Inicio Sin categoría En Tránsito por la Constituyente

En Tránsito por la Constituyente

0
En Tránsito por la Constituyente

‘QUE SE SUBIERON el sueldo’, ‘que pretenden acabar con la república’, que están incluso ‘por cambiarle el nombre al país’, ‘que no han avanzado nada’, ‘que son una tropa de ineptos’, ‘que les gustó llegar a la Convención Constitucional y se olvidaron de la gente’… y así leeremos en estos primeros meses no solo este tipo de comentarios e infundios, sino además siempre estarán los obstruccionistas que esperan el fracaso del proceso; como no pudieron rechazar la creación de la Convención y, por cierto, no lograron votos suficientes para obtener los dos tercios para asegurar la inmovilidad de esta, entonces desde dentro —y con la ayuda de los medios serviles de la derecha enfermiza— se hacen cada ciertos días de pantalla y salen al ruedo a desinformar, mentir, tergiversar o simplemente boicotear el proceso el cual, por suerte, aún goza de buena salud.

En los casi dos meses que la Convención se instaló —ese frío 4 de Julio del presente año— puedo advertir que se ha logrado cimentar bastante bien todo lo que este proceso requiere para su desarrollo previo, entendiendo además que no puede superar los 12 meses como máximo plazo para poner en público lo que será la nueva Carta Fundamental de la república.

La Convención Constitucional estableció ocho comisiones transitorias para definir su funcionamiento interno las cuales son: Reglamento, Ética, Presupuesto, Derechos Humanos, Comunicaciones, Participación y consulta Indígena, Participación Popular y Descentralización Territorial. Todas funcionan bajo un lineamiento de artículos que se van estudiando, analizando y se votan diariamente, uno puede como ciudadano común y corriente hacerse presente en cualquiera de esta comisiones por medio de los canales de YouTube que están habilitados para quien desee ver el desarrollo de la comisión de su interés y participar en los respectivos chat.

WhatsApp-Image-2021-08-26-at-15.32

Pero la conformación de las comisiones no han estado exentas de polémicas de sus participantes e incluso se han dado situaciones muy desagradables como que el Almirante (R) Jorge Arancibia integrase la comisión —nada menos— que de Derechos Humanos, tema que traté en su momento en la columna denominada El Negacionismo y que sin duda fue algo que trajo revuelo y la primera moción de pedirle a un Convencionalista de no asistir a las audiencias a la hora en que las personas que fueron víctimas de violaciones a DDHH durante la tiranía —de la que él fue miembro y parte— se sientan una vez más violentadas por la presencia de este individuo.

Me detengo en este punto porque si bien siento que la presencia de Jorge Arancibia es provocadora, puede ser también leído de otra manera y es que gracias a su necedad hoy se está poniendo en tabla la posibilidad de hablar abiertamente del negacionismo, tan usado por sectores de la derecha para ocultar parte de nuestra historia reciente; además, se ha logrado de igual forma analizar lo que son las fake news y de qué manera la prensa descaradamente usa y utiliza en todo momento este tipo de mentiras inventadas y las convierte en noticias sin resquemor, pudor o vergüenza. Hemos sido testigos como los medios de comunicación, manejados por los grupos de poder, han utilizado varias veces imágenes que están lejanas a la realidad y luego las pasan como que así fue y listo… o cómo algunos Convencionalistas han trabajado creando noticias falsas: ejemplos hay varios, de muestra Martín Arrau, quien sin filtro y mintiendo declama en su Cuenta de Twitter que la Comisión de Ética de la Convención estaría generando una suerte de suspensión de voto y voz para quienes no piensen como la Izquierda, atendiendo esto a que dicha comisión levantó una clara propuesta definiendo qué es lo que se debería entender por negacionismo, donde en ninguna parte lo que asevera Arrau eso se advierte. Lo digo porque he podido asistir a todas las sesiones de esta comisión y, al parecer, sus cercanos no le han informado en forma debida y correcta sobre este punto y tema. Mas este constituyente, en vez de investigar, reparte infundios. Arrau, Convencionalista por Ñuble, que junto a sus hermanos posee cuatro derechos de agua por un total de 199 litros por segundo, es quien recibe un sueldo dentro de la Convención para ser, cada día, un obstáculo permanente para que la entidad por la que fue elegido pueda avanzar.

En medio de este tipo de embustes que luego reproducen los medios serviles del capital, otro ejemplo gráfico es el caso del Convencionalista Arturo Zúñiga, el cuestionado subsecretario de Salud, quien en su cuenta de Twitter advertía con la misma ligereza que se habían subido el sueldo los constituyentes. Por este tipo de acciones deliberadas e injuriosas es que en la Nueva Constitución deben incorporase este tipo de temas para que los absurdos de la mentira no se normalicen en medio de la sociedad y terminemos dándole crédito a lo primero que se nos muestra o se nos dice desde quienes hacen el rol de autoridad.

La Convención en sus distintas comisiones se dio un plazo de un mes para darle vida a una reglamentación que estamos en las puertas de conocer, y quienes hemos decidido hacernos parte desde nuestro computador somos testigos que sí están trabajando muy comprometidamente con lo que se les encomendó. Ojalá el órgano legislativo aprendiera de esta Constituyente y su forma de trabajo: posiblemente muchas de las leyes que duermen en el Congreso Nacional habrían ya visto la luz o entrado al menos a la etapa de discusión del pleno. No deseo comparar, solo relaciono aquello que en su momento conocí desde dentro, cuando trabajé en la Cámara de Diputadas y Diputados y lo que hoy visualizo en esta Convención; y distan bastante la una de la otra.

Chile, a pesar de los agoreros de siempre, de los que se quedan con lo que les cuenta la desinformación de RRSS en momentos o esos pseudos líderes que reinventan la realidad y la acomodan a su conveniencia política o electoral, podrá ver un nuevo texto de Carta Fundamental en los inicios del 2022.

Cuando algunos dicen que todo está lento, como el propio Eduardo Frei Ruiz Tagle el pasado sábado 21 de agosto advertía aquello, y claramente no tiene la información adecuada el expresidente o lee mucho El Merculo —que sabemos que ese pasquín desinforma— entonces entiendo que, si un exmandatario esgrime este tipo de comentarios es que no dimensiona lo que se realiza en esta Convención y por lo mismo es entendible que un grupo de la población esté en las mismas.

La Convención, con todas las limitantes que hasta hoy siguen manteniéndose —porque desde su origen aún tiene en momentos problemas de sala para reunirse o detalles técnicos, sumado a que todavía hoy, después de casi dos meses de funcionamiento, no hay ni siquiera una cafetería y nada que sea un espacio donde al menos puedan realizar su lunch de medio día— así y todo, la mayoría de estos convencionalistas han trabajado incansablemente, con jornadas que superan las 8 horas laborales, y de lunes a viernes; no usan —como se dice por ahí— una semana distrital o algo así, pero sí utilizan los fines de semana, muchos de ellos, para estar en contacto con sus distritos —al menos por Zoom— en Cabildos y Conversatorios donde comunican los avances a quienes deseen estar enterados.

Importante resulta que tú, que sólo criticas esta Convención Constitucional, seas más proactivo y te hagas presente en alguna de las 8 comisiones; escuches y te enteres de primera fuente en qué van, qué se está discutiendo y si también lo deseas, hagas tu aporte a la discusión por medio de los respectivos chats. Porque siempre es mejor estar en vez de hacerse eco de los que, sin estar, levantan infundios que nacen justamente de los obstruccionistas de la Convención Constitucional que componen ese grupete de los 37.

Continuará

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here