Dignidad es Resistencia

0
112

VOLVEMOS A ENCONTRARNOS con el abandono del Estado frente a las demandas sociales, cocinas que solo muestran que esta vida es asesina y criminal.

Hoy, la dictadura que parecía estar borrada de las memorias de quienes participaron en las movilizaciones de los años 80, que recibieron golpes, patadas, lumazos, quemaduras, vuelven como motivo de alerta en la población.

También vuelve a ser consciente que para sobrevivir al sistema instaurado en el país, debe recurrir al invento del dinero plástico, ese que de manera horrorosa se instaló en la sociedad esa calma aparente de un tranquilo pasar; vivir se transformó en intereses usureros para adquirir lo que sea, la posibilidad de comprar felicidad igual que los ricos, equivalencia de posibilidades nos decían: poder viajar al extranjero, tener auto, casa y ser profesional e incluso obtener lo que la clase privilegiada tiene sin esfuerzo, claro que con intereses del 30 o 40%, solo logró el sobre endeudamiento y profundizar la ya grave crisis económica de la clase trabajadora.

Esta forma de vivir ha destruido los sueños y la sanidad mental; hoy, los suicidios y la violencia familiar —en gran medida— se deben a las deudas y a la nula posibilidad de salir de ellas.

Para una parte de la sociedad, el poder comer se traduce vivir de créditos; lo mismo para vestuario, salud, educación y vivienda. La indolencia del Gobierno ante las demandas de ayudas frente a la crisis que se vive hace resurgir el descontento.

Por otra parte, el desconocimiento de lo que debe ser el trabajo se ha convertido en el agradecimiento al patrón. ¿Y dónde queda, entonces, mi fuerza laboral y mi relación con el empleo? ¿Debo ser agradecido por recibir un salario? La respuesta es no: la relación debe ser directa y no vertical.

Pero, la precarización laboral se ha visto de manera insolente en los trabajadores de la salud y de la educación, quienes son —a mi juicio— en esta pandemia los más vulnerados.

Hoy, 1 de mayo de 2021, en distintos países se realizaron multitudinarias marchas en conmemoración de la matanza de los mártires de Chicago. En Chile, no.

El llamado a protesta de la última semana no nace de quienes fueron por años un bastión de lucha —la CUT— que hoy se encuentra entregada a las conversaciones y cuoteo político frente al proceso constitucional.

El movimiento de protesta nace nuevamente de los pobladores, de los secundarios, de los sindicatos leales a su historia de lucha obrera y de los movimientos y colectivos unidos que no han bajado los brazos en la búsqueda de Dignidad y reivindicando la protesta como la única forma de expresión ante un estado opresor.

En estas jornadas, el Gobierno vuelve una y otra vez a responder con represión; sabemos que ya no hay diálogo posible, por lo que la lucha territorial es la que ha tenido la fuerza para gritar que el Pueblo no está dormido, que ruge por la libertad y la justicia.

En los últimos días llegan las noticias del pueblo colombiano, que sufre lo que nosotros vivimos desde el 2019; no podemos ser indiferentes ante la violencia con que se ha contestado hacia las demandas legítimas de un Pueblo frente a la reforma tributaria impuesta por el gobierno de Iván Duque quien —al igual que Sebastián Piñera acá en Chile— ha militarizado las ciudades causando muertes, detenidos y violaciones a los Derechos Fundamentales de los hermanos colombianos.

El imperialismo insiste en intervenir los territorios a costa de lo que sea, con tal de perpetrar su modelo económico, que ha azotado a toda nuestra América.

No podemos quedar indiferentes al sufrimiento ni a la lucha de ningún pueblo hermano. ¡¡¡Latinoamérica merece ser libre!!!

Paula_Primero_Mayo

Desde el 18 de octubre de 2019, en Chile se dijo que se enterraría el modelo Neoliberal; hacia allá apunta nuestra disputa con la oligarquía: nos declararon la guerra y pensamos —en un minuto— que era otra ridiculez. Pero no, fue real, nos han quitado vidas, nos han robado el agua y la tierra, nos han quitado la Dignidad y ya es tiempo de recuperarla.

La pandemia les ha dado ventaja, muchos hermanos hemos perdido en esta plaga maldita por la inoperancia de un Estado que solo lucra con las vidas y está más dispuesto a la adquisición de armamento y equipamiento para sus fuerzas represivas, que a dotar de recursos a los servicios de salud y a la población; que las cuarentenas son ocupadas como medio de restricción a la protesta, porque claro está, que sin pandemia este Gobierno ya estaría acabado.

Las Fuerzas Armadas se declaran una y otra vez deliberantes, desobedeciendo su rol como lo hicieran ya en 1973 en el golpe de estado al gobierno del compañero presidente Allende.

Frente a todo este escenario, resuenan en esta conmemoración del día del trabajador el último discurso de quien representara la voz del pueblo:

“Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”.

 

Salvador Allende Gossens

Paula_Allende

Tenemos las manos, la conciencia, la memoria y la fuerza, recuperar un ChileLibre es tarea de todos.

El pueblo de Chile exige la liberación de sus hijxs presxs políticxs.

HVOM

Paula Del Río
Rebelde y en Rebeldía

#Libertadalxspresxspolíticxs
#FueraPiñera
#Quesevayantodos

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here