Revista ChileLibre
Portada » Latinoamérica bajo fuego
Crónica Libre Opinión Libre

Latinoamérica bajo fuego

AMIGOS LECTORES, desde algún tiempo estamos viendo cómo los grupos de Derecha, Neoliberales y Ultraderechistas, conformados en partidos políticos, fueron aprovechando y ganando terreno en toda Latinoamérica y América Central, esto debido al desgaste político de los partidos socialistas y/o de izquierda. Desde hace más de dos décadas que el avance de la tecnología perjudicó la integración y la interrelación entre los jóvenes, con la llegada de Facebook, Orkut y más tarde Instagram y Twitter, la juventud comenzó a mudar su comportamiento, estas redes sociales incentivan el narcisismo y la pérdida del contacto humano, los jóvenes perdían y pierden el interés en los asuntos reales, acontecimientos que influyen en su día a día.

En el año 2019 comenzó el despertar, no solo en Latinoamérica sino en todo el mundo, en Francia los Chalecos Amarillos, en Alemania y en otros países movimientos ultraderechistas y antifascistas entran en confrontación, en Chile el estallido social fue cuando el Gobierno Derechista de Piñera aumentó el precio del transporte, pero éste fue solo el detonante, fue la gota que desbordó el vaso, porque la injusticia social en Chile ya era una acción premeditada del gobierno.

Consecuentemente, los levantamientos comenzaron en Perú, Ecuador y ya en el final del año en Bolivia cuando la OEA es Cómplice de un Golpe de estado contra el presidente electo Evo Morales, ahí el pueblo boliviano se levantó contra los golpistas, reclamando la vuelta de su presidente electo, los golpistas ponen al ejército en las calles y atacan las multitudes con fuerza letal, asesinando a muchos bolivianos que reclamaban eufóricamente el derecho a su libertad de expresión y a retornar a su democracia. 

Llegado el año 2020 como una maldición de malinche, llega el supuesto virus COVID-19, lo que envuelve al mundo en una Pandemia o deberíamos decir en una PLANDEMIA, porque todavía no está claro si fue un «virus» natural o de laboratorio, llevado por militares a China ¿Motivo? Que China venia imparable como locomotora sin frenos a nivel comercial, tecnológico (5G) y armamentístico. El imperialista de Trump no pudo negociar como él quería, aunque mentía a sus ciudadanos y al mundo diciendo que estaba cerrando un nuevo acuerdo favorable a EE.UU., era mentira, así como mintió con Corea del Norte. ¿Qué le quedaba? Un ataque biológico para ver sangrar la economía China, que tampoco logró, claro, si esto fuera realmente así.

EL COVID-19 llegó y entró en Latinoamérica dejándonos aislados, hoy en día, no se nos permite reunirnos, no se permiten las manifestaciones, se declaran Estados de sitio, toques de queda, y nuestras libertades se fueron por los desagües. Prisión domiciliar,

nos robaron nuestras sonrisas, nos instalaron el miedo y la represión, ciudadanos muriendo, y no sabemos ciertamente si todos fueron de COVID-19, lo que sí esta claro es que más de un millón de fallecidos en el mundo son ancianos, discapacitados, gente de bajos recursos, sin derecho a una cobertura médica, jubilados pensionistas, refugiados, emigrantes legales e ilegales, si uno lo mira desde otro ángulo… parece una limpieza «social». Lo que se muere es lo que le estorba al estado, las «cargas sociales».

Hasta el final del 2019, no había dinero para nada, pues los gobiernos empiezan a pagar sus deudas con el Fondo Monetario Internacional, dejando postergada las necesidades de salud pública para enfrentar la PLANDEMIA, o sea, no había real interés de los gobernantes en salvar a los ciudadanos que conformaban el grupo de alto riesgo con mayor posibilidad de contagio por el virus, el que contagia con mayor facilidad a quienes tienen deficiencias respiratorias, como son los ancianos.

Boris Johnson, Reino Unido, Donald Trump, y su gemelo político en Brasil, Jair Bolsonaro, lo llamaron de una simple gripe (gripecinha, resfriadinho), hoy Estados Unidos, con casi 210.000 muertes, Brasil con 150.000 fallecidos, les siguen India, México y esto no termina las cifras se multiplicarán por dos en los últimos tres meses del 2020.

Si comparamos como fue controlado el virus en Venezuela, un país destrozado y saqueado por E.E.U.U. y por algunos políticos de la oposición y a pesar de que no tienen una óptima infraestructura que les permita atender a su populación en condiciones razonables, son pocos los casos (muchos fueron de los que retornaron) y pocos los fallecidos, esto si lo comparamos con su vecino Colombia, que es un desastre. Colombia que lo dirige un gobernante nefasto, genocida neo-fascista, creado a imagen y semejanza de URIBE, quien apoya las matanzas por parte de los narcos paramilitares, quien entrego la soberanía colombiana al imperio más avariento y con sed de recursos naturales, que es cómplice y conspirador aplicando terrorismo de estado contra su población y contra su vecino país … Venezuela. Un opositor llamado Guaido, que dice ser Presidente encargado de Venezuela, y no es ni presidente ni político, es un simple traidor a su pueblo, una escoria oligarca que prefiere matar su propia gente para conseguir enriquecerse él y algunos de los terratenientes «cansados de pagar impuestos«.

Volviendo al tema principal que es la recuperación de las democracias en BOLIVIA y ECUADOR y no deja de ser menos importante el plebiscito en CHILE, mi mensaje es el siguiente: “no paren de luchar, pero no les den más razones para que los gobernantes los maten a palos o a bala, infórmense y voten bien. El poder del Pueblo es el voto y en el plebiscito esta para conseguir hacer justicia social y política.”

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

Neoliberalismo 4.0, el Imperialismo humanitario

Lic. Alejandro Marcó Del Pont

Cambio de folio generacional. Un mundo nuevo aparece en lontananza

Arturo Alejandro Muñoz

Justicia social para los muertos

Lic. Alejandro Marcó Del Pont

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más