El opositor desdeñado

Esa oposición desteñida es la que sabe que hay violación sistemática de Derechos Humanos, pero desestima las acusaciones constitucionales, porque eso podría desestabilizar el orden democrático; permitan reír, ¿de qué democracia hablamos? También estos argumentos se usan en otras latitudes y someten al pueblo de peor o igual manera que acá.

Por Manuel Martínez Opazo (@capitancianuro)

“Los pseudo intelectuales indignados con los indignados son indignantes”, declama una amiga, pucha que tienen razón, pero no solo son estos seudo intelectuales, sino esos que se visten de “oposición”  y sienten que ellos son los guardianes de la mal creada democracia. Han escuchado  a esos que profitan con soberbia: “Yo que luché contra del dictador”, “nosotros con cara descubierta lo enfrentamos”, “ No éramos violentistas, como estos de ahora”,  así viven enamorados de su discurso, sin entender que los tiempo son otros, que el miedo de los de ayer también nos lo quitaron los de hoy.

Un abogado hace no mucho preguntaba por los trabajadores que se quedaban sin su fuente laboral en el Hotel O´Higgins, pero lo más complicado de su pregunta era que culpaba a primera línea y al humorista Kramer, desconociendo que a dicho hotel le afectaron la nada misma de los disturbios callejeros, era solo materia de buscar el porqué al día siguiente dicho hotel cerraba sus puertas y claramente no respondía en lo absoluto al estallido social, pero si servía de buen pretexto para pasar piola. Es tan fácil buscar culpables y no ir a la fuente del conflicto. Acá un presidente uso la palabra “estamos en guerra” y eso es muy profundo a la hora de entender que alguien que dirige una nación le declara la guerra a todos y a la vez a nadie, porque además no tienen ningún enemigo claramente identificado. Él cruzó la línea de la confianza y se puso al margen, uso el estado de derecho y se lo pasó por buena parte, es por eso que la gente le perdió el respeto, de la misma manera y forma  como se lo ha perdido a Carabineros de Chile, institución que por  cierto tampoco volverá a tener respeto por el ciudadano de a pié, ni porque lo pide un ministro, ni porque unos vecinos le dediquen hashtags más buena onda y folclórico. El respeto se gana , no se obliga ni mucho menos se decreta. El respeto es un contrato social y fue roto con corrupción (pacogate), incompetencia y abusos, mucho antes de octubre por cierto. Una policía deslegitimada no se refuerza, se desmantela y se da vida a algo nuevo .

Pero los mojigatos opositores miran todo como si fueran inspectores de colegio privado, llenos de moralejas y sermones, se enojan con lo que no comprenden y comprenden sólo lo que ellos quieren, enamorados de sus discursos, no se han enterado, que esta indignación es hasta que la dignidad se haga costumbre, aunque esto es para aquellos que entendemos que es la palabra dignidad, que está por sobre el modelito neoliberal y todo lo que conlleva aquello. Los timoratos son los que alientan la cocina mal oliente de noviembre, donde nos metieron a bailar un baile de muy mal ritmo, como lo he venido expresando en columnas anteriores, ellos nos hacen jugar sus cartas y si bien estamos metidos en este zapato complejo, y no digo chino ya que eso puede atraer más el coronavirus, el único peligro que veo a este tema, dejado en claro que Apruebo, pareciera que nos anestesiaron con el plebiscito de abril y las elecciones de octubre. Mientras tanto todo sigue igual, sin salud, sin educación, sin pensiones dignas y con sueldos miserables, remedios caros, colusión, transporte mediocre y caro, y la más paupérrima  desigualdad de siempre, con la cocina mal oliente y trasnochada del 15 de noviembre nos anduvieron cambiando el orden de las prioridades de la demanda social.

Esa oposición desteñida es la que sabe que hay violación sistemática de derechos humanos, pero desestima las acusaciones constitucionales, porque eso podría desestabilizar el orden democrático, permitan reír, de que democracia hablamos, también estos argumentos se usan en otras latitudes y someten al pueblo de peor o igual manera que acá. ¿Recuerdan cuando una organización mundial de DDHH., con unos cuantos millones de socios, señaló que daba la impresión de que las FFEE estaban actuando con intención deliberada de provocar daño? fue el 21 de noviembre de 2019, que señaló esto amnistía Chile y que sucedió ahí, los opositores , esos que sienten terror de perder su pedacito de poder, no se si no leyeron o prefirieron omitir ese tipo de informes, así luego le salvaron el traste al Presidente y luego al  Intendente de Santiago . No todo es culpa del que tienen las bestias hambrientas de sangre , sino esos que juegan con la vestimenta sucia y ensangrentada del gobierno.  Esos que aparecen representándose a sí mismo con una carta de acuerdo nacional o algo así, encabezada por Marianita, Soledad y el nefasto de Correa, o sea son parte del problema y quieren mostrarse como solución, además se representan a si mismo.

Cuando advierto, que por cierto no soy el único, son miles y es cosa de leer hasta las murallas, escuchar los canticos en los estadios, en los festival, no solo el de viña, Chile quiere que Piñera se vaya, salta alguno de estos y te pregunta “ y quién asumiría”, eso da señal que no han leído nada del orden constitucional y replican con si Piñera renuncia quedaría la joda dentro y fuera de chile,  en momentos siento que vivimos realidades paralelas, la joda está dentro de Chile hace varios meses y la imagen país se fue al carajo, gracias justamente al interdicto, entonces qué se sostiene con hacernos los defensores del modelito o de esta seuda democracia?

Como ve no es una exageración pedir que Piñera renuncie ni tampoco un despropósito a la democracia, aquellos que desde un inicio de la explosión social hemos sugerido además se adelantaran las elecciones, hoy un amplio sector  social lo comienza a percibir como una de las más coherentes salidas del conflicto, Piñera se ha transformado en el gran problema de Chile, con el coronavirus, el parlamento sería quienes le secunda como problema.

Por eso a los timoratos, amarillos, esos que quieren estar bien con dios y el diablo, podrían tomar de una buena vez posturas concretas y no seguir alimentando a este bárbaro que no nos conduce a ninguna parte y solo nos lleva al despeñadero.

Lo nuevo siempre genera resistencia y temor, aunque el cielo se oscurezca la luz siempre resurge. No temas a lo que aún no conoces, el riesgo es una manera de crecer, aunque el triunfo no esté garantizado.

CONTINUARA, después del conoravirus…

Deja tu Comentario

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *