Revista ChileLibre
Portada » La carta con la que Carla Pellegrin cuestiona la candidatura del juez Raúl Mera a la Corte Suprema
Crónica Libre

La carta con la que Carla Pellegrin cuestiona la candidatura del juez Raúl Mera a la Corte Suprema

La misiva hace un crudo relato del largo e infructuoso recorrido judicial hecho por la familia del comandante y líder del FPMR Autónomo Raúl Pellegrin, asesinado junto a Cecilia Magni Camino en las cercanías del río Tiguiririca, donde fue hallado su cuerpo con evidentes signos de tortura. El juez a cargo de la investigación es el mismo que ahora se encuentra en inmejorable condición de llegar a la más alta esfera del Poder Judicial: Raúl Mera. Entregamos a ustedes inextenso esta carta:

SOY CARLA PELLEGRIN FRIEDMANN, médico anestesióloga, hermana de Raul Pellegrin Friedmann.

Mi hermano fue torturado y asesinado el 28 de octubre de 1988 junto a Cecilia Magni Camino. Luego de 15 años en que se cerró 5 veces la causa, logramos en el año 2003 que se nombrara un Ministro en Visita, siendo designado don Raúl Mera.

Durante la tramitación de la causa ese Ministro se negó a procesar a ninguno de los responsables, de hecho contra su parecer y por petición nuestra y de abogados del Consejo de Defensa del Estado la Corte de Apelaciones de Rancagua ordenó, en dos ocasiones, el procesamiento de los partícipes.El Ministro Sr. Mera no dio lugar a muchas de las diligencias solicitadas. Como familia presentamos un peritaje del Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Chile, efectuada por la doctora y perita Carmen Cerda y el doctor y perito Alberto Teke, concordante con lo informando por el Servicio Médico Legal, concluyendo que mi hermano fue brutalmente torturado durante interminables horas junto a Cecilia Magni, torturas que le provocaron la muerte. A pesar de lo anterior,el Ministro Raúl Mera cerró al menos en 6 ocasiones la causa, obrando de manera parcial.

Durante el período de prueba, el abogado del procesado ex oficial de Carabineros de Chile, Carlos Bezmalinovic, presentó un peritaje, pagado, elaborado por don Luis Ravanal a la autopsia, sin ninguno de los requisitos que la ley prevé para que tuviera valor, que concluyó que tanto mi hermano como Cecilia se habían ahogado, tras lo cual el Ministro Sr. Mera me comunicó personalmente que no estando de acuerdo con que el hecho que las víctimas fueron torturadas y asesinadas y dado que los peritajes de la Universidad de Chile y del Servicio Médico Legal concluían la existencia de tortura y homicidio y que el peritaje elaborado por don Luis Ravanal señalaba que ellos se habían ahogado, iba a comunicarse, según sus palabras, con su amigo el Dr. José Belletti (quien hoy sabemos trabaja para el Hospital Dipreca desde el año 2003) para que decidiese. Finalmente su amigo no contradijo el parecer del Ministro y decidió, en un periodo de 2 semanas, que ambos se habían ahogado a pesar de la evidencia histopatológica del SML que dio cuenta que, entre otros, Cecilia Magni recibió electricidad en el tímpano.

El Ministro don Raúl Mera absolvió a los acusados, porque según él no hubo delito, o sea ,las víctimas se torturaron, aplicaron corriente y murieron casualmente.

Junto al Consejo de Defensa del Estado pasamos por la apelación a la Corte de Rancagua y luego a la Corte Suprema, donde la sentencia definitiva, contrariando al Sr. Mera declara que que ambas víctimas sí fueron asesinadas producto de las torturas, pero con simple mayoría se concluye que ninguno de los miembros del GOPE puede ser sindicado como culpable y claro, ya no era posible reabrir en ese momento el sumario, por lo que lo obrado por el Sr. Mera favoreció a los culpables.

Responsabilizo personalmente al Sr. Raúl Mera del manto de impunidad que cayó sobre el asesinato de mi hermano Raúl Pellegrin y de Cecilia Magni, y los crímenes de lesa humanidad que contra ellos se cometieron. Lo responsabilizo por agravar el dolor causado a nuestras familias y por mantenernos, largos 15 años, en un juicio el cual una y otra vez cerró sin culpables y finalmente dictar sentencia a favor de los procesados por orden de la Corte, teniendo todas las pruebas que acreditaban ambos homicidios producto de los apremios ilegítimos por parte de agentes del Estado.

Sería una vergüenza y deshonor que alguien como él, que llegó a negar un crimen contra los derechos humanos, dicte Justicia desde nuestra Corte Suprema, además de una irresponsabilidad, ya que ha dejado en claro que todo su conocimiento y experiencia es capaz de usarlo contra de la verdad y la justicia.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

Violento cierre de mes: decenas de heridos y detenidos en Santiago y Viña del Mar en la víspera de Marzo

Daniel Romo Vega

Una alegre derrota

Arturo Alejandro Muñoz

Brasil, experimento mil de la derecha

Lic. Alejandro Marcó Del Pont

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más