ESCUCHAR LA PEDORRA Cuenta Pública del presimiente; sí, sí, confieso que tengo algo de masoquista, pero para poder fabricar textos uno debe —al menos— pasar por este tipo de pruebas atroces. Al escucharlo, no sé si da para reír y colocarse a crear memes o llorar, definitivamente; no por él, sino por ese parlamento de mediocres que fueron incapaces, por último, de levantar una proclama en contra de los infundios y mentiras deslizadas en medio de una Cuenta Pública que no hizo más que agravar la falta, porque este tipo de verdad no sólo perdió la legitimidad en su forma de actuar sino que, además, hace gárgaras ante el Congreso Pleno de su miseria humana. Pero cuando el chancho se mueve en medio del lodazal nada es de sorprender a quienes miran ese espectáculo… Un solo medio de comunicación decente —La Red— que no transmitió esta cuenta aludiendo que no dan pantalla a quienes nos mienten a diario.

Para completar su despedida de cuatro años de no hacer más que declarar la guerra al pueblo y atrincherarse en La Moneda resguardado por los perros guardianes vestidos de verde, solo faltó que hablara del fallecimiento de otro de los fundadores del cartel de la UDI que partió a abrazarse con el Dictador, Jaime Guzmán y otros secuaces que lo anteceden, al centro del infierno… Pobre don Sata, ya debe tener muchas dificultades recibiendo a estos especímenes que los crea Dios y él se debe responsabilizar entregando un lugar en sus aposentos; creo que no es justo y Dante Aleghieri debió instalar un cuarto espacio que fuera justamente para ubicar, en la eternidad, a seres como el que acaba de partir.

Bueno, la brasa salto para la vereda de enfrente y es así es como la candidata impuesta a dedo por los sociolistos, salió a dar, en una forma muy peculiar, su pésame, al igual como el Congreso Nacional que le rindió un minuto de silencio; qué más me queda por decir, si hace unas semanas atrás escribí una columna que aludía a este tipo de parlamentos —Un parlamento de Mierda—, así que no es mucho lo que nos puede sorprender.

Para cerrar el tema de la Cuenta Pública, solo puedo acotar que esta debiese ser otra anécdota que no nos altere  nada de la ruta que como Pueblo nos hemos trazado, y como dice el dicho ‘quien nada hace nada teme’; aunque Piñera sabe que la cuenta real que sí deberá dar será cobrada tarde o temprano y no es menor la factura que deberá pagar por los delitos que arrastra: tanto de acción, como cabeza de su gobierno, o por omisión, dejando actuar a las fuerzas de represión, las que se ensañaron con el pueblo.

De igual forma, tenemos claro que por más que la derecha UDI le tapó a Jovino Novoa, nunca lograron convencer con sus infundios y mentiras fabricadas para limpiar la imagen que todos nos pudimos formar de este tipo. Hoy, en su deceso, varios deslizaron una sonrisa cuando se enteraron, entre ellas es probable que lo hiciera Gemita Bueno o la Propia Pía Guzmán. La historia está ahí y uno puede escudriñar y escribirla, nada por oculto y tapado puede dejar tarde o temprano de aflorar.

Es así como vamos viendo en otros ámbitos cosas que se tejen en este tiempo, y para dejar la Cuenta Pública de lado y el cadáver tibio del fundador del cartel de la UDI, me referiré a lo que se avecina en los próximos días: la Segunda Vuelta de las elecciones para Gobernadores Regionales. Son trece gobernaciones en disputa y en la mayoría de ellas irán enfrentados la pseudo izquierda con independientes… algunos no tanto, como es el caso de Francisco Pulgar en la Región del Maule, que se viste de independiente sabiendo que sus amiguis son UDI; pero, más que ocuparme de este individuo, me referiré al candidato Claudio Orrego y doña Karina Oliva: el primero impulsó —junto con su equipo creativo— la idea de que Oliva no tenía experiencia para este cargo. Bueno, eso podría ser real, si la figura de Gobernador Regional se hubiese estrenado hace un tiempo ya y no fuese la primera vez, como es el caso en este momento; así que eso de la experiencia es una falacia y un error. Además, si es por pedir experiencia, hay 155 Convencionalistas Constitucionales que no la tienen y bajo ese discurso entonces ¿qué?, ¿quedan inhabilitados para ejercer el mandato y se van para la casa?

Claudio Orrego, al igual que Piñera, desconoce a los Presos Políticos de la Revuelta Social; no le da el nombre a la Plaza de la Dignidad, bautizada por los cientos de miles —y millones, en algunos casos— de manifestantes que nos dimos cita para demostrar, a gente como Orrego, que nos cansaron sus embustes y sus discursos vacíos. Cuando escribí la columna Que se vayan todos era dedicada para gente como el mismo Orrego, quienes son parte del problema y no de la solución; por lo mismo, no se me borró de la cabeza, ese 19 de Octubre, verle ingresar vestido de blanco a La Moneda a juntarse con el demente que estaba ordenando asesinar a chilenos por el simple hecho de querer un Chile distinto, más justo y solidario, pero lo único que encontraron fue represión; algo similar cuando Orrego fue Intendente de la Región Metropolitana y, en 2016, estudiantes del INBA fueron maltratados y vejados después de ser detenidos y jamás se escuchó una palabra de reproche a la actitud del obrar de Carabineros. No se puede olvidar cuando este misma persona —y en su mismo período en la Intendencia— ordenó a Carabineros reprimir la marcha en defensa del Litio que se organizó en Santiago para manifestar el rechazo al acuerdo entre Corfo y Soquimich. Orrego se puso del lado de la principal empresa corruptora de Chile y no a favor de quienes exigían el litio para Chile. La forma de Orrego en su momento como intendente fue similar a Piñera: represión, soberbia, ignorar el grito de la gente en la calle, dirigir una intendencia a espaldas de la gente… el tiempo y la historia siempre pasan la cuenta.

Es difícil pedir a los otros experiencia cuando tú has tenido el poder y lo has mal empleado o simplemente te has sentado en los ciudadanos al más puro estilo Piñera. Con razón saliste tan raudo a condenar el atentado a la sede de la UDI, pero nunca se te vio ocupar esa rapidez para condenar los ataques sufridos por ciudadanos de la región a la cual deseas llegar como Gobernador; esto no es un tema si eres o no DC, es un tema de cómo has actuado en otros momentos.

Un paréntesis: algo que me intriga y me inquieta y son los sociolistos que le dan tanto respaldo a Orrego, no siento que sea por lealtad de conglomerado. ¿Estarán esperando alguna pega, algún pololo? Porque, como ya se dan cuenta que de un gobierno futuro no podrán usufructuar y teniendo muy pocos espacios municipales alcanzados en la última elección, es probable que sientan una posibilidad de que la agencia de empleos, como se acostumbraron, se pueda —al menos en la gobernación de Santiago— mantener.

Espero que la gallada vaya bien informada a votar; que concurra a dar el voto en esta segunda vuelta, pero no a los de siempre: hay que probar gente nueva, aun cuando el mayor argumento de Orrego sea que su contendora no tenga experiencia, porque sabemos que la experiencia claramente se adquiere y si se equivoca estarán los electores para cobrarle los errores.

Me gusta este tipo de contiendas, sobretodo cuando se ven algunos perdidos y salen hasta sus opositores a apuntalarlo, estilo Catalina Parot, aún hay algunos días para ver como se logra afirmar este candidato que desde ya huele a gladiolos.

Continuará…

1 Comentario

  1. […] La pasada semana me referí al candidato que huele a gladiolos y una cercana a él —que se dio el tiempo de ingresar a mis mensajes privados en Twitter— trató de refutar mi escrito: según ella, no era objetivo y además rayaba en la calumnia; pero la verdad es que no ha sido así, lo que expuse se puede googlear y cada una de mis aseveraciones son hechos concretos que se realizaron cuando este individuo era Intendente de Santiago; esa es la gran virtud de la red, que nada se puede hoy ocultar por mucho que se empeñen y, por lo mismo, cuando fabrico cada una de mis columnas, trato de corroborar cada uno de los hechos que relato. […]

Deja una respuesta

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí