Revista ChileLibre
Portada » Nos robaron el agua
Crónica Libre

Nos robaron el agua

Más allá del resultado, queda claro por qué urge una nueva Constitución, sin letra chica, sin esos 2/3 que consagre derechos fundamentales como el agua de bien de uso público, así otra serie de derechos que debiesen estar discutidos e incluidos en un gran pacto EcoSocial, que hasta hoy no veo a nadie armando, sólo con muchas intenciones.

Por Manuel Martínez Opazo (@capitancianuro)

El agua es un derecho, un bien de uso público básico, pero desde hace décadas este vital elemento se ha privatizado, llegando a convertirnos en el único país del planeta donde el recurso hídrico es privado, desde este absurdo me pregunto ¿en manos de qué desalmados hemos estado? No entiendo cómo podemos seguir manteniendo un sistema tan perverso, con un gobierno el cual ha llegado a defender sanitarias y empresas que son dueños del agua a título gratis, se les regaló el recurso más preciado para la vida humana y como si nada, se siguen riendo de todos nosotros, nos hacen creer que somos los que debemos ahorrar en este recurso hídrico, cuando el consumo domiciliario no supera el 3% del total, siendo las grandes empresas agrícolas, forestales, mineras entre otras varias las que si debiesen restringir el uso indiscriminado del agua.

El ministro de Obras Públicas, Rafael Moreno

El ministro Moreno, hace unos días atrás, lanza una campaña de ahorro justamente en esta materia, reutilizan una campaña publicitaria israelita, que al parecer la copiaron y no pagaron ni derechos por ella, como telón de fondo para presentar la campaña una pileta arrojando agua, o sea son ineptos hasta para aquello. Por el otro lado el desvergonzado Ministro de Agricultura, muy suelto de cuerpo declara ante el canal de Luksic, el agua que él posee es para regar sus manzanas que con esfuerzo mantiene por 20 años, este insolente ministro posee más de 29 mil litros por segundo, él gasta prácticamente lo que ocuparían 12 millones de personas que carecen del esencial del recurso hídrico de Chile.

El ministro de Agricultura, Antonio Walker

Cómo puede ser que, al interior de este gobierno, exista un gabinete hídrico, así como en bien lo describe Rodrigo Mondaca, es de un nivel impresentable que Antonio Walker prieto, ministro de agricultura, lidere este tipo de colusión, el cual descaradamente interviene en el debate público preocupado de que el agua privada, sustentada en el código de aguas, no se puede tocar ni modificar. Existen regiones afectadas directamente en esta crisis como son Atacama, Coquimbo, Valparaíso, más de 18 comunas rurales de la Región Metropolitana, O’Higgins y el Maule, donde se concentra algo así del orden del 67% de la población total del país, en donde se vive privados del vital elemento. Este ministro posee el agua que podría resolver el problema del suministro durable y continuo a una gran cantidad de millones de chilenos, pero no, sólo prefieren mantener negocios de nivel traficantes, este gobierno se ha dedicado al remate de ríos, es indecente, de no creer: rematar los ríos a privados, sin que nadie de los que componen el parlamento o las entidades controladores o fiscalizadores digan nada, o lo gana pero con un nivel de desidia que se siente que están armando todo para cumplir y no se les diga nada, a la larga es como que estuviesen tratando de no liquidarle el negocio a los amigos, aunque saben que es un negocio inhumano.

Este gobierno carece de humanidad, vive desconectado con el ciudadano de a pie y muy lejano al compromiso social, instalando como única respuesta a la exigencia de la gente la represión y más represión, para eso si tienen los votos de los legisladores, para hacer leyes absurdas que siguen criminalizando la protesta social.

El martes recién pasado 12 senadores -todos de derecha, los más cómplices de los abusos de este gobierno- votaron en contra de la idea de legislar el proyecto de reforma constitucional sobre el dominio y usos de las aguas que se llegó a discutir en la cámara alta, lo más escandaloso es que en el registro de declaración de patrimonio varios senadores que se negaron con su voto a legislar, se sabe que poseen títulos de agua, ya sea en forma directa o indirecta, por medio de cónyuges o a través de sociedades en las que han tenido participación y que aún las tienen, pero como palo blanco, se hacen ver como si estuviesen fuera. El propio senador Coloma, ese que habla de que Chadwick fue una “vístima” de una acusación constitucional mal empleada, posee derechos de agua; también el senador Alejandro García Huidobro, Juan Enrique Castro y al que dice querer una constitución nueva, mas habrá que ver cuán real es su palabra que en momentos la empeña, pero poco cumple: me refiero al senador Ossandón; al menos estos 4 senadores deberían haberse inhabilitado para esa votación, pero nada.

Veinticuatro votos aprobaron la idea de legislar, pero 12 se opusieron, y en esta materia que si se demanda de la trampa de los 2/3, el número requerido para aprobar sería de 29 votos del total de 43 senadores existentes, como ven si fueran incorruptibles, rectos, el número habría dado, pero no: ellos con la trampa de siempre se negaron a legislar y no se abstuvieron los que tenían compromisos de aguas.

Más allá del resultado, queda claro por qué urge una nueva Constitución, sin letra chica, sin esos 2/3 que consagre derechos fundamentales como el agua de bien de uso público, así otra serie de derechos que debiesen estar discutidos e incluidos en un gran pacto EcoSocial, que hasta hoy no veo a nadie armando, sólo con muchas intenciones, demasiada calle, que claramente se necesita y es quien mantiene toda la vida a esta refundación de republicanismos, pero también debemos ya organizarnos para que un parlamento deslegitimado no sea quien nos siga preparando trampas o cocinas malolientes y ellos sin ser mandatados por nadie, terminen haciendo el trabajo sucio de quienes nos hemos movilizado por casi 100 días.

La semana pasada escribí que se vayan todos y una senadora me dijo que no era justo ese titular, otro me dijo que por qué escribía ese tipo de columnas, la verdad que si bien hay quienes, como excepción hacen en parte su pega, otros la verdad que la hacen justamente en contra de nosotros todos, es cosa de ver a un Insulza, Harboe, Lagos Weber que no titubearon en lo absoluto para colaborar en la  aprobación de la ley anti-barricadas, siento que si éstos estuviesen en el gobierno, claramente estarían aplicando técnicas de represión muy parecidas de las que aplica el furibundo gobierno de Piñera.

Mi amigo Coco González Lohse, pintor, editor y gestor cultural se pregunta qué estamos esperando de iniciar una gran discusión social profunda frente al tema o necesitamos llegar a ese punto que no tengamos agua para salir a marchar, y pareciera que eso nos gusta, llegar a los límites para movilizarnos y exigir nuestros derechos. Ese Chile que despertó, en momentos aún sigue somnoliento, ojalá que nos mantengamos muy atentos y no esperemos que los que componen ese 6% sigan avanzando en materias que serán un cacho deshacerlas en un futuro, si hoy irresponsablemente el parlamento sigue dando piso al juego del gobierno, aprobando leyes absurdas y no discutiendo las materias de urgencia de la agenda social exigida por la calle.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

La sordera de los poderosos conduce a Chile hacia un barranco

Arturo Alejandro Muñoz

Encuesta CEP confirma fracaso y derrumbe del gobierno ícono del neoliberalismo en América Latina

Arturo Alejandro Muñoz

El pueblo no es cobarde

Daniel Romo Vega

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más