Revista ChileLibre
Portada » ‘La Olla Digna’ o el Pueblo ayuda al Pueblo
General

‘La Olla Digna’ o el Pueblo ayuda al Pueblo

Conscientes de la realidad que llegó a Chile de la mano de la pandemia, Revista ChileLibre ha querido contactarse con los miembros de la organización de ‘La Olla Digna’, que ha prestado asistencia real a pobladores de diversas partes de Santiago. Descubrimos que esta ayuda va más allá de un plato de comida, pasando a otros ámbitos tanto o más necesarias. Presentamos a ustedes el extracto de la conversación sostenida por una de sus miembros que conforman tan bella iniciativa. E indicamos, además, la forma que usted tiene de ayudar en esta causa que ayuda a la dignidad del pueblo.

‘LA OLLA DIGNA’ es un proyecto orientado a la acción social cuya génesis se remonta al trabajo que Consuelo Navarrete -su fundadora- venía realizando en ‘Amigues Sociales’.  Diferencias en la manera de enfrentar el trabajo social hicieron que a fines de abril de este año ella tomara la decisión de levantar un proyecto propio cuyo enfoque estuviese en un acompañamiento de los beneficiarios, así como en el apoyo al emprendimiento, en el entendido de que la independencia económica representa una herramienta de carácter más permanente.  Hoy en día el apoyo al emprendimiento ha quedado relegado a una pausa debido a que el apoyo a las ollas comunes ocupa toda la atención y los esfuerzos del equipo; los comedores sociales se multiplican y la ayuda -y el tiempo- se hacen escasos.

La motivación detrás de este proyecto es prestar asistencia a quienes no tienen a quien recurrir, a quienes han sido ignorados por un sistema fallido, que no pudo dar respuesta a las necesidades de una clase media abandonada a su suerte y a un sector precarizado, devenido en una suerte de casta social inferior.

“Como equipo (las prioridades) han ido cambiando con el tiempo, así como lo han hecho los objetivos y la proyección del proyecto. En este momento somos 6 personas trabajando en la organización, encargándonos de las tareas de difusión, logística y distribución, captación de recursos y administración. Organizarse no siempre es fácil debido a las restricciones propias de la pandemia, pero al tener una estructura horizontal la toma de decisiones es más fluida”, nos cuenta Consuelo.

En este momento, los miembros de la organización están dispersos geográficamente entre Coquimbo, Santiago, Viña del Mar y Valparaíso, lo que ha contribuido a que el trabajo y a distancia sea la solución. Las decisiones importantes son siempre consensuadas, pero el trabajo diario se divide y cada uno asume el rol que se ha asignado.

Para mantenerse unidos, todos comparten un ideal superior que trasciende mezquindades y pequeñeces; tratan de devolver la dignidad que le ha sido arrebatada a las familias por un sistema perverso que ignora la humanidad y nos convierte en cosas, en moneda de cambio. Entre ellos hay un cariño y un respeto forjado en tiempos de crisis; cada día ven la grandeza de cada uno de sus integrantes, su entrega, su devoción por la acción social y por buscar mejorar la vida de tantas personas que se encuentran en situaciones derechamente dramáticas; se sienten orgullosos de su aporte y de tener la oportunidad de caminar juntos en un momento decisivo de nuestra historia.

Hoy, el grueso de su trabajo se concentra en Santiago, pero ayudan de manera simultánea a distintas comunas a nivel nacional. Reciben solicitudes de apoyo desde distintos puntos de nuestro país, las evalúan y ven a quién ayudar; ello porque los recursos son escasos, por lo cual utilizan criterios de selección para que el apoyo sea lo más efectivo posible. Hoy apoyan alrededor de 13 ollas, número que cambia semana a semana, pues es un proceso sumamente dinámico.

Los actores sociales no han jugado un rol determinante en el quehacer de La Olla Digna. La gente común, la persona de a pie, aquella que aun teniendo poco ha sacrificado parte de sus recursos para ir en ayuda de los más necesitados. Su experiencia confirma que aquellos que han sufrido, que han vivido miserias y que han experimentado en primera persona la injusticia y la inequidad son los primeros en prestar apoyo al que lo necesita.  Se ven afortunados, en el sentido de que mucha gente ha apoyado; se confirma una vez más que el pueblo ayuda al pueblo’.

