Inicio Sin categoría Redactar la historia al fragor de los hechos

Redactar la historia al fragor de los hechos

0
Redactar la historia al fragor de los hechos

HACE UNOS DÍAS ATRÁS recibí un audio de un ‘empresario’: Ariel Knapp, General Manager de BMW Group Chile, el cual en su alocución le informaba mañosamente a un peruano la supuesta debacle que se estaba viviendo en Chile después de que la izquierda comeguaguas se impusiera por pateadura ante la derecha pedorra. Knapp levantaba infundios tales como que el dólar se había disparado por las nubes, cosa que no es cierto porque quienes de alguna manera revisamos a diario el comportamiento de esta divisa no ha sufrido mayor variación en los últimos meses; luego replicaba que 155 weones escribirían la Constitución y que eran los típicos flojos que no quieren trabajarle un día a nadie. Cuando escucho este tipo de comentarios —de una pobreza y pequeñez muy propia de la derecha fulera— no sé si reír o llorar; lo peor es que días después este argumento, casi en iguales circunstancias, lo usaba un peruano en su muro para advertir el trágico panorama que se les avecinaba si llegaba a ganar Pedro Castillo, candidato de la izquierda que pasó a segunda vuelta presidencial en el vecino país y que aventaja hasta el momento a la hija del genocida Alberto Fujimori. Sé que todo lo que provenga de los Fujimori para el Perú será malo.

La América Latina está en manos de desalmados confabuladores que sienten que ellos son los buenos y el resto son gente incapaz, sin inteligencia, pobres porque desean serlo y una serie de otros apelativos que solo demuestran lo clasistas, racistas y sectarios que durante décadas han demostrado ser y seguirán siendo desde sus trincheras, armando este tipo de argumentos, entre el embuste y lo frangollones que son para construirlos. Si hasta el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, ahora cree que la mejor opción para Perú es la hija de quien lo derrotó en la elecciones de 1990, luego lo hizo perseguir y hasta lo sacó del país; pero bueno, este tipo es algo delirante y su única mayor salvedad está en sus escritos, porque cuando habla es como el octogenario jodido.

Cuando uno logra ver esta América con criminales como Sebastián Piñera, Iván Duque, Jair Bolsonaro, el desaparecido Mauricio Macri y una serie de otros especímenes, vemos cuánto nos falta despertar y hacer que estos —que manejan el poder— manipulan a su antojo los medios de comunicación de masas y son los avales de las grandes corporaciones; deben de entender que los trabajadores no son los flojos que ellos acostumbran a señalar y sin asco se expresan de la clase trabajadora como los mantenidos: si esta clase trabajadora despertara de verdad, esta tropa de pendejos de cuello y corbata aprenderían a respetar y entender que los únicos mantenidos son ellos y nadie más.

WhatsApp Image 2021-06-04 at 15.32.11

Los delirantes no paran y así también vemos al diputado Jorge Alessandri, diciendo que hay que hacer el retiro del 100% de los fondos de las AFP y no dejar el botín a los populistas que tendrán el gobierno mañana; qué penosa declaración de este individuo que habla de ‘botín’: eso es lo que entiende la derecha de las previsiones de la gente de trabajo y esfuerzo, de los flojos —como dirían otros— que solo buscan que se les den bonos.

Nuestros países comienzan a cambiar de una forma muy distinta a la que nos hemos acostumbrado a visualizar por décadas; el mundo está en constante movimiento y es evidente que en algún momento el pueblo también se comienza a mover, el ciudadano a pie se comenzaría a empoderar. Teorías de aquello pueden darse muchas, para mí la principal es que las RRSS articulan la posibilidad de que los muchos tengan un abanico mayor de información y que los medios tradicionales que por años han sido manipulados pierden su poder a la hora en que ya la noticia no está secuestrada por editoriales mañosas que pretendían en otros momentos la manipulación y el convencer que lo que la televisión decía era la verdad y no había más. Hoy, sabemos que una misma noticia hasta tu vecino la puede contar; detrás de un celular hay miles de reporteros, detrás de un computador hay muchos comunicadores creando y redactando los hechos según su propia visión y testimonio.

Cuando vemos un nuevo Chile, en donde la agenda que pensó Piñera en algún momento implementar fue absolutamente modificada y se debió adecuar a las reglas que impuso la calle, me queda claro que sí el soberano pueblo puede mandar, administrarse en mejor forma y saber cuidarse a la hora en que hay seres nefastos que llegan al poder y pretenden someter por la fuerza de la sin razón a los ciudadanos. De esta misma forma, logro percibir que la hegemonía de los partidos tradicionales también se desvanece y se reduce a un grupúsculo de militantes que pretenden mantener —a como dé lugar— el poder, ese que claramente lo han perdido y solo son agrupaciones que no logran convencer a la gente de lo que antes les resultaba muy sencillo y fácil, la manipulación ya no la logran y sus discursos baratos ya solo los ilusos los compran. Por eso, cuando aparece un Juan Sutil hablando necedades o un Ariel Knapp —que mencionaba al principio— con esta campaña del terror, solo resta pensar que ellos, por suerte, ya no tienen el control de la opinión publica y a lo más podrán convencerse entre ellos que el mundo se cae a pedazos, porque la izquierda les deja fuera del juego y, lo peor, es que no es cualquiera izquierda, sino una que no responde a la línea de los partidos tradicionales.

WhatsApp Image 2021-06-04 at 15.35.13

La pasada semana me referí al candidato que huele a gladiolos y una cercana a él —que se dio el tiempo de ingresar a mis mensajes privados en Twitter— trató de refutar mi escrito: según ella, no era objetivo y además rayaba en la calumnia; pero la verdad es que no ha sido así, lo que expuse se puede googlear y cada una de mis aseveraciones son hechos concretos que se realizaron cuando este individuo era Intendente de Santiago; esa es la gran virtud de la red, que nada se puede hoy ocultar por mucho que se empeñen y, por lo mismo, cuando fabrico cada una de mis columnas, trato de corroborar cada uno de los hechos que relato.

No hay malversión o deseos de tergiversar la realidad, tampoco denostar a alguien por revanchismo. Lo que si hay es el deseo que la gente sepa quién es quién y que cuando les toque elegir lo hagan informados de la mejor forma. Lo hice en su momento cuando hablé de las desafortunadas declaraciones del sociolisto de Camilo Escalona, que nos sentenció a los que deseábamos una Nueva Constitución como los fumadores de opio o cuando el otro sociolisto de Álvaro Elizalde denostó públicamente a doña Ximena Rincón; y ojo que cuando hablo de sociolistos no me refiero en lo absoluto a los socialistas, que muchos me merecen respeto y cercanía. Aclaro esto para que en futuras columnas o textos que nazcan desde este espacio no crean que haré algún trato especial a los que no han tratado de buena forma, ya sea tanto a sus contendores como a sus representados o al electorado que les confió una cuota de confianza y que no la supieron corresponder y fueron traicionados al caminar en el tiempo.

Como ven, las columnas de opinión se fabrican al fragor de los hechos; por lo mismo, al leer este texto podrán darse cuenta de que puede tocar varios tópicos que van dando forma a un redactar la historia como la siente y vive este escritor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here