En RN tienen a Diego Schalper jugando al arco

En escasas semanas, el diputado Schalper pasó de ser un “continuo blablá” que se escuchaba muy orondo a sí mismo, a ser un simple ‘Dieguito’ usado como mano de gato por los viejos zorros de ChileVamos.

Por Arturo Alejandro Muñoz (@artamumu)

Si bien es cierto que en Chile la izquierda es un suspiro, o una lágrima, también es cierto que de tiempo en tiempo la derecha sorprende nuestra incredulidad respecto de la calidad de sus dirigentes demostrándonos que tiene otros peores.

Hace algún tiempo (y nunca tanto como para haberlo olvidado), ChileVamos festinó la política local a través de varios especímenes pertenecientes a sus filas, como fue el caso de Gustavo Hasbún, Pablo Zalaquett, Jaime Orpis y varios más, algunos de los cuales continúan dando bote y risa en la comedia política criolla, cual es el caso de Iván Moreira y del propio Sebastián Piñera.

Sin embargo, pareciera que esta vez la derecha se ha extralimitado en su producción de bufones estultos, lanzados a la arena para desviar la atención respecto de las demandas populares, las movilizaciones y las violaciones a los derechos humanos ejercidas por agentes del estado. Un indesmentible estado de desesperación aflige al gobierno y a los partidos políticos que lo apoyan. Muchas encuestas, incluyendo las que son cercanas al Ejecutivo, muestran un alto grado de rechazo al presidente Piñera y a su gabinete. En la Moneda son conscientes que los dos primeros meses del año pueden ser un paréntesis en el accionar del estallido social y las protestas, y que en marzo estas regresarán con renovada potencia si las demandas populares siguen insatisfechas.

Por ello, entonces, de ChileVamos (coalición oficialista) emanó la orden a parlamentarios y dirigentes del sector: ¡¡todos a la calle, a la prensa, a las redes sociales…todos a defender la actual Constitución y el statu quo!! ¿Aún si para ello es necesario embaucar, mentir y tergiversar? Parece que sí.

Por cierto, los más viejos, vale decir los avezados ‘comandantes’ de la UDI, así como los ‘viejos y correteados zorros’ de RN, tomaron palco a la vez que lanzaron a sus ‘cachorros’ a la calle para cumplir las mentadas órdenes. Recuerdo que en mi adolescencia, cuando armábamos pichangas de fútbol en plena calle, siempre colocábamos al arco ‘al más huevón’ (equivalente al ‘menos dotado futbolísticamente’). En política pasa lo mismo… los más giles, los novatos (aunque muestren maestrías y doctorados en sus profesiones), deben salir a gritar aquello que los experimentados necesitan gritar pero que nunca harán… y recibir, obviamente, la andanada de críticas, raspones y palos.

Diego Schalper está jugando al arco en RN. Por eso salió como desaforado a lenguajear cualquier cosa, apoyado en cualquier papel y en cualquier documento sin interesarle que ellos tuvieran carácter de oficial ni estuviesen plenamente confirmados sus textos. Simplemente, salió y gritó. Así le está yendo.

En un conocido programa político de la televisión chilena, Schalper soltó amarras a su lengua y comenzó pontificar cual si estuviera frente a un alumnado de primer semestre de universidad confesional. Tenía un doble objetivo; desalentar a los telespectadores en cuanto a pujar por una nueva Constitución Política (destacando, por supuesto, las bondades de la actual carta fundamental ’bayoneta’), y por otro lado atacar con toda su artillería argumental a las movilizaciones, protestas y demandas populares.

Con la frescura de cutis que caracteriza a los patroncitos que saben a ciencia cierta que sus trabajadores ‘tienen’ que creerles (de lo contrario, son despedidos), pero, equivocando completamente el escenario que ocupaba en ese momento, alentado por su propia verborrea, afirmó campanudamente que en su poder tenía 44 vídeos falsos sobre la violencia de carabineros en su represión a las manifestaciones populares. Se enredó en su mentira y no logro salir bien parado del paso cuando sus contertulios le pidieron que especificara las falsedades de los vídeos.

