tiene sexo y porque mi lucha política es ante todo una lucha jurídica, una lucha por la JUSTICIA , y la verdadera justicia es asexual. (Hablaré de esto en otra ocasión.)

¡Defiéndanse unidos, para que no haya ni un solo chileno más que caiga entre las garras de los verdugos!

Únanse rápido para que el TERMÓMETRO DE LA MUERTE descienda definitivamente de la trágica temperatura mortuoria.

Un fuerte abrazo desde Paris.

Nadezhda Carmen Gazmuri-Cherniak

Paris, 13 de diciembre de 2019


 [NG1]

 [NG2]

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

El Capitalismo indolente, en su fase NeoLiberal más Pura, que DELATA a Ignacio Briones

Fernando Leal Aravena

¡¡Aprobar es movernos hasta moverlos!!

Manuel Capitán Cianuro

Derechos Humanos: la variable de la física universal

Mairatrix 649

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más