Inicio Sin categoría La ex Concertación muere antes que la vieja

La ex Concertación muere antes que la vieja

1
La ex Concertación muere antes que la vieja

VER EL PAPELÓN DE este sábado 21 de agosto y el espectáculo ofrecido al país por una suerte de fundamentalistas suicidándose en pantalla; tres candidatos designados cupularmente, como lo dije en la columna anterior donde decía que no votaran por ellos. Hice ese llamado porque todo lo que intenta mantenerse oliendo a gladiolos es mejor que definitivamente descanse en el patio de los callados.

La televisión hizo un paneo para entrevistar a dinosaurios y momias que poco podían aportar al proceso que fue viciado desde su origen; se mostraron como lo que por años fueron: una cofradía de gente que hoy solo es material para investigaciones y, por el otro lado, para llenar algunas cuantas hojas de los manuales más baratos de historia.

No quisieron sintonizar con la gente y, simplemente, no hicieron caso a la calle; se mantuvieron como una oposición paupérrima en medio del gobierno más nefasto de los últimos treinta años: acudieron varios de ellos vestidos de blanco a La Moneda a darle vida al show de Sebastián Piñera mientras estaba en guerra sucia contra el pueblo. Pero, como siempre ‘en la medida de lo posible’ la ex Concertación jugó una nueva mala carta: se prestaron para ser el tinglado de un Acuerdo de Paz trasnochado, y luego le pusieron palos al puente para que el presimiente terminara su período porque había que salvar la ‘democracia’. Así como en pleno ejercicio de su superioridad parlamentaria y presidencial habían dicho que se mantendría la Constitución maquillada por Ricardo Lagos y que era la espuria carta fundamental que Chile ha tenido que mamarse durante mas de 40 años; pero como los que queríamos una Nueva Constitución éramos fumadores de opio, estaba claro que no tenían ninguna intención de zafarse de lo que hasta ese momento les hacia grato y cómodo el sillón que se habían pegado al culo del poder.

La ex Concertación, esa que si en algún momento hizo su aporte al desarrollo de armar una forma tutelada de hacer que chile transitara hacia una democracia, ha quedado demostrado que jamás se logró esta transición en forma plena y solo se aceitaron motores: armaron lo que se podía armar y desarmar, pero con los años y diciendo siempre que no tenían mayoría en el Congreso y por eso no se podía modificar lo que era urgente y necesario, se acostumbraron a fabricar el discurso simplista, acomodadizo y justificador para volver a la carga y hacer que los ilusos de siempre le creyéramos.

Sí, porque fui parte de ellos, a buena hora me hice un lado, en el momento que uno deja de ser pendejo y ve que las cosas no están funcionando: no porque no se quiera, sino porque no hay voluntad política y, bueno, ahí uno dice ‘hasta acá no más llego en esta micro amarilla y destartalada, mejor camino de a pie, como un ciudadano más’, entendiendo que hacer las cosas diferentes siempre será no solo una esperanza sino un posible, que depende de todos y de todas entender que un Chile solidario y digno se puede, pero no con estos que, al final de los días, se convirtieron —al igual que la Derecha criminal— en parte del problema y no de la solución.

La ex Concertación —o ex Nueva Mayoría, actual Unidad Constituyente o como la quieran rebautizar en jornadas futuras— este 21 de agosto marcó su fin como tal, son brasas de pino que están listas para no dar más fuego y poder calentar a nadie.

Es impresionante cómo se siguen convenciendo de creerse que son una tercera fuerza: mienten y se mienten; si hasta Daniel Stingo —y no es desmerecer a este convencionalista en lo absoluto— logra tener más votación que esta primaria concertacionista.

Ustedes pudieron ser más, retomar la ruta desde donde la perdieron; pero no, se alejaron del camino y por sobre todo le perdieron el respeto a la gente desde el momento que ignoraron hasta sus bases. Se olvidaron de que hay un soberano que se llama Pueblo y ustedes son empleados de este; pero claro, llegar a ustedes era casi imposible, no les bastó con comprometer sus manos en relaciones truchas y de contenido reñido con la ética como recibir no de uno, sino de varios de sus militantes —que aún hoy siguen activos— platas de SQM. Si hasta instalaron a Jorge Pizarro en la Vicepresidencia del Senado y no les importó que este individuo siguiera militando, sin sanción alguna, solo les interesó mantener la cuotita de poder. La ética de la política fue algo que se perdió en algún acto del olvido, al parecer no solo los de Penta deberían ir a clases de ética, también muchos que conforman este grupete de políticos vetustos, decrépitos y sin gloria ni honor. Bueno, es muy posible que no les dé ningún resultado o terminen desde ahí pensando cómo seguir manipulando desde la ética a la sociedad.

WhatsApp Image 2021-08-22 at 15.47.39

Si me tocara reescribir el pasaje de la historia de este conglomerado que llegó en su momento a movilizar a millones de chilenos y que abrazó la esperanza de todos ellos, de los que sólo querían alejarse de la noche oscura de la tiranía de Pinochet y que estos supieron aprovechar aquello para contar historias y luego transformar esas historias en discursos vacíos, como los cuentos de quimeras, para al final hacer lo del gato pardo, que todo cambie para que al final todo quede casi igual, entonces diría que corrió la misma suerte de los radicales: que se durmieron en los laureles; que se creyeron que eran parte de la solución y terminaron siendo parte del problema; que levantaron una primaria aparte, como una suerte de sentirse distintos, diferentes, especiales y solo quedaron al descubierto que no son nada, que representan en el padrón electoral a menos del 1%; que la candidata sin valores ni principios, que hace solo tres meses decía que ella no estaba dispuesta para ir de candidata y que era una falta de respeto proponérselo y también era faltarle el respeto a doña Ximena Rincón, se olvidó antes de esos tres meses ese discursito facilista, se presentó a formar parte del papelón y el resultado ya lo vimos, una muerte anunciada que el candidato con menos votación de la derecha, Mario Desbordes, logra obtener más votos que todo el conglomerado junto…

En definitiva, si escribo esta parte de la historia, tenga clarísimo su final: ‘Cuando agosto era 21, la ex Concerta se murió antes que la vieja Lucía’.

1 Comentario

  1. Excelente capitán! Espléndida columna, como no he leído. Sólo q ojalá viniera el soldado entre cadáveres, dando el tiro de gracia, para q ninguno d estos CSMs se levantara a prometer ni a hablar nada… pro en este país la gnt es muy re-weona… c/ 2 vcs la rata d piraña d Pdte. está claro no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here