Revista ChileLibre
Portada » ¿POR QUÉ? Sangre mapuche
General

¿POR QUÉ? Sangre mapuche

ESTA PREGUNTA se hace el ciudadano Carlos Marchant Santana.

Por qué si al contar su historia en las redes sociales, esto no prende. “¿Por qué?”, se pregunta. ¿Falta de empatía al tener un sistema individualista, independiente, sin pensar en otros sujetos, manteniéndose ajenos al sufrimiento de sus pares? 

¿Por qué nos estaremos convirtiendo en una sociedad psicópata sin sentimientos? Todas esas preguntas se hace. Y con razón. 

Nos cuenta que fue perseguido por un carabinero, y lo nombra en su libro “Secretos a Voces», escrito el 8 de Abril de 2014.

Junto al juez Jaime Meza, prevaricador, no tuve juicios justos ajustados a derechos y aun así no existe un periodista, una entidad alguna o institución que me ayude a buscar justicia.

Él tiene fe en Chile, en la gente, en la sociedad y nos cuenta su historia de injusticias, de sufrimientos.

Nos cuenta que tiene todas las injusticias en su cuerpo, y es el reflejo de un sistema abusivo y corrupto.

Miren, fui perseguido por agentes del estado: sufrí crímenes de lesa humanidad, fui incriminado en delitos inexistentes, hecho preso injustamente por un tongo de Carabineros de Chile; al estar preso injustamente no pude seguir pagando mis compromisos con el Banco Santander, y éste me ejecutó cobrándome toda la deuda altiro. Era obvio que no podía pagar y así remataron mis propiedades y, no contentos con eso, se apropiaron indebidamente del remanente (mejor dicho, nos robaron el dinero) que sobró del remate y la venta de las propiedades. Nos dejaron en la extrema pobreza, sin casa, sin negocio, sin nada. En la Calle. 

Miren, también fuimos estafados por un empresario multimillonario, delincuente de cuello y corbata, su nombre es CARLOS DOMINGO CELLE CAFFERATA y lo estoy funando en Twitter porque la justicia no hizo y no hace nada. ¡Así como en todo lo que denuncio soy ignorado! Soy nadie, soy el que sobra.

Quiero hacer notar que todas mis denuncias fueron hechas formalmente en tiempo y lugar correspondientes, y nunca fui escuchado ni socorrido; se me negó protección y auxilio. Eso también es delito tipificado en la ley. 

O sea, todo el sistema -el Estado- me falló al no escuchar mis denuncias. Miren, esto es muy relevante, en tres oportunidades hice llegar carta certificada al entonces fiscal nacional Guillermo Piedrabuena, quien fue el que implantó el sistema procesal penal Chileno; en las tres oportunidades nunca tuve respuesta, por ley él tenía 10 días para contestar y no lo hizo. Esto, señoras y señores, es de la mayor gravedad: el que implantó el sistema procesal penal en Chile me haya  ignorado, se negó, no investigó, ¡no hizo nada de nada! ¡Gravísimo incumplimiento de deberes! 

Como les cuento, son muchas las puertas cerradas para tener justicia. Incluso hablé con el presidente en su primer gobierno, fui al Congreso Nacional, en el me dijeron: “¿Cómo, acaso ustedes no tienen miedo? Están acusando a un juez de la República”. Yo creo que fue como una intimidación, una amenaza prácticamente por el tono y los gestos. 

Llevé los documentos personalmente a la Corte Suprema en Santiago, y al Canal 13. 

Acá en La Serena denuncié en los tribunales y nunca fui escuchado.

Es por éso que estoy luchando dando a conocer mi historia en las redes sociales porque sé que juntos podemos exigir justicia. Este caso no puede quedar impune, no puede ser posible que todo el poder de un país ataque maliciosamente, cruelmente, ensañándose hasta el deleite en causar el mayor daño y dolor posibles a quien ya no está en condiciones de defenderse. Que a una persona indefensa la revienten… nadie puede permitir esas aberraciones, hoy en día todos pueden pasar por lo que viví, están en peligro latente si no logramos hacer justicia. 

En un nuevo Chile esté caso no puede ser ignorado; tiene que ser investigado, revisado por la justicia. Ayúdenme a que así sea, síganme en las redes sociales: justicia para @marchant_carlos 

Muestro documentos donde acuso todos estos abusos. 

Denuncie en tiempo y lugar correspondiente. 

No se me puede negar justicia la necesito para poder vivir en paz. 

Busco la solidaridad y la empatía del pueblo Chileno.

Lo último, como la guinda del pastel: la secretaria del primer juzgado de la Serena, donde tenían mi caso con el Banco Santander; ella, con su marido, se quedaron con nuestra casa. Así de sucia es la justicia Chilena, una mafia.

Fono contacto: 983190474

Necesito de toda la ayuda posible para difundir y que la opinión pública se entere de este caso; es emblemático, servirá para remover la conciencia de que necesitamos cambios profundos para que estas injusticias nunca más se repitan en nuestro país. Atentos a las próximas columnas: nos contará 6 historias reales, estando preso injustamente incriminado. Por favor, den su opinión, es muy importante. Gracias.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

Resultó ser falso: Acusación a ejecutiva de TVN en RRSS genera amplia controversia

Daniel Romo Vega

Émulos de Ícaro en el fin del mundo. Los primeros mártires chilenos de la aviación (1910-1917).

Felipe Pezoa Dittus

Prohibido leer: la censura contra los libros a lo largo de nuestra historia (II).

Felipe Pezoa Dittus

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más