Revista ChileLibre
Portada » Incertidumbre en mi vida
Series Libres

Incertidumbre en mi vida

PENSANDO EN QUÉ TEMA podríamos comentar y discutir en esta columna veo en la televisión cómo ‘Chile ayuda al adulto mayor’, vamos juntando platita para después regalársela a algunos ancianos elegidos por no sé quién y que recibirán una ayuda que tampoco se sabe en qué consiste y como se hará efectiva. Todos los rostros participando, apoyando y validando la ayuda.

Yo reflexiono y me pregunto si esto no es como una limosna que se le dará a los adultos mayores, ¿Es eso lo que ellos merecen? Francisco dice -le quitó el ‘Don’-: «Este es el momento en que los que más tienen, los que más pueden, deben darle una mano a los que menos tienen». (Buscando recaudar 30 mil millones de pesos). ¡Si se aprobara el #ImpuestoALosSuperRicos se podría recaudar 38 veces esa cifra durante la Pandemia! El proyecto está en el Congreso, su aprobación es una reforma que se aplicaría solo por esta vez (durante la pandemia), y permitiría ayuda social, sin que la gente tenga que sacar plata de sus ahorros (pensiones). Eso, siempre que se quiera de verdad ayudar y no solo hacer show.

¿Que no es insultarlos en su amor propio el tener que hacer colectas para que ellos puedan tener una ayuda por una sola vez? ¿No sería lógico que se solucionara el problema de las pensiones miserables de nuestros ancianos y así pudieran vivir dignamente sin tener que estirar la mano, ni sacarse la cresta trabajando? Estos programas muestran casos que hacen llorar a los conductores, a los televidentes, seguramente también a quienes nos gobiernan… si es que tienen un poquito de sensibilidad; pero ese llanto y esa preocupación dura lo que dura el programa, después nos olvidamos y seguimos como si nada aceptando las injusticias del nefasto sistema.

Yo no me conmuevo con el programa, me conmueve la triste realidad de nuestros adultos mayores que muchas veces no tienen ni siquiera para comer, como en mi caso, que trabajé desde niño sin descanso para salir adelante día y noche y es muy duro recordar que mi país, el Estado de Chile, el cual yo tenía el deber de proteger con su negligencia y maldad, me arruinara.

Hoy, viejo, tengo que salir a trabajar sin las fuerzas ni las ganas de hacerlo, pero tenemos que comer y nos obligan. Con mi señora vivimos en la incertidumbre: sin casa, sin trabajo, sin un futuro; ya estamos viejos: en un par de años más no tendremos las fuerzas, tendremos que tomar una decisión, como muchos en este país desigual.

¿Quitarnos la vida y dejar de sufrir? Hoy lucho para evitar ese desenlace estoy dando una lucha en las redes sociales. En busca de justicia sólo con el 50% de lo que me despojaron y robaron nosotros podemos seguir viviendo y surgir, porque somos chilenos y no queremos limosna, queremos justicia y dignidad nada más que eso. ¡JUSTICIA Y DIGNIDAD!

Sígueme en Twitter: Justicia para @marchant_carlos

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

Otro delito de omisión

Carlos Marchant Santana

Una navidad en el mall

Yimmy Vendetta

Una anécdota de prisión. (Historias de la vida real)

Carlos Marchant Santana

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más