Que se vayan todos

Muchos recuerdos surgen en esos momentos, sabrosos, porque son parte de una historia de intrigas, cahuines y mediocridad. (Imágen central vía Frente Fotográfico)

Por Manuel Martìnez Opazo (@capitancianuro)

Ayer se cumplieron dos meses de la cocina mal oliente. Un amigo me preguntó por qué yo decía “que se vayan todos” a lo que respondí, hemos vivido desde la vuelta de esta democracia tutelada entrampados por los políticos tradicionales esa de los acuerdos, de las leyes entre cuatro paredes, esa de consensos cupulares, lejana de la gente. Miremos a la propia Democracia Cristiana, para llegar a presidir la Concertación de partidos por la democracia, hizo una serie de zancadillas, en su momento, a sus socios y luego dentro del partido para instalar a Patricio Aylwin como candidato único, armó otra serie de maquinaciones, dejando abajo de la carrera presidencial a Eduardito y a don Gabriel Valdés.

Seguimos la conversación y me insinuó el porqué no escribía un libro de los muchos datos sabrosos y anecdóticos que manejo de ese partido; lo he pensado, pero no sé si pueda servir de algo, al final todo cae por su peso y miren lo que es la DC hoy, un grupo de amigos carentes de calle, su humanismo cristiano amoldado y acomodado a intereses frágiles y manteniendo a como dé lugar el puente del frenético gobierno. 

Por varias y distintas razones viví un periodo -no menor- dentro del poder. Cuando me retiré de ese mundillo, muy insano, creé una columna de opinión para el diario La Nación que se llamó “Por Fuera del Poder”, años después se convertiría en mi primer libro auto editado. No siento la necesidad de ahondar en materias que creo, más que entregarlas como datos anecdóticos para la historia y mostrar un House of The Cards dentro de ese partido; sería redundar en lo que una gran mayoría conoce y sabe, la gente no es gil, o sea hay giles, pero seguro militan. Además para qué sepultar algo que solo se hunde en su decadencia, donde hasta los que instigaron muchas maniobras para sostener el actual modelo, siguen en la misma, pero renunciados, por mencionar Martínez y Alvear, Mariana, y bueno una serie de otros militantes, que nunca he logrado saber si fue mejor que se alejaran o da lo mismo.

Igual por estar en ese círculo del poder pude conocer a los Socialistas, luego varios se convirtieron en “sociolistos”, también  armaron sus propios entuertos y cónclaves para hacerse parte de ministerios y espacios interesantes de cuoteo político, permitido a la hora de negociar en los sucesivos gobiernos de la Concertación, Incluso fueron gobierno con doña Michelle dos veces.

Los radicales, otro grupo de amiguis no sé si superan los 100 (lo expreso con ironía), pero astutamente casi todos se han dedicado a estar en un espacio de acomodo estratégico: algunos diputados, otros senadores y bueno un traidor en el Ministerio de Justicia, en fin, no hay muchos, que si bien hacen daño se ven como nada, pero no le quitemos su responsabilidad en grandes defecaciones sociales. Para los que son nuevos en política, existió un radical traidor el cual se hizo parte de la dictadura de Pinochet; en fin, los radicales también tuvieron muy buenos presidentes y uno muy malo, dentro de los más deleznables que se conoce, el miserable de Gabriel González Videla, si ese de la ley maldita, pero bueno es historia, Baradit seguro podría ahondar en estas materias.

No puedo dejar de lado a los PPD, Partido por la Democracia, nació como una máquina instrumental, sin mayores intenciones que servir al poder, crear un espacio más de plataforma política de militancia y que utilizó bastante, se suponía que luego del plebiscito del 89 se disolvería, pero nada, siguieron y terminaron hasta con un presidente que si bien se vendió muy bien, no puedo dejar de decir que fue el presidente de los empresarios, uno de los consolidadores del modelito, ese que hoy nos tienen literalmente en la calle, pero así son los partidos instrumentales, como RN que está en la otra vereda, muchos pinochetistas vestidos de pseudos demócratas, y a la hora de votar, lo hace cual regimiento, no les toquen a sus militares porque son como las esposas de éstos, incluso peor de leales con los uniformados, capaces de inmolarse por ellos, pero hasta por ahí no más, ya que como buenos civiles, cómplices pasivos de la dictadura, se hicieron los giles y fueron incapaces de defender a los milicos, dejándoles solos y de lado. Los milicos fueron acusados de violadores de derechos humanos, hay informes muy serios que así lo confirman, pero quienes azuzaron a estos milicos para que se tomaran el poder,  ni por curados les salió, viejos estandartes como Onofre Jarpa, una especie de Mercurio, por lo viejo e intrigante digo yo, su fiel discípulo Andrés Allamand, el que no tiene del todo pinta, pero si una facha, por mujer.

Bueno los chicos de la patrulla juvenil hoy componen un pésimo gobierno, muchos de los que estuvieron conformando los 77 de Chacarillas, otra historia muy peculiar, que Villalobos u otro rancios historiador prefirieron omitir, menos mal que existe Baradit, hace que uno recuerde quiénes son y cómo se han insertado en todas la plataformas del poder, incluso armando desde el actual gobierno de Piñera estrategias muy propias de la dictadura, como no, si eran los discípulos heredero, sólo les faltaba que la chusma ignorante les respaldara como opción y ya sabemos en donde nos tienen.

Muchos recuerdos surgen en esos momentos, sabrosos, porque son parte de una historia de intrigas, cahuines y mediocridad, estos que se extremaron y no tengo claro del por qué se auto definen de “centro derecha”, si claramente son de ultraderecha y viven vendiendo la pomada que son gente como usted, pero no creo que usted sea mediocre y embustero, pero bueno son estrategias que en política mucho se usa. Tampoco me queda claro en qué radica la diferencia de estos dos partidos, si al final votan en bloque y fabrican los mismos discursos conservadores y retrógrados, esos que dicen “usted vivirá seguro el día que esté muerto” o “el sexo seguro es el que no se hace”, da risa, pero saben, ellos están convencido de ese extraña forma de ver la vida y la concepción de la sociedad, aunque para ellos los patipelaos y alienígenas somos los que hemos movido todo el piso a la élite que conforma el gobierno y Estado.

Por eso construyo este discurso del “QUE SE VAYAN TODOS”, porque son una generación de personas que no han velado por el bien común, porque hacen negocios electorales sin aversión, porque se han apropiado de mala forma de todo y protegen al poder fáctico sin asco, porque cocinan a espaldas de los ciudadanos a pié, como esa cocina trasnochada del 15 de Noviembre, donde ese conjunto de diputados y senadores, sin ser mandatados por nadie, se metieron en medio de la movilización social y reinvirtieron la demanda social poniendo como prioridad el tema de la Constitución, sabiendo que si necesitamos una nueva constitución, pero fue negociado todo con letra chica, manteniendo incluso los 2/3, y una vez más nos trataron de follar, como lo han venido haciendo por treinta años y más, por eso es el que se vayan todos. Incluso esos que dicen que cometieron errores de inocentes y por muchas disculpas, en política errores de esa magnitud no se deben dar.

Necesitamos un nuevo Pacto EcoSocial, sí, pero no dirigido por esta casta de ineptos, acomodadizo y aprovechadores. El pueblo soberano los mueve diariamente y como la movilización es lo único que les hace cambiar sus posturas, debemos seguir sin duda movilizados, no dejar ninguna demanda sea olvidada y tampoco permitir que se nos divida entre un apruebo o rechazo, que sería el triunfo del furibundo gobierno y toda la demanda social quedaría en un segundo plano. Si cometemos ese error es porque nos gustó que los políticos tradicionales nos follaran y bueno mejor cerrar la casa por fuera.

Deja tu Comentario

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *