Inicio Sin categoría Chile sí cambió

Chile sí cambió

0
Chile sí cambió

SI DECIDISTE CAMBIAR TUS PILCHAS e irte de este Chile que cambia su destino y rumbo, es la hora precisa de que armes las maletas y te vayas con todo tu dineral e inversiones…; bueno, esto se lo estoy recomendando sólo a quienes pertenecen a la élite: el otro grupo aspiracional solo pasará una noche del terror pensando en todo eso que ya se compraron con el discurso de Chilezuela, Cuba, expropiaciones y la candileja que se puede escuchar en los enfermitos de Fachistán.

La política es voluble, qué duda cabe: el que hace horas era la carta de triunfo de la izquierda y el Partido Comunista, Daniel Jadue, fue derrotado por Gabriel Boric. Muchos habrán votado por convicción —es muy probable— pero sé que hay un grupo que no vota por la derecha pero sí vota fundado en un miedo de ser dirigidos por los comunistas, es decir, de izquierda pero a la chilena, para nunca convertirnos en comunistas.

Hoy, y en una suerte de antesala a lo que sucederá en diciembre, ganó Boric y el Frente Amplio, pero Jadue también puede estar contento por el alto respaldo obtenido: fue el más atacado y vilipendiado por los medios y todo el abanico político, incluso por los que no estaban en carrera. Hay una nueva fuerza viva que se denomina Apruebo Dignidad que logró vencer al miedo y los muchos infundios, y concurrió a las urnas a darle respaldo a este sector, un respaldo mayor. Por el otro lado la derecha levantó a Sebastián Sichel, el de los tatuajes, ese que no dieron mucho crédito, pero el empresariado lo vio con algo más de capacidad y perspectiva de futuro, dejando de lado al Keiko de Las Condes, al paco que calienta menos que un candado de campo como guatero y al engendro de Javiera Parada.

Si tuviese que hacer una proyección, estos dos candidatos que hoy corren tras el sillón presidencial estarán en la segunda vuelta, donde Yasna Provoste —aunque la nombren como la abanderada del Unidad Constituyente— solo será un lindo saludo a la bandera. A ellos les convenía que lograra abanderarse cualquiera de los otros tres, pero no Sichel, porque si eran Joaquín Lavín o Mario Desbordes sí podría estar dándose la ‘segunda vuelta’ entre Boric y Yasna, en donde los de Chile Vamos se verían motivados para que no ganara Boric y volverían a repetir la Operación Orrego. Finalmente no les fue como querían y ahora levantar a Yasna no es una opción del todo buena, aunque sabemos que en el ruedo del poder todo se puede revertir: depende de las lucas, la labia y el fin que justifica siempre todos los medios al alcance.

Estamos en tempo de reescribir la historia de Chile; siempre me gusta ver las cosas con optimismo: yo creo en un Chile joven y diferente. Lo interesante es que a la Derecha se le apaga el discurso incendiario y nefasto de hablar de los comeguaguas expropiadores, que nos representa tanto la Derecha como ciertos sectores de la pseudo izquierda. Los tiempos son totalmente diferentes, hay una Convención Constitucional que lo demostró: no había un Chile del conservadurismo que le diera miedo de votar por los mismos de siempre, y lograron cruzar la línea y darle una oportunidad de creer en la fuerza de base, esa que por los partidos tradicionales no se siente representada. Por esta misma razón, Boric y Jadue —juntos— obtienen tan alto nivel de aceptación y respaldo.

Acá el discurso creado por las momias de siempre ya no son entendibles, aunque los medios de comunicación tradicional quieran hacer que esto siga penetrando; esos mismos medios que se han prestado para manipular el contexto y hacer aparecer a los sectores progresistas como un ala peligrosa para el desarrollo del país y del Chile del futuro. Boric es joven, pero cumple con muchos más requisitos que el desquiciado que está hoy en La Moneda. Hace unas semanas lo advertí: “si los debates son exponer la posición del periodista frente al candidato, entonces no sirven: la objetividad se va al carajo y el fin no sería más que exponer una editorial fundamentada en convicciones propias. Así, los debates no son más que para mantener audiencia y auspicio”. Me refiero en concreto a cómo los periodistas desde sus convicciones, adoctrinamientos o tratando de condescender con quien les paga el sueldo, no hacen bien su pega y solo arman caricaturas de la sociedad que pretenden que el candidato se las refute; y si este lo hace, entra en su espiral y la trampa cobra vida.

En los meses venideros, veremos muchas de estas acciones muy concertadas; veremos cómo en vez de preguntar a fondo por los programas de gobierno, seguiremos escuchando cantinfleras afirmaciones y conjeturas de parte de esos personajes como Matías del Río y otros similares… La historia es tuya y hazla propia, busca tu fuentes, instrúyete de los procesos, aprende a reconocer la génesis de cada acontecimiento social, pero, por sobre todo, visualiza lo que pasa en Chile desde la dictadura —o antes— y relee la historia, no solo con tu biblia y tus sumos sacerdotes interpretándote los hechos: busca más allá de lo que se te dijo, por mucho que ese antecedente nazca en el seno familiar; los padres —y abuelos— también pueden estar errados o en lo cierto: te toca a ti hacerte cargo de tu historia y analizarla bajo todos los muchos antecedentes otorgados una propia visión. Lo que pasó hace 50 años atrás no se repite, no son los mismos actores, la mayoría probablemente ya no estén vivos y los que restan puede que ya caminen con la mochila de palo para pronto entrar en el sueño eterno.

Esto se pone entretenido desde este domingo; en el caso que les interese tengo una proyección, que podría ser algo antojadiza, pero la reescribiré para dejarla instalada en el juego de lo posible: “como ganó Boric y Sichel la candidatura de Yasna solo será testimonial, ya que la segunda vuelta en diciembre será entre Boric y Sichel, el resultado deberá ser pensando en las lealtades ofrecidas desde el pacto que se creó en Apruebo dignidad”. Como lo afirmé más arriba, si hubiese ganado otro que no sea Sichel, la segunda vuelta habría sido entre Boric y Yasna y ahí la derecha para frenar al zurdo de Boric daría su voto a Yasna, pero al parecer esto no se dará. Veamos cómo desde la misma ex Concertación exponen a Yasna y quienes no la ven con agrado la sacrifican antes de noviembre.

Lo que sí, tengan presente y en serio, Yasna no es solo ella, es su lote de la ex Nueva Mayoría y dinosaurios que es mejor no volver a ver. Eso que Chile es tradicionalista no es así: en el último tiempo quedó demostrado que no se dio en las Elecciones Municipales lo de siempre y en las de Convencionalistas tampoco. Los vaticinios de las encuestas otra vez fallaron, porque Chile cambió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here