Revista ChileLibre
Portada » Los nuevos socios de la UDI, la alianza del patrón.
Crónica Libre

Los nuevos socios de la UDI, la alianza del patrón.

Persuadir a un fanático es difícil, pero cuando se logra la penetración, bingo, tenemos un militante mucho más comprometido que un laico sin principios sólidos, en las últimas semanas, después de la cocina del 15 de noviembre, hemos leído y escuchado a los obispos evangélicos pronunciarse por la opción “rechazo”, es como que un dios, ése que han recreado desde su comodidad les hubiese hablado.

Por Manuel Martínez Opazo (@capitancianuro)

FANÁTICOS HAY y ha habido siempre en todos lados; evitar que existan es un sin sentido. Mas podemos y debemos evitar que arrastren al país y a Latinoamérica en su turbada forma de hacer las cosas. Ya están causando daño suficiente, es cosa de percibirlo en Brasil o en el Salvador. Acá no estamos lejos de aquello.

Años atrás un amigo me advertía cómo la UDI buscaba conquistar ese nicho de fanáticos, era difícil visualizar aquello, entendiendo que este tipo de organización de ultra derecha su fanatismo lo muestran frente a la iglesia caótica(1): ahí asentaron sus raíces, se hicieron cómplices de los pedófilos, desde ese rincón de poder, algunos en el paraguas del Opus Dei, otros en Los legionarios de Cristo, armaron camarillas que bajo Dios, la patria y familia sentía que podían ordenar a su antojo el país. Recuerdo que los primeros años de advenimiento de la democracia justamente la UDI descubrió algo que muchos de los “vivos de la concertación” no percibieron y aun no perciben, entraron en los sectores vulnerables, cómo, fácil, usaron la encuesta CAS, sí, esa ficha tan básica y elemental que mide la estratificación económica, aplicable en todos los municipios del país, usando para identificar, priorizar y seleccionar los beneficios de programas sociales. Estas empresas fueron prácticamente tomadas todas por empresas vinculadas directa o indirectamente a la UDI popular, desde ahí se sabía quién era quién, dónde estaban los verdaderos lideres sociales, y si bien muchos eran simpatizantes de izquierda, es claro que no intervinieron en su pensar, sino en sus cuentas y mejoras, por lo tanto cuando la señora Juanita, militante de izquierda, los suyos no le arreglaban problemas radicales como deuda de luz o dividendo, un benefactor que sabía de su problema se acercaba y les daba solución, la señora Juanita no cambiaria de opinión, pero si comentaría quiénes le prestaron ayuda y fueron concretos con ella, a la hora de necesitar salir de un aprieto, ese comentario trae adhesión y cohesión a la hora de elegir, así crece este grupo de poder, no olviden que llega a convertirse en uno de los sectores más votados y nada menos que en medio de la clase popular.

Pasado el tiempo esto les dio resultados y dividendo, si bien hoy no son gobierno, han logrado al menos en el primer año de Piñera armar el gobierno a su antojo, acelerar esa agenda que arrincona y estresa a ese Chile que al término del segundo año estalla, no era Piñera solo quien aceleró aquello, es un ministro del interior UDI, un Larroulet  asesor UDI… y bueno, ver militancia de quienes se hizo rodear Piñera, es claro como este país fue poblado por la extrema derecha, esa que en las marchas paupérrimas piden paz, pero actúa con un odio y violencia de atar, claro que amparados por carabineros de Chile, que sea de paso, un grupo muy vulnerable a la hora de militar en grupos evangélicos.

El senador Iván Moreira es devoto evangélico desde hace algún tiempo, pero es aún más antiguo militante de la UDI y reconocido pinochetista

Acá es otro espacio que vio, no solo la UDI, sino otras latitudes de Latinoamérica como carne de roer y se comenzaron a acercar a estos hombres de fe, pastores corruptos que se sintieron con un cómplice en el poder, para expiar culpas y desde ahí se logra la alianza, no esa que se determina o se precisa en contenido de los libros del Éxodo, Levítico, Deuteronomio y Números. Aunque seguro más de un extremista lo siente así y camina por esa línea de convencimiento.

Persuadir a un fanático es difícil, pero cuando se logra la penetración, bingo, tenemos un militante mucho más comprometido que un laico sin principios sólidos, en las últimas semanas, después de la cocina del 15 de noviembre, hemos leído y escuchado a los obispos evangélicos pronunciarse por la opción “rechazo”, es como que un dios, ése que han recreado desde su comodidad les hubiese hablado. Jorge Méndez, presidente del consejo de Pastores y obispos, sin ningún empacho advirtió “vamos a perder muchos bienes que tenemos, que son de gran bendición para el país” modificar la Carta Magna es algo que se debe hacer, pero no hablar en cambiarla. Ellos, quienes entendieron que entrar en política es una forma de apropiarse de espacios que otros por décadas los ocupan y son quienes han logrado dirigir Chile, ven que si estos logran aquello, como sería el propio caso del hijo del  cuestionado Pastor Soto, hoy diputado, ese mismo que increpó a la Presidenta Bachelet en Jotabeche  gritando «Asesina» y «vergüenza nacional», son estos fanáticos que usando de su investidura y recreando el evangelio, con un velo de fuero especial han logrado atravesar a  la vereda de la UDI y comenzar a caminar juntos a una nueva cruzada. Mientras la Iglesia caótica por todo su desprestigio pierde adhesión en forma muy clara, estos otros ocupan espacios perdidos y atraen al rebaño que requiere de guías, mientras la extrema derecha necesita de aliados para continuar con sus planes absolutistas.

Como ven, la UDI, sin escrúpulos, es capaz de  adentrarse al más estilo Moreira en medio de una organización religiosa y si es necesario transformase en uno de ellos para mantener, a como dé lugar, su cuota de poder, que desde sus orígenes, ilegítimos, han logrado perpetuar por décadas, entendiendo que hasta su nombre es una burla a todo el sistema del cual ellos en lo absoluto se sienten identificado y solo lo usan, como ahora usan a los obispos evangélicos, que por cierto les conviene claramente este tipo de utilización.

Referencias.

(1): Juego de palabras usado por el columnista para referirse al caos sostenido en la Iglesia Católica desde 2010 a la fecha (Nota del Editor)

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

“Arrastrando el poncho”, la nueva política de La Moneda

Arturo Alejandro Muñoz

Administración amurallada, discusiones oscuras

Lic. Alejandro Marcó Del Pont

Perdóneme, Presidente…pero no le creo

Arturo Alejandro Muñoz

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más