Revista ChileLibre
Portada » Otro delito de omisión
Opinión Libre Series Libres

Otro delito de omisión

Cuando Carabineros de Chile empujó a un joven al río, se empezó a escuchar el delito de omisión del deber de socorro. Hoy tenemos carabineros en prisión.

Aunque tan sólo dos artículos del Código Penal (195 y 196) se dedican a regular este delito, lo cierto es que cualquier persona puede verse involucrada, en cualquier momento de su vida, en una situación que pueda dar pie a su omisión. Por eso es importante analizar la omisión del deber de socorro, para tener claro qué podemos hacer y qué no.

Con la tipificación de este delito, es decir, con su inclusión en el Código Penal, se quiere garantizar -en cierto modo- la solidaridad social más elemental. Se trata, por lo tanto, de un delito en el que no hay que hacer nada: una omisión, no ayudar a un semejante, puede ser suficiente para ser condenado a una pena de multa o, incluso, de prisión. De manera que habrá que estar muy pendiente de aquellas situaciones en las que terceras personas demanden nuestra ayuda.

Cometerá el delito quien, sin riesgo para sí mismo ni para terceras personas, no ayude a quien se encuentre en una situación de desamparado y peligro manifiestos. Es, por lo tanto, un deber que afecta a todos los ciudadanos, siempre que con la asistencia no asuman un riesgo excesivo, en cuyo caso el omitente estará exento de responsabilidad penal.

Todos cometen esté delito de la omisión del deber de socorro, para tener claro, las autoridades las instituciones y el estado también pueden cometer este delito.

Mi caso

Vengo denunciando y pidiendo ayuda desde hace mucho tiempo y lo publiqué en mi muro de Facebook el 21 de julio del año 2013. Hoy, lo hago en esta columna, para que me ayuden a encontrar justicia, nada más que justicia.

Mi nombre es Carlos Alex Marchant Santana. Vengo de La Serena, Chile, a protestar. Quizás alguien me pueda escuchar y ayudar.

Me persiguen y acosan. Desde el año 2004 un carabinero, un fiscal, un detective, un abogado y un juez me incriminaron en delitos inexistentes; tengo dos condenas: estuve preso un año y 28 días por culpa de este juez. Por estar preso tanto tiempo me atrasé con el banco: perdí mi casa, mi negocio… todo todo, por la omisión de socorro.

Hoy, vivimos en la extrema pobreza junto a mi señora que tiene una enfermedad terminal. Todas mis denuncias las hice en tiempo y lugar correspondiente y se me negó el auxilio como la ley lo indica, es por eso que lucho por justicia y jamás me rendiré ante los abusos de poder. Jamás.

Se cometieron muchos delitos a mi persona e injusticias, y el estado me falló en su totalidad. Todos me pueden fallar menos la sociedad; el pueblo chileno, mi gente, no me pueden fallar.

Ayúdenme. Estoy en Twitter dando esta lucha. Sígueme en la cuenta @marchant_carlos.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia.

Publicaciones relacionadas

El pueblo no es cobarde

Daniel Romo Vega

Utilizar a la socialdemocracia o usar la fuerza; es lo que la derecha tiene en carpeta para el plebiscito

Arturo Alejandro Muñoz

Ocultando los muertos

Manuel Capitán Cianuro

Deje un comentario

Este sitio web utiliza 'cookies' para mejorar tu experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero eres libre de no participar si así lo deseas. Acepto Leeré más