La profesora Claudia Valenzuela está consciente del cambio de paradigma que debe desarrollarse de cara al proceso que debe entregarnos una nueva Constitución. Apoyada por el Partido Ecologista Verde, no titubea para decir que la independencia de su pensamiento contrasta con los otros candidatos pauteados por los partidos que buscan mantener a como dé lugar sus privilegios políticos. Asimismo, nos explica lo imperativo que se ha vuelto redactar una Constitución que garantice la equidad, descentralizada en el poder de las regiones, pero por sobre todo: una Carta Magna que entregue a nuestro Medio ambiente la calidad de Sujeto de Derecho.

EL DISTRITO 5 comprende las comunas de Canela, Illapel, Los Vilos, Salamanca, Andacollo, Coquimbo, La Higuera, La Serena, Paiguano, Vicuña, Combarbalá, Monte Patria, Ovalle, Punitaqui y Río Hurtado. En esa extensa zona donde termina el Norte Chico, hay una profesora que sigue los pasos de sus colegas y antecesores. Pero, en esta oportunidad, no desde las aulas.

Claudia Valenzuela (opción XA21) pretende tomar las riendas del destino constitucional en su distrito; estuvo dispuesta desde que comenzó a hacerse palpable el clamor popular tras el Estallido Social de 2019. Titulada de la UPLA de Valparaíso, especialista en Mediación Educativa, con Post Grados en Educación, ha participado en equipos de investigación en la búsqueda de nuevos paradigmas educativos. Ha realizado clases en ámbitos educativos: niveles Básico, OTEC, Institutos Profesionales y universidades, tanto públicos como privados, lo que le permite tener una visión amplia de los sistemas educativos chilenos. Su objetivo ha sido ayudar a sus estudiantes —de diversas edades y condiciones socio económicas— a descubrirse como seres únicos, valiosos y responsables para la construcción de una mejor sociedad.

Como profesora, trabajó para ganar con el #Apruebo. Claudia cree que debe ser consecuente y defender el amplio consenso social que reflejó ese 84% en la Región de Coquimbo. ‘La Nueva Constitución debe ser redactada por el mundo social. Por supuesto, el llamado es a votar por candidatos independientes, por ejemplo, mi lista junto con Felipe Sepúlveda. La del girasol’, nos dice.

Desde Revista ChileLibre entregamos para todxs ustedes esta entrevista en toda su extensión.

10THqC0Foh_S-zkC

Claudia, ¿qué es lo que te mueve para integrar la Convención Constitucional?

Me mueve el hecho de ejercer el derecho de poder representar y representarse. Desde el punto de vista de que soy profesora, me interesa mucho lo que es la educación. Y, desde ahí, quiero aportar con cambios de paradigma, porque me interesan lxs niñxs y ver cuál es el legado que les vamos a dejar a ellxs. Vi una imagen cuando me presentaba a ser candidata a la Convención [Constitucional], en donde un anciano le entregaba una plantita a un niño; eso me conmovió, me remeció y me llevó a preguntarme: ‘¿qué es lo que quiero dejarles a todxs?’

Desde el rol educativo, ¿cómo se consigue esa equidad de la que se intenta establecer en la Nueva Constitución?

En mi lista —que comparto con Felipe Sepúlveda— estamos convencidos que tiene que ver con la base educativa. Sin embargo, no podemos seguir con las que tenemos hasta el momento, ya que son demasiado reduccionistas. Debemos avanzar y ser más creativos: debemos cambiar nuestras creencias y formas de relacionarnos para que, desde la educación, podamos ir transformándonos y transformar esta realidad que tenemos ahora. Por eso me mueve este cambio de paradigma, o si no, vamos a escribir una nueva Constitución, pero con otras palabras, basadas en el mismo paradigma que tenemos hasta ahora.

¿Cuánto crees que pesa la actual Constitución en este proceso? ¿Sirve para enmendar los errores ya cometidos o para basar la Nueva Constitución y agregar cosas nuevas?

La actual Constitución no sólo instaló un modelo mercantil y de consumismo, sino que educó [a la sociedad] en la explotación de los recursos naturales sin medidas sostenibles, lo que nos ha llevado a la carencia de agua, deforestación y contaminación; todo esto es lo que ha provocado una ruptura en la Armonía Ambiental: las consecuencias son evidentes al experimentar por parte de la población la escasez de recursos. Por eso se hace necesario y conveniente una revalorización para recuperar y mantener el Equilibrio Natural.

Para enmendar los errores cometidos la Nueva Constitución debe garantizar el acceso a los recursos desde un Modelo de Desarrollo Sustentable. Una Ecología Sostenible se refiere a un cambio desde una visión reduccionista a una más holística. Esto implica el cambio de mentalidad hacia una Ética Ecológica la cual reconoce el equilibrio ecológico que acciona el ser humano en el ecosistema.

¿Y cómo es lo del cambio de paradigma? ¿Desde cero, con una hoja en blanco, para partir cambiando la institucionalidad, conseguir la equidad que se empezó a discutir con el tema de la Nueva Constitución?

Me interesa esa pregunta, porque al plantear nuestros objetivos como integrantes de la Convención… me da cierto resquemor ver que planteamos nuevas soluciones desde lo conocido, por lo tanto, planteamos soluciones desde la certidumbre, desde la Constitución actual; sin embargo, las personas, la ciudadanía, desde su sabiduría pueden aportar mucho. Entonces, debemos redactar una Nueva Constitución considerando a las bases, a la ciudadanía, a las personas, a todas las instituciones para que desde ahí se generen las nuevas formas de relacionarnos. Y es ahí donde está el punto.

La Constitución Ecologista y de la Equidad.

¿Qué es lo que necesariamente urge modificar de la Carta Fundamental?

De partida, como pertenezco al 84% de la Región de Coquimbo que quiere cambiar esta Constitución, tiene que ver sobre todo con el modelo neoliberal. Eso está enganchado con el paradigma del que hablaba anteriormente. Desde ese punto de vista empiezan a cambiar los modelos, las formas en que se van instalando los temas acerca del buen vivir. Creo que debe ser un Estado Garante —que dé garantías— porque, si bien es cierto que esta Constitución puede ofrecer, por ejemplo, el derecho a la vivienda, hemos visto en la práctica que no se han ejecutado las acciones para que esa equidad llegue a las personas y tengan oportunidades de ejercer ese derecho a la vivienda. Así vemos que en el camino se van diluyendo estos derechos a las personas y que la actual Constitución ofrece.

118491040_948015322348220_2787550076724603376_n

¿Cómo plantearlo de otra manera, de que esa equidad sí pueda llegar a todos?

Es que la equidad también se construye. No tiene que ver con una autoridad vertical, sino que justamente, cuando hablo de este cambio de paradigma es cuando tenemos que pasar de una sociedad competitiva a otra más colaborativa; eso, en sí mismo, es un cambio de paradigma: es dejar de competir para arrasar con el otro. Y no solamente con el otro, también con los animales, la naturaleza… y con todo lo que nosotros interactuamos. Por eso es por lo que los ecologistas planteamos que el tema de una Constitución Ecologista debe estar presente.

¿Una Constitución Ecologista? ¿Te refieres a que podemos empezar a pensar en el Medio Ambiente como un sujeto de derecho?

Así es, es un cambio de paradigma percibir a la Naturaleza como Sujeto de Derecho. Desde ese punto de vista lo que se plantea es la necesidad y conveniencia de recuperar la conciencia hacia una Ciudadanía Planetaria que considere la Ciudadanía Ambiental y nuevos espacios sociales, es decir, nuevas formas de relacionarse con la naturaleza, y de lo cual el Estado y la Nueva Constitución deben ser garantes.

Contar con ciudadanos comprometidos con un cambio profundo de mentalidad, conceptos y valores respecto al Medio Ambiente a través de procesos reflexivos colaborativos promueven la comprensión de los Derechos y Deberes ciudadanos, para movilizar acciones voluntarias y conscientes en los distintos niveles de nuestra Sociedad.

¿Cuáles son los derechos que no pueden faltar en la Nueva Constitución?

Yo prefiero separar los derechos que uno percibe —yo, como sujeto— y lo que he visto y percibido como profesora en las aulas, en las reuniones, también en las calles, en el Estallido Social, los cuales son: la equidad, la salud, la educación. Sin embargo, yo insisto en que pueden aparecer otros derechos y que son invisibles en este momento, porque como no se ha escuchado a la ciudadanía en cuanto a conversar y dialogar para, así, reconocer y hacer emerger esa sabiduría popular. Y desde ahí, ya estaremos las otras personas que de manera formal redactaremos una Nueva Constitución. Sin embargo, todo se va a basar en el sentir, en las percepciones de las personas. Nosotros, como ecologistas, agregamos esta visión animalista y ecologista. Y eso es lo que queremos captar en los grupos de trabajo que voy a realizar en mi distrito.

Eso no sólo se da desde el punto del Partido Ecologista Verde, sino también desde la perspectiva de la zona, afectada por la intensa sequía de este último tiempo.

Así es. Si uno conversa con los vecinos de las distintas comunas del Distrito 5, esa es una de las necesidades urgentes que deben resolverse. Pero ahí es donde está el cambio, la transformación: esto debe resolverse con los vecinos, con ideas de ellos también, porque ellos sí saben lo que necesitan y pueden ser muy creativos a la hora de buscar soluciones ya que están in situ. Ya basta de estar dando soluciones desde una oficina vertical, en donde hay muchos expertos que han dejado de escuchar a la ciudadanía. Entonces, debemos generar cabildos, reuniones, diálogos para que esas ideas emerjan. Y se respeten, eso hay que considerarlo también.

¿De qué manera se ha manifestado esta necesidad de descentralizar las decisiones que se toman del Gobierno Central?

En regiones hemos sido discriminados porque no se consideran las riquezas que tiene cada región, sino que todo se determina desde el Poder Central. Por eso, cada región debe tener sus representantes, pero deben ser democráticamente elegidos desde la ciudadanía y complementarlos con lo que es la experticia de las autoridades.

Su evaluación del proceso, desde su candidatura.

Hemos notado que los candidatos independientes son bastante ‘estudiosos’: van con sus apuntes, escuchan a todxs cuando se trata de reuniones. En cambio, lxs candidatxs de partido no hacen tanto, es más, van con el discurso en el bolsillo. ¿Crees que la política actual requiere un cambio de paradigma también?

Absolutamente. He visto esa situación en los conversatorios con otrxs candidatxs de partido, donde leen literalmente sus propuestas, o mejor dicho, lo que les instruye el partido. Es una situación bastante decepcionante constatar que la repetición está instalada, lo cual no permite un diálogo fluido, porque las respuestas están pauteadas.

Sí, se requiere un cambio de paradigma hacia una Sociedad Sostenible, que propenda a la vialidad del Desarrollo Sostenible respetando etnias y culturas, donde los grupos diversos se relacionen de manera armoniosa, porque permitirá la sobrevivencia de las especies, la Participación, Democracia y Paz.

Como profesora, ¿qué nota le pondrías a la forma que ha delineado la clase política de hacer llegar tus ideas a la ciudadanía?

Cuantitativamente un 2.0 y cualitativamente Deficiente. Esto, porque la percepción de la ciudadanía está muy lejos de ser favorable debido a la desconfianza que se ha generado respecto a la clase política partidista.

La cuestión es qué ideas son las que quieren compartir, ya que —recordemos— tenemos una Democracia Representativa, y no Participativa, en la cual el mandato queda en manos de dicha clase política. Específicamente en los partidos políticos, ya que no es casualidad que casi el 80% optó por el #Apruebo para que la Nueva Constitución sea redactada por personas no pertenecientes a dicha clase política partidista. Esta situación es muy significativa porque quiere decir que de cada 10 votantes, 8 desean que su redacción sea realizada por representantes del mundo social elegidos democráticamente. Esta situación transciende la idea de izquierda y derecha.

Pedro Aguirre Cerda creó como lema en su mandato ‘Gobernar es Educar’. ¿Cuánto hay de eso en el trabajo de la Nueva Constitución?

Dichas palabras están totalmente vigentes, a 80 años de ese pensamiento visionario. Esta Nueva Constitución debe ser 100% basada en esa idea central, sobre todo si hubo interrupciones a lo largo de nuestra historia que han impedido que se cumpla.

La Educación, tanto formal como no formal, es el eje transversal que permite el desarrollo de un país porque potencia las mentes, y no me refiero al intelectualismo sino a lo integral. Desde un cambio paradigmático, esto quiere decir que hay una transformación desde una visión Reduccionista a una más Holística. No es casualidad que Pedro Aguirre Cerda aludiera a ‘despertar el espíritu constructivo de organización y perseverancia’.

Deja una respuesta

¡Por favor, ingresa tu comentario...!
Por favor, ingresa tu nombre aquí