Habló con vehemencia de esos 44 videos falsos de la violencia policial. Ejemplificó con uno de ellos, asegurando que era falso, pero no sabía por qué -ni a título de qué escopeta- ese video era falso, y tampoco sabía si se trataba de un montaje o de una falsificación. Cuando lo apretaron un poquitín por otro delicado asunto, respondió “no soy fiscal”. Realmente impresentables respuestas para quien es parlamentario, más impresentable todavía porque es abogado con magister y en proceso de doctorarse…y peor aún al tratarse de un abogado que dicta clases de Derecho en una universidad.

Lo concreto es que siendo de tal gravedad lo que Schalper acusa, debería exigírsele entregar esa información a las autoridades pertinentes; pero no lo hará porque su acusación es al voleo, carente de veracidad, y además porque prefiere seguir galopando lengua afuera sobre la montura de su mentira, esperanzado en que crean en sus palabra algunos miles de chilenos desavisados, especialmente aquellos que se informan solamente vía televisión.

De hecho, una periodista en su cuenta de Twitter (@ConnieSchaub) escribió al programa en comento, lo siguiente:

El espíritu de su perorata de mentiras quedó plasmado en otra de sus intervenciones en el mismo programa.

Laura Albornoz, participante en ese panel, le planteó el caso del manifestante que murió el día viernes 20 de diciembre, tras caer a un foso –en las cercanías de Plaza Italia- cuando huía de la policía. Hace horas nada más, el SML (Servicio Médico Legal) informó que la causa de muerte de Mauricio Fredes se debió a asfixia por sumersión. Él huía de Carabineros que en ese momento reprimía violentamente a los manifestantes. En esa huida, cayó a un foso de conexiones eléctricas, pero resta por saber si la asfixia se debió al agua lanzada por el carro de la policía (llamado ‘guanaco’), o por otros líquidos.

Pero, el diputado respondió muy campante lo siguiente: “Esa persona que se cayó, hasta el minuto, porque yo no soy fiscal, se cayó en algo que fue una tapa que se sacó por las mismas personas que estaban protestando violentamente. Es importante el dato pues, porque es muy distinta la situación cuando una persona se cae a pito de nada en un hoyo”, esas fueron las palabras del cuasi doctorado en Derecho, Diego Schalper.
Venía con mala historia el diputado. Durante su campaña el año 2017 utilizó la imagen de la joven Nabila Rifo, quien había perdido la visión en ambos ojos debido a un ataque violento y criminal de su expareja. A través de su abogada, Nabila Rifo presentó un recurso de protección ese mismo año 2017 contra Diego Schalper, debido a que este distribuyó a través de redes sociales una particular imagen de la mujer, en el marco de su campaña para optar a un puesto en la cámara baja. En el polémico afiche aparece Nabila con lentes oscuros, en una foto rescatada de una de sus intervenciones orales en los alegatos contra su agresor.

En un fallo unánime, el tribunal (Corte de Apelaciones) acogió el recurso de protección presentado por el equipo jurídico de Nabila Riffo. “El recurrido incurrió en un comportamiento ilegal, al reproducir, sin autorización de la afectada, una imagen fotográfica de ella, como elemento de propaganda en el marco de su propia y personal campaña a parlamentario”.
Schalper utilizó ilegalmente la imagen y el nombre de la mujer para hacer campaña política y conseguir votos y adherentes. El magister en Derecho tuvo que bajar la cabeza y llegar a acuerdo con la demandante. Feo costalazo, sin duda.

Como feo fue también el porrazo que le sacudió la payasa por bocón, cuando se lanzó en picada contra los manifestantes que se reunían en Plaza Italia, argumentando que ellos usaban elementos peligrosos “de alta tecnología”, y muy cara, como los rayos laser. Fue el hazmerreír de todos (y también de sus colegas en la Cámara), pues los rayos laser es posible comprarlos -en Santiago al menos- en locales del barrio Meiggs, y también en locales de Patronato, a un valor nunca superior a dos mil pesos.

Por todas esas razones, RN tiene a Diego Schalper jugando al arco.

Deja tu Comentario

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *