¡¡Aprobar es movernos hasta moverlos!!

El Apruebo no es una carrera ganada, la nueva constitución no será fácil, una vez logrado el apruebo, y si nos mantenemos despiertos y unidos podremos mover los cimientos de esta república para refundar un Chile nuevo.

Por Manuel Martínez Opazo (@capitancianuro)

LA DERECHA se empeña en iniciar lo que bien conoce y sabe hacer, campaña del terror, ellos son los que mienten desde sus orígenes para conseguir que una población-cordero les siga cual ganado al matadero: hacen burdos spots publicitarios como el que presenta Andrés Allamand, el travesti de la política actual,  por Redes Sociales enunciando que esperar dos años para una nueva constitución es mucho tiempo y reformar requiere sólo de aplicar voluntad, esa que nunca tuvieron durante los treinta años, además si fuese por esperar para cambiar una constitución espuria y traposa, el tiempo no es impedimento.

En las próximas semanas esta campaña se recrudecerá, seguro no sólo con spots publicitarios, sino avivando un clima de hostilidad de esas que ellos bien saben, acompañado por el terrorismo de Estado que lo vienen utilizando desde muchas décadas, para eso el propio Allamand es muy experto, son ellos los que crearon sabotajes en otras décadas, muertes incluso de comandantes en jede del ejército (Patria y Libertad, se recuerdan), luego montajes de “células extremistas” que las transmitían por canales, como el del angelito, hoy en manos del ángel del demonio que se fotografiaba con el dictador en otros tiempos, el general ese que quemó humanos,  hoy sale el dueño del canal, muy espantado porque le queman, quién sabe quien, una máquina locomotora de su empresa de ferrocarriles.  Son ellos los que aprendieron muy bien de montajes y seguro debemos prepararnos para que el caos siga creciendo, ya que lo que no se puede por el predicar se debe lograr por la fuerza de la sin razón, despidiendo gente como ya lo hacen dos cadenas del retail  (ABCDin y Dijon), pero seguro como pasen los días esto no solo será despido de personal, no necesitamos una bola de cristal para conocer que los de siempre terminaran tratando de empeñarse en hacer lo de siempre: crear conmoción, repetir que estamos en las puertas de convertirnos en Venezuela, porque ese disco rayado en algún instante puede que les diera resultado, al ponerlo como caballo de batallas para que ganara el presimiente de turno, también seguramente veremos como los canales de televisión, esos que se han alistado para criminalizar la protesta, mostrando solo imágenes editadas y sobre editadas, tratan de llegar a los que aun no han despertado o quieren mantenerse en la zona de confort, aunque esta sea de verdad un espacio muy para mediocres, no olvidemos que en el Chile despertó todavía se mantienen algunos aturdidos o somnolientos mirando TV, comprando desde la pantalla, ya sea de noticieros o matinales,  cada brutalidad que dice el ministro de turno o la vocera, quien se molestó conmigo y me bloqueó, hace unos días, porque la traté de “nana de La Moneda”, si no discriminara el término de nana podría haberme mandado a freir monos al África, pero claramente ella si discrimina y ve que en una nana hay una suerte de insultos, vaya para las nanas mi más alto reconocimiento, menos para la Nana de La Moneda.

Así estamos, viendo cual “pac-man” tratan de avanzar con cualquier subterfugio, y nos mantienen recibiendo mensajes incoherentes, con cero veracidad, muy llenos de embustes, con discursos muy propios de esos que se realizaban en tiempos de dictadura, ejecutados y visados por la DINACOS.

Para montajes son expertos, es sólo recordar lo que se ha provocado los últimos años en la Araucanía, luego esos mismos que trabajaron tras montajes, que están al descubiertos, aparecen en Santiago armando una seria de otros montajes, que permiten  mantener y criminalizar el movimiento social. Hasta hoy , ya pasados más de 100 días, no se sabe quién quemó el Metro, raro por decir lo menos. ¿Será que hay manos de golpe blanco detrás? El ex ministro acusado constitucionalmente era más que experto  en todo aquello y buen discípulo de esa etapa funesta de la historia de Chile.

Estamos en una encrucijada que debemos saber mantenernos unidos, harán todo y más para crear la desunión, para hacer que los timoratos de la oposición sigan débiles a la hora de golpear la mesa, y está claro por qué el establishment se siente tocado, esto va más allá de derechas e izquierdas, es una cosa de status quo, “izquierda y derechas unidas jamás serán vencidas”. Seguro estoy que más de uno de esa izquierda ve que más que cambiar la constitución también le agrada la idea de una reforma, una suerte de poda, pero seguir con el artículo de ese estado subsidiario,  seguir alentando que el sistema neoliberal no es tan malo y que nos ha dado “mejoras”, claro, cuando se gana sueldos de millonario sin hacer más que calentar un espacio en el hemiciclo del parlamento, el tema se complica y nacen, seguramente, dudas de que es lo mejor.

Lo mejor para Chile es no seguir mintiéndonos, terminar con la farsa de esta constitución fraudulenta nacida en medio de una sociedad que se le violentó y para imponerla se justificó con un golpe de estado, que es lo más violento que hemos tenido que vivir como país en el siglo pasado. Por eso cuando algunas voces de la extrema derecha salen diciendo que el cambio de constitución en condiciones tan violentas, como las que se vive no resulta apropiado, les invito a que revisen la historia y se recuerden como fue el fraude de la constitución del 80`, escrita como la mayoría de las constituciones anteriores, entre cuatro paredes, con un equipito de “expertos”, en ese caso bien siniestros los expertos .

Hoy, más allá de la cocina del 15 de noviembre, que en lo personal aún me mantienen muy discorde, veo que la alternativa que debemos jugar es claramente un apruebo de una constitución, que por cierto no va en hoja en blanco, ya que los que nadie les mandató, firmaron un trasnochado “acuerdo de paz” con alguna que otra letra chica, por eso tenemos y es nuestro deber como ciudadanos exigir que esta ruta de la nueva carta constitucional tenga las bases ancladas en un gran pacto EcoSocial donde se pueda navegar sin trampa y sin las marañas que toda la clase política pretenden desde ese día imponernos. El Apruebo no es una carrera ganada, la nueva constitución no será fácil, una vez logrado el apruebo, y si nos mantenemos despiertos y unidos podremos mover los cimientos de esta república para refundar un Chile nuevo… Movernos hasta Moverlos, debe ser sin duda nuestro camino a recorrer.

Deja tu Comentario

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *