Caso Stoulman-Pessa podría comprometer a Augusto Pinochet Hiriart

0
130

EN ESTA NOTA debería haber participado —entregando datos y confiándonos su opinión— el abogado Aldo Duque, alias Dick Tracy según el diario La Cuarta… sí, el mismo que hoy vemos en algunos programas faranduleros de la televisión abierta. Dije que ‘debería haber participado’, pero es un hecho de la causa que jamás lo haría si el tema a abordar tiene relación con quien fuera, años ha, uno de sus clientes, Augusto Pinochet Hiriart.

Comencemos estas líneas mencionando, precisamente, ese caso ocurrido en los tribunales de Curicó el año 2004, cuando al hijo del tirano se le acusó de ‘receptación y uso malicioso de vehículos’, cuestión que motivó a la Fiscalía local ordenar a la PDI la detención de Pînochet Hiriart. El abogado Duque entró en pánico y se atrevió a asegurar: “me parece sintomático que se haya ordenado la detención en un momento que se investigan las cuentas secretas que su padre, Augusto Pinochet Ugarte, tenía en el Banco Riggs de Estados Unidos”.

Pero, Augusto junior venía ya con historia de arrastre. Recordemos el caso ‘pinocheques’, cuando en el año 1987 compró Valmoval, empresa dedicada a la fabricación e implementación de fusiles, administrada por el Ejército, la cual se había declarado recientemente en quiebra. Dos años después, el Ejército vuelve a comprar dicha empresa (a Augusto Jr., por supuesto), siendo la transacción pagada por su padre, Augusto Pinochet Ugarte, a través de tres cheques —los llamados ‘pinocheques’— por un monto cercano a los 3 millones de dólares, que correspondían, por cierto, a dinero fiscal.

El caso se filtró en la prensa a pesar de haberse realizado en secreto. El 19 de diciembre de 1990, ya en la Transición a la Democracia, el general Pinochet, quien continuaría siendo Comandante en Jefe del Ejército hasta 1998, ordenó un acuartelamiento de tropas que se extendió hasta altas horas de la noche, presionando al gobierno de Patricio Aylwin para que no iniciara acciones legales (lo que consiguió con fácil prontitud). Posteriormente, en declaraciones de prensa, se diría que las acciones militares habían sido únicamente un ‘ejercicio de alistamiento y enlace’”.

Wikipedia – Pinocheques

CF33t31WMAAvv3L
Portada del diario La Nación, donde figuran ambos acontecimientos: los ‘ejercicios de enlace’ y las alternativas del ‘Caso Pinocheques’

Lo concreto es que el hijo del dictador se apropió de tres millones de dólares sin recibir sanción ni castigo alguno de parte de la justicia; pero sí tuvo que experimentar una situación delicada y dolorosa, ya que ese dinero lo había puesto íntegramente a nombre de su esposa, Verónica Molina, quien viajó a Estados Unidos y adquirió inmuebles en California. Pero, la tragedia explotó cuando la cónyuge de Augusto Jr. cayó en infidelidad matrimonial al involucrarse sentimentalmente con un soldado (cabo segundo) que oficiaba de guardaespaldas de la familia.

Hubo pronta separación, pero el dinero siguió en manos de su exmujer, a la que intentó enfrentar con violencia, pero ella le disparó un balazo en una pierna fracturándole la tibia… finalmente se divorciaron, y la mujer —años más tarde— se suicidó.

A objeto de encuadrar estas líneas en lo que hoy surge como relevante, es necesario recordar el trágico caso del matrimonio chileno-judío conformado por Jacobo Stoulman Bortnik y Matilde Pessa Mois. Sobre ellos, y en relación a los sucesos que culminaron con su asesinato y desaparición, hay mucho material periodístico publicado por diversos medios nacionales y extranjeros, como es el caso de Página 12 de Argentina, La Nación, La Firme, Ciper Chile, G80.cl, Revista Punto Final e Interferencia.

El caso Stoulman-Pessa

El domingo 29 de mayo de 1977, en el aeropuerto de Ezeiza (Buenos Aires), el matrimonio chileno-judío formado por Jacobo Stoulman Bortnik y Matilde Pessa Mois fue detenido por un operativo conjunto de agentes de las dictaduras militares argentina y chilena, sacado rápidamente de la terminal aérea y conducido a lugares de interrogación y tortura. En la losa de Ezeiza, al pie de la escalerilla de un avión de la línea Braniff y subiendo a un auto como presuntos pasajeros VIP fue la última vez que se vio al matrimonio Stoulman-Pessa con vida.

STOULMAN-BORNIK-JACOBO
Jacobo Stoulman Boertnik

La Operación Cóndor había dado un nuevo golpe maestro, y a partir de ese momento una densa madeja de elaborados operativos distractores, traiciones familiares, deslealtades societales y comunitarias, e intereses económicos, comenzó a tejer una densa niebla sobre el doble secuestro y otros once crímenes y desapariciones relacionadas, tanto en Buenos Aires como en Santiago. En este oscuro asunto tuvieron algún importante grado de participación (y de responsabilidad) relevantes miembros de la comunidad judía en Chile, muchos de ellos partidarios de la dictadura pinochetista hasta hoy, y notorios votantes UDI.

A los 43 años de edad, Jacobo Stoulman Bortnik era, paradójicamente, el menos anónimo de esos personajes. Sin militancia política conocida, inteligente y seductor, en sólo ocho meses —en 1976— su empresa Cambios Andes, ubicada en Agustinas al llegar a Ahumada, había captado a los más codiciados inversores, en particular a los de la comunidad judía. Estrella en alza del mundo financiero, Stoulman no podía ser secuestrado en Chile sin que se armara un escándalo.

PESSA-MOIS-MATILDE
Matilde Pessa Mois

La DINA, la poderosa central de inteligencia de Manuel Contreras que asesinó a Orlando Letelier en Washington y al general Carlos Prats en Buenos Aires, buscó la captura de ese matrimonio tanto por las necesidades de financiamiento de una DINA vetada desde el gobierno de Jimmy Carter, como también interesada en dar un severo golpe político al Partido Comunista y a su aparato financiero, el que utilizaba los caros y eficientes servicios del cambista Stoulman.

La policía secreta del régimen dictatorial sabía que Jacobo Stoulman manejaba los dineros de grandes inversores locales, los suyos propios y los que el financista chileno-húngaro José Klein (tío del ahora famoso y generoso empresario minero Leonardo Farkas Klein, que heredó y reinició hace algunos años las actividades de su rentable Minera Santa Bárbara), pudiese haber enviado a través de Cambios Andes para el Partido Demócrata Cristiano y para el ex presidente Eduardo Frei Montalva, que ya había recibido en 1973 (y antes también) importantes apoyos financieros desde Suiza del empresario minero Klein para su campaña senatorial y la desestabilización anti-Allende en marcha.

Además, la DINA había detectado que el cambista Stoulman era el intermediario de un operativo financiero del Partido Comunista chileno para ingresar al país fondos que permitieran rearmar su estructura. Y tales fondos, en general, alcanzaban la cifra de 50 millones de dólares de esa época, dinero que permitiría a la DINA superar su falencia económica y financiar nuevos crímenes.

Efectuar el secuestro en Chile podía arriesgarlo todo. Entonces entró en acción el Plan Cóndor que, como todos los de la conexión chilena de la coordinación represiva en el Cono Sur, abundaba en misterios y se le armó al cambista un bien elaborado plan para hacerlo viajar a Buenos Aires, utilizando al militante comunista chileno-suizo Alexei Jaccard, aún desaparecido, secuestrado en un hotel de Buenos Aires dos semanas antes del fatal viaje Braniff (Jaccard fue esposo de Paulina Veloso, ex ministra de la administración Bachelet).

1464377638_258435_1464378734_noticia_normal
Los dictadores Augusto Pinochet y Jorge Rafael Videla, quienes gobernaban para el año en que se les perdió la pista al matrimonio Stoulman Pessa

En el caso Stoulman la inteligencia operó para demostrar que el matrimonio había proseguido tranquilamente viaje a Montevideo, versión que se dio oficialmente a la cancillería chilena en un cable firmado por el general Rafael Videla y, después, inexplicablemente extraviado. Junto con esto se desplegó una acción psicológica exitosa.

El boca a boca —y en especial el dirigido a la comunidad judía— travistió a Stoulman en una suerte de demoníaco chileno que traficaba fondos recolectados en secuestros subversivos en Argentina y Uruguay (Montoneros y Tupamaros) en aras de la célebre ‘conspiración judeo-bolchevique apátrida’. Instalada esta falsa versión, que justificaba así su secuestro por los militares argentinos y liberaba a la DINA de toda responsabilidad, nadie —salvo sus hijas y un hermano de Matilde Pessa Mois— osó reclamar por su suerte. Menos aún lo hicieron los grandes financistas amigos o conocidos de Stoulman, cuyas inversiones habían sido prolijamente detectadas por la agencia represora que dirigía Manuel Contreras.

La Troika Chileno-Judía entra en acción

Para tapar un escándalo en ciernes, que a principios de octubre de 1996 podía  afectar a buena parte de la cúpula empresarial de la comunidad judía chilena en dictadura —por las razones encubridoras y corruptas, hasta con negociación con la DINA a través del abogado pinochetista Ambrosio Rodríguez, y de su inacción ante el doble secuestro de 1977—, se montó apresuradamente otro escándalo mediático, esta vez con el apoyo de toda la prensa del duopolio: había estallado el asunto de la Troika Judía, es decir, la acción de importantes personeros que estructuraron un montaje finamente pensado para echar tierra sobre asuntos que cuestionaban el comportamiento ético y político de muchos inversionistas, educadores, dirigentes religiosos y conocidos empresarios de la comunidad judía chilena durante la dictadura, entre ellos —muy particularmente— se encontraba el rabino Ángel Kreiman Brill (Z. L.), indesmentible encubridor del doble secuestro, residente en Israel desde el año 2011 y fallecido en el Hospital Regional de Rancagua en enero del 2014.

20190718_155514_varias026
El rabino Ángel Kreiman Brill (Z. L.)

Lo de la Troika Judía habría sido un apresurado montaje en el que participó decisivamente el entonces dirigente PPD Jorge Schaulsohn para aplacar otro escándalo de Derechos Humanos que se empezaba a develar después de 17 años de mentiras y silencios. De paso, Schaulsohn intentó también proteger al menos a tres dirigentes importantes de la comunidad judía que tuvieron una cuestionable actuación en el doble secuestro (los señores Gil Sinay Sestopal, León Dobry Folkman e Isaac Pessó Faraggi), y proteger, por cierto, a dos abogados pinochetistas que estaban relacionados con ellos en el encubrimiento y falsificación del verdadero origen y consecuencias del secuestro del matrimonio Stoulman-Pessa. Uno de esos abogados era Ambrosio Rodríguez Quirós, fiel servidor del tirano durante los 17 años de gobierno totalitario.

Todos estos personajes, seguramente consideraron que estaban amenazados por las revelaciones de un reportaje —redactado por el periodista Iván Cabezas y por el investigador político Juan Pablo Moreno— publicado el 29 de septiembre de 1996 por la Revista Semanal del diario La Nación, en el cual se demostraba el verdadero origen del doble secuestro efectuado por la DINA y su Operación Cóndor en mayo de 1977, y la forma en que se había encubierto y silenciado el asunto durante 19 años.

Menos de dos semanas después de aquella publicación estalló el distractor asunto de la Troika Judía, sepultando el impacto de la publicación de prensa que daba las primeras pistas de los culposos manejos de la cúpula de la comunidad judía en dictadura, puesto que algunos de sus dirigentes aparecieron como posibles encubridores y cómplices por omisión y falsificación del doble secuestro en Ezeiza, y el señor León Dobry —junto con Jorge Schaulsohn— terminó en reuniones de alto nivel en La Moneda, hecho que significó que el caso Stoulman-Pessa quedara sepultado convenientemente, y durante  años no fuera abordado por la prensa chilena.

El entonces director de la Revista Semanal del diario La Nación —Luis Alberto Ganderats— debió renunciar por no haber solicitado permiso al Director PDC de La Nación para publicar ese autocensurado reportaje del periodista Iván Cabezas, quien nunca más volvió a publicar en la Revista Semanal de aquel medio informativo. El reclamo lo hizo directamente al diario gubernamental quien fuera en esa época Ministro Secretario General de Gobierno, José Joaquín Brunner, ex MAPU-OC y PPD.

Un intento de reflotar el caso ocurrió en agosto del 2000, en el diario electrónico El Mostrador, con un largo y completo reportaje de la periodista Pascale Bonnefoy, a raíz de la querella criminal contra Pinochet de las tres hijas del matrimonio Stoulman-Pessa. Pero, el intento fue frustrado por la censura que consiguió el propio León Dobry con su amigo y compañero de directorio en un banco: Juan Agustín Figueroa, socio mayoritario de la empresa que publicaba El Mostrador. La censura duró cuatro años y el reportaje de Pascale Bonnefoy sólo fue subido a la web de El Mostrador el 2004, cuando Pinochet estaba procesado por el juez Juan Guzmán en el caso Cóndor y el doble secuestro de Ezeiza de 1977.

Augusto Jr. aparece en el horizonte de este espeluznante caso.

Algunos investigadores políticos (como Juan Pablo Moreno) conocían las razones de fondo que animaban a varios denunciantes en el asunto de la Troika judía, y que estaban relacionados con el secuestro en Buenos Aires del cambista Stoulman y su mujer, quienes sacaban de Chile las platas evadidas de impuestos —y otros dineros negros— pertenecientes a su entonces socio León Dobry y a otros importantes empresarios y rentistas de la comunidad judía. Esos dineros alcanzaban la suma de 50 millones de dólares de la época, una verdadera fortuna, misma que finalmente la DINA cautivó para usarla en el financiamiento de nuevos ‘operativos’… y para entregar parte de ella a personajes de alcurnia dentro del gobierno militar.

Entonces, ¿qué pasó con el dinero que poseía y manejaba el matrimonio secuestrado, así como los dólares que traía a Chile —para el PC— Alexei Jaccard, persona que también fue detenida por DINA en Buenos Aires y asesinada, presumiblemente, en Chile? Esa plata desapareció… no hay registro alguno de su paradero.

O mejor dicho, no había registro… hasta ahora, ya que con la confirmación de que los restos óseos encontrados en Cuesta Barriga pertenecían al matrimonio de cambistas, y que ellos fueron asesinados en Chile (por la DINA) y no en Argentina (por los agentes de la dictadura bonaerense), surge en el caso una nueva arista que es necesaria de ser investigada rigurosamente. Esa arista ya la había entregado hace algunos años el investigador político Juan Pablo Moreno al plantear una duda válida y razonable respecto de dineros que, ‘milagrosamente’, llegaron a las manos de Augusto Pinochet Hiriart en aquella época.

manuel-contreras-21

Necesario es recordar que Manuel Contreras siempre contó con el irreductible apoyo y cariño de Lucía Hiriart y de Augusto Jr., lo que le permitió mantenerse a cargo de la organización represora aun con la oposición del general Leigh y la desconfianza del propio Pinochet. Por ello, cabe la posibilidad de que Contreras haya entregado parte de ese dinero al hijo del dictador, quien adquirió una lujosa y carísima mansión en la comuna de La Reina (avaluada en ese entonces en ochocientos mil dólares aproximadamente), cuando en aquellos años sólo contaba con su sueldo de militar (600 dólares mensuales).

Ello es lo que se desprende de lo publicado recientemente por la revista Punto Final del 10 de julio del 2015. En varios sectores del mundillo político se estima que habrá una nueva investigación, en la cual el ‘hijo pródigo’ de Augusto José Ramón se verá envuelto por el tráfago de las turbiedades en que ha vivido desde que abandonó el uniforme militar para exprimir las franquicias que le reportaba el hecho de contar con su progenitor al mando de un gobierno dictatorial.

¿Resulta probable que se abra proceso al hijo del dictador por esta causa? Eso se dilucidará en algunas semanas, pues si bien en la desaparición y asesinato del matrimonio Stoulman-Pessa hay muchas otras personas comprometidas, el nombre de Augusto Pinochet Hiriart —que se había mantenido ausente hasta hoy— salta a la palestra debido a que una de las hebras del caso reflotó luego de un sueño de catorce años, y ella podría meterlo en un nuevo escándalo, en una delicada acción desglosada de los avatares de la dictadura más sanguinaria habida en América.

Nota del Autor: todos los antecedentes, datos, cifras y nombres mencionados en estas líneas, se encuentran publicados desde hace dos lustros a lo menos en los medios de prensa destacados en esta nota (Página 12, La Nación, La Firme, CIPER Chile, G80.cl).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here