Inicio Sin categoría El cártel de Pérez & Pérez

El cártel de Pérez & Pérez

0
El cártel de Pérez & Pérez

LOS GOLPISTAS EN CHILE nacen no solamente desde las bases de los uniformados, sino de una civilidad que ven como única salida el conflicto; el usar a las FFAA para llegar al golpe de Estado del`73 y con derrocamiento del presidente constitucional del país, esta historia la conocemos, como conocemos también a los actores golpistas del cártel de los camioneros, en ese entonces presidido por León Vilarín. En octubre de 1972 los camioneros hacen un Paro Nacional al gobierno de Salvador Allende y durante los meses sucesivos —hasta el día del golpe—, ellos serán actores preponderantes para que el desabastecimiento y la hostigación sea el pan de cada día.

Este es el mismo gremio de saboteadores, dirigido por Sergio Pérez, que hoy arma un paro concertado con el gobierno de Piñera, donde el propio vocero, Jaime Bellolio, esgrime una suerte de complicidad desde sus dichos: ‘Así como no queremos ni vamos a aceptar que nadie bloquee carreteras, le pedimos al Congreso que no bloquee los proyectos de ley’. Resulta inadecuado y antidemocrático que la vocería de gobierno genere presión sobre otro poder del Estado para que se legisle bajo presión.

Cuando observamos cómo se va desarrollando el mentado paro de transportistas queda claro que el decoro y la decencia no son virtudes de este gobierno —o lo que va quedando de este—. Con esta movilización tan peculiar del cártel de camioneros queda de manifiesto lo burdo, vulgar y repulsivo que ha terminado por convertirse Piñera y sus compinches.

Si bien es cierto, y así lo manifesté en una columna anterior, que el conflicto del Estado en contra del pueblo Mapuche es un conflicto económico y de interés gestado por el empresariado, principalmente forestal, es aquí donde se hacen acompañar por este cártel para generar conmoción y caos, avivando la hoguera, haciendo creer que los incendios son producto de grupos extremistas Mapuche, usando los medios oficiales para desprestigiar al pueblo Nación Mapuche y terminar por convencer a una población incauta de que lo que se está planteando por la prensa y en voces autorizadas es real, como  la quema de camiones es parte de la estrategia que los Mapuche usan; pero a la larga queda de manifiesto que esto es un montaje muy orquestado por grupos de interés. Es de recordar que en 2018 ya se comienza a entrever que montajes como la Operación Huracán nacieron dentro de la institución de Carabineros, cuando el  fiscal de Temuco, Luis Arroyo, prendiera la mecha que finalmente incendió el alto mando de Carabineros, al denunciar la existencia de pruebas falsas en la investigación de la Operación Huracán, parte del engranaje clave de ese oscuro episodio que terminó reconociendo judicialmente que todo fue un montaje, esto costó la salida del entonces  general director de Carabineros, Bruno Villalobos y el director de Inteligencia de esa institución, general Gonzalo Blutercero en la línea de mando. Cabe recordar que civiles involucrados como el Ministro del Interior, el primo del presidente, Andrés Chadwick y el propio subsecretario no fueron removidos de sus cargos cuando correspondía, ya que existía responsabilidad política en los hechos; no olvidemos que a este subsecretario, además, se le abrió un proceso por compra irregular de terrenos indígenas en la región del conflicto.

Los que hoy orquestan la movilización y amenazan con desabastecer Chile, son quienes están generando un estado de terror y, al final, se transforman en entidades más peligrosas que los hechos que ellos mismos —dicen— estar empeñados en que se ponga freno. Resulta tan demencial buscar entendimiento con quienes amenazan al poder legislativo con aprobar leyes en lo que ellos llaman ‘materia de seguridad para los transportistas’ y que van claramente dirigidas a darle mayor poder a las fuerzas represivas para que eviten los atentados que ellos argumentan vivir constantemente, pero se sabe que es para mantener controlada la región y, así, seguir explotando indiscriminadamente los recursos naturales y terminar por devastar los bosques nativos, que ya pocos quedan gracias a la depredación de las empresas madereras.

Entonces nos encontramos con un grupo de camioneros que tienen tanta fuerza que al propio gobierno le hacen un gallito y se lo ganan; este último, que cada vez que ve un grupo de manifestantes —cual sea su origen—, les envía las fuerzas represoras que utilizan cuanto artefacto disuasivo posean para mantener el orden público y la seguridad que ellos tanto dicen respetar y resguardar… pero cuando un cártel de mafiosos corta carreteras, hace asados, tomateras en pleno toque de queda, las mismas fuerzas represivas solo les resguardan y el Ministro del Interior se limita a decir que es una protesta pacífica y que no se invocará la Ley de Seguridad Interior para no acrecentar el conflicto. O sea —qué duda cabe—, que esta movilización es gestada por Pérez & Pérez y Compañía.

¿Hasta dónde puede llevar la irresponsabilidad del cargo y del gobierno? Qué manera más miserable de mostrar todo lo que fueron, son y seguirán siendo a la hora de defender sus intereses y los del empresariado maderero principalmente; es tan extraño que los únicos camiones que se queman son los madereros y no de otros rubros, es claro que todo se gesta para neutralizar —bajo este tipo de acciones— a las organizaciones Mapuche y dar a entender que a costa de todo les quieren dejar aislados, hartarlos de que sigan en la zona y, si es necesario, llegar a usar todos los recursos del Estado para forzar situaciones límite.

Imágenes como las vistas estos días en donde se aprecia a camioneros insultando a otros que no desean adherir a su paro, camiones cruzados en diversas carreteras del país, incluso pancartas del rechazo que manifiestan sin asco lo que representan. Son algunas de las cosas que no se logran comprender, mientras carabineros actúa como guardias de seguridad o guaruras de este cártel, mientras en imágenes de no hace mucho los mismos uniformados botan hortalizas de Mapuche que venden en pleno centro de Temuco o material antimotines es usado desproporcionadamente por el solo hecho de bloquear una calle. En la columna anterior escribí Los dos Chile y hoy más que nunca lo podemos apreciar abiertamente: uno que está por sobre toda la legalidad vigente versus los otros que estamos asqueados de este gobierno y sus actos antidemocráticos y si a nosotros se nos reprime y encarcela o mutila, lo peor de las imágenes es Carabineros de Chile, que más que de Chile es una institución servil que solo está para resguardar los intereses del empresariado y no para ser parte de lo cual fueron creados, una institución que se perdió y que solo queda refundirla para refundar una nueva policía nacional, sin los vicios de la actual y acorde a los nuevos tiempos y protocolos.

Que los camioneros paren y nos arrastren a sus groseras formas de combatir los supuestos atentados terroristas de esta manera, solo nos hace pensar que ellos están detrás de todo y que Pérez & Pérez pensaron que ahora si nos podían hacer un jaque, lo que no se dieron cuenta que una amplia mayoría conoce de su pasado y por lo mismo no les cree nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here