El 100% de los recursos económicos que reciben provienen de donaciones de la gente. En ocasiones los municipios han prestado ayuda logística o de recursos, pero en casos muy aislados.

Lo que más necesitan es aporte económico, dinero que recaudan va íntegramente al mantenimiento y abastecimiento de las distintas ollas comunes y permiten definir cómo y en qué capacidad ayudamos a cada iniciativa. Para ellos todo suma, pero la logística de recibir y gestionar productos es más compleja, considerando que su equipo es pequeño y disperso en distintas partes del país.  Lo que recaudan permite ir en ayuda de la gente de una manera efectiva.

En este minuto lo que la gente necesita es un plato de comida todos los días, además de apoyo integral, sicológico, tratar de insertarlos laboralmente, la gente está muy en el suelo, necesita el apoyo de gente como ellos y de muchos.  “Queremos que retomen una vida mejor porque esa es la idea, mejorar la calidad de vida de las personas, para que en futuras situaciones complejas a nivel país no sea tan drástico el golpe como el caso de esta pandemia”, nos dice Consuelo.

Sylvia, una de sus coordinadoras territoriales nos cuenta: “Hay mucha pena, hay vergüenza, hay dolor, mucha decepción y desazón, se sienten desilusionados de la vida y algo que va a ser muy necesario en el mundo post pandemia es apoyo sicológico.”

Para ellos, el Movimiento Social Ciudadano generado en octubre 2019, fue ver al pueblo chileno irse en contra de aquella minoría que controla el país. Un pueblo que durante años puso la otra mejilla, una resistencia que se forjó a fuego lento, un Pueblo que cambió de paradigma, un Movimiento de Resistencia que hoy en día es IMPARABLE.

Este quiebre social demostró la desconexión de la elite con lo que ocurre en la calle, dejando en evidencia la necesidad de un cambio fundamental; la desigualdad es tan brutal que no queda otra opción más que avanzar en una nueva dirección, cambiar de piel. El plebiscito de octubre es el primer paso en la construcción de un nuevo Chile, y desde luego se sienten dichosos de ser parte de esta revolución; son parte del sueño colectivo por un país más justo, más inclusivo, más digno y para ello trabajan cada día.

LA OLLA CONSTITUYENTE.

Para los integrantes de La Olla Digna, algunos temas que deben tratarse en la elaboración de una Nueva Constitución son: nivelar el campo para los tiempos que vivimos: pueblos originarios, igualdad entre hombres y mujeres, identidad sexual y de género, son temas que necesariamente requieren acción y nuestra carta fundamental debe garantizar de una vez por todas los derechos de estos grupos que sistemáticamente han sido relegados a un injusto segundo lugar, o ignorados por completo. Se imaginan un Chile que comprenda de que debemos cuidarnos entre todos.  Donde los niños no sufran vejaciones ni mueran al cuidado del Estado, sino que crezcan para convertirse en personas plenas, un Chile donde los ancianos no sean abandonados a su suerte con pensiones de hambre, obligados a trabajar hasta que ya el cuerpo no lo permita, un Chile donde no tengas miedo a morir por ser diferente o por ser mujer, un Chile donde vivir sea un privilegio y un honor, no una pesadilla.

Para quienes quieran colaborar con esta noble causa lo pueden hacer:

  • A través del sitio web www.olladigna.cl, que permite hacer transferencias a través de una multitud de medios.
  • Transferencias directas a las cuentas habilitadas para tales efectos.
  • A través de PayPal, para quienes se encuentren en el extranjero.

Si alguien desea colaborar con especies (ropa, alimentos, etc.) se puede contactar con ellos mismos a través del sitio web donde le indicarán la mejor manera de direccionar sus esfuerzos.

 

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

Cuando la ficción altera la realidad: falsificaciones históricas y su impacto en Chile y el mundo (II).

Felipe Pezoa Dittus

Chalecos Amarillos Chile suspende su web temporalmente

Daniel Romo Vega

Marzo

Arturo Alejandro Muñoz

